NewLife

Adicción Cocaína

2 minutos

Es necesario entender el funcionamiento de la adicción a la cocaína para así poder comprender cómo y cuándo es el momento de iniciar la búsqueda de tratamientos para la adicción a la cocaína. A continuación te presentamos las claves de esta adicción y las formas más innovadoras de tratamiento para hacerle frente.

Cómo funciona la adicción a la cocaína

1. ¿Por qué la cocaína resulta tan adictiva?

En primer lugar, es necesario entender la afectación a nivel cerebral que produce la adicción cocaína y el consumo continuado, para así poder comprender como actúan los tratamientos más novedosos de los que se dispone en este momento para tratar la adicción.

La cocaína es un psicoestimulante, actúa directamente sobre el sistema nervioso central. Su potencial adictivo es debido a la liberación masiva de dopamina que esta produce en nuestro cerebro cuando consumimos. La dopamina está estrechamente relacionada con el sistema límbico, considerado el centro de placer y recompensa de nuestro cerebro.

Por esta razón, la dopamina es, responsable de sentimientos como la alegría, el placer y el pensamiento proactivo. El Sistema de recompensa en condiciones normales es el encargado de subministrar la cantidad adecuada de dopamina en el cerebro para que la persona se sienta motivada y así pueda realizar las actividades propias del día a día.

Cuando una persona consume de forma habitual y continuada, la dopamina es secretada en exceso produciendo una alteración del funcionamiento del sistema de recompensa.

A groso modo, nuestro cerebro se acostumbra a este exceso de dopamina para poder funcionar correctamente y no consigue producir tal cantidad de forma natural, nuestro umbral para la felicidad, el pensamiento proactivo y el bienestar en general ha aumentado. En este punto se requiere la cocaína para obtener la dopamina necesaria y es por este motivo que la persona consumidora tiene recurrentes episodios de ansiedad, depresión y craving (deseo intenso e irrefrenable de consumir).

Uno de los retos más importantes a los que se enfrenta la persona con adicción a la coca  es superar el craving, que lleva al consumidor a perder el control y a recaer continuamente.

2. Como saber si has desarrollado una adicción a la cocaína

Hay ciertas preguntas que una persona puede hacerse para saber si ha desarrollado una adicción a la cocaína:

  • ¿Piensas en consumir esta sustancia con frecuencia?
  • ¿Has intentado dejarla y no has podido?
  • ¿Piensas de forma recurrente en dejar la cocaína?
  • ¿Gastas mucho tiempo en consumir cocaína o en intentar conseguirla?
  • ¿Has dejado de hacer las cosas que te gustaban por consumir?
  • ¿Descuidas tus responsabilidades en el hogar o en el trabajo para consumir?
  • ¿Has experimentado síntomas de abstinencia?

Cuantas más respuestas afirmativas hayas dado, más probable es que hayas desarrollado una adicción cocaína.

3. La relación del adicto con la cocaína cambia con el tiempo

La relación que un individuo tiene con la cocaína cuando se convierte en un adicto es la opuesta a la que presenta las primeras veces que la toma.

Los primeros consumos suelen darse en un contexto de relaciones sociales, como fiestas o salidas nocturnas. Sin embargo, la adicción a la cocaína transforma este uso, y hace que la persona dependiente de ella pase a consumirla en solitario, muchas veces en su propio domicilio y durante el día.

Esto se debe a que, al principio, el consumidor suele emplear la cocaína para ser una ‘versión’ mejor de sí mismo ante los demás, mostrarse más extrovertido o exteriorizar sentimientos de empatía, mientras que el adicto termina por caer en un uso con el que busca regresar a su estado normal, evitando de esta forma el síndrome de abstinencia.

4. El “craving” o “mono”: lo que complica mucho dejar la cocaína

El “Craving”, popularmente conocido como “el mono”, consiste en una intensa necesidad de consumir que se produce cuando la persona ha desarrollado adicción cocaína. Es considerado uno de los motivos principales de la recaída y es también un efecto común del consumo de sustancias.

Con el tiempo, el craving se reduce de forma natural, aunque no podemos establecer un periodo concreto, pues dependerá de distintos factores. Así, los episodios y la frecuencia de estos irá disminuyendo con la ausencia de consumo.

Las personas que han desarrollado adicción a la coca, necesitan alrededor de 3 meses de abstinencia para eliminar el craving. Un periodo bastante largo que dificulta el abandono, pues los síntomas de craving son muy intensos y el adicto siente un malestar tan grande que hace cualquier cosa para volver a consumir.

Lamentablemente no existen fármacos específicos para aplacar el craving, en los últimos años se han venido utilizando antidepresivos y ansiolíticos que en ocasiones pueden aliviar los síntomas. Pero su uso no es aconsejable ya que estos también pueden producir dependencia.

5. La solución al craving: la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT)

Basándonos en las más recientes investigaciones científicas podemos afirmar que la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT) es la única propuesta que ha demostrado su efectividad para disminuir el craving o el deseo irrefrenable de consumir que se da en personas con adicción a la cocaína.

La EMT se basa en la producción de campos magnéticos controlados que se aplican en el cerebro a través de una bobina situada a unos centímetros del cuero cabelludo. Estos campos magnéticos estimulan las neuronas logrando restablecer el correcto funcionamiento del sistema de recompensa del cerebro, y en consecuencia provocando una rápida disminución del deseo de consumir, desde la primera semana de tratamiento. Otorgando al paciente la capacidad de cesar el consumo y reconducir su vida.

La EMT es una terapia no invasiva, es totalmente indolora y carece de efectos secundarios. Otra ventaja del tratamiento es que es totalmente ambulatorio, de esta manera el paciente podrá continuar con su vida familiar, social y laboral sin que esta se vea afectada.

Newline es pionera en España en el uso de la Estimulación Magnética Transcraneal combinándola además con Terapia Motivacional. De esta manera el tratamiento actúa tanto en la parte biológica como en la parte psicológica de la adicción a la coca. Contamos con un equipo altamente formado y con una gran trayectoria en el campo de las adicciones. Los resultados obtenidos con la EMT hasta el momento son más que sorprendentes y ello nos ha llevado a devolverle sus vidas a decenas de pacientes.

Descubre nuestro innovador tratamiento para la adicción a la cocaína con mayor profundidad.

Preguntas Frecuentes

Respaldo del grupo vs. soledad del consumidor en la adicción cocaína

Cuando el consumo de cocaína tiene lugar en un contexto recreativo y grupal, y en ese conjunto de personas existe una actitud favorable hacia el uso de esta sustancia, los integrantes del grupo tienden a pensar que serán capaces de abandonar esta práctica o que, cuando deseen abandonarla, se verán respaldados por el grupo. Por este motivo, el sujeto tendrá más dificultades para reconocer su adicción a la coca y, por lo tanto, para ponerle freno.

En el caso de la persona con adicción cocaína que consume en solitario, es habitual que desarrolle cambios en el carácter, que pueden llevarle a aislarse y a mentir cada vez más a sus allegados, tanto para seguir consumiendo como para ocultar que lo hace. Esto viene acompañado de impulsividad, ansiedad e irritabilidad, junto con sentimientos de culpabilidad. Las relaciones sociales se ven afectadas, al igual que las relaciones afectivas con la pareja. Desde un punto de vista sexual, la cocaína origina un intenso incremento del deseo sexual, sin embargo, a la larga, genera impotencia.

¿La forma de consumo repercute en el nivel de adicción a la coca?

La cocaína se consume a través de 3 vías generalmente: nasal (esnifada), oral (fumada) o venosa (inyectada). Aunque la más común es la administración por vía nasal, tanto el consumo de esta sustancia fumada, como inyectada, dan lugar a la adicción a la coca más grave. En algunos casos se llega a combinar con pequeñas cantidades de heroína, lo que genera una adicción aún más potente.

La asociación más habitual de la cocaína con otra sustancia suele ser el alcohol, superando incluso la de cocaína sola. El alcohol, combinado con esta sustancia, favorece la aparición del conocido craving, una necesidad urgente e imperiosa de volver a tomar cocaína. La adicción a la cocaína causa, por lo general, mayores daños psicológicos que físicos, incluyendo cuadros psicóticos paranoicos y ansiedad. Pero también puede tener consecuencias físicas muy graves, un 3% de las personas que consumen cocaína sufre infartos cardiacos.

Solicita ahora una consulta profesional gratuita

Síguenos