NewLife

La adicción a la cocaína y la evolución en su consumo

La cocaína no es solo una de las drogas más adictivas y peligrosas para la salud que se conocen, sino que este potente estimulante del sistema nervioso central presenta un creciente consumo de drogas en España.

El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías alerta de que nuestro país se encuentra en el primer puesto de la lista de países de la Unión Europea en cuanto a consumo, a pesar de que su prevalencia haya bajado en la última década.

En cuanto a las franjas de edad, solo Reino Unido, Dinamarca y Holanda cuenta con mayor porcentaje de consumidores entre los 15 y los 34 años que en los últimos 12 meses han probado esta sustancia. Uno de los mitos que rodean a la idea popular que se tiene de cómo es la adicción a la cocaína es la de que el consumo puede ser esporádico y social sin mayores consecuencias, cuando lo cierto es que la forma de tomar este estimulante cambia con el tiempo.

 

Ebook ETM - texto

 

La adicción a la cocaína cambia la forma en la que se toma

La relación que un adicto tiene con la cocaína cuando se convierte en un adicto a ella es la contraria de la que presenta en las primeras ocasiones en las que comienza a tomarla. Los primeros consumos suelen darse en un contexto de relaciones sociales, como fiestas o salidas nocturnas. Sin embargo, la adicción a la cocaína transforma este uso, y hace que la persona dependiente de ella pase a consumirla en solitario, muchas veces en su propio domicilio y durante el día.

Esto se debe a que, al principio, el consumidor suele emplear la cocaína para ser una ‘versión’ mejor de sí mismo ante los demás, mostrarse más extrovertido o exteriorizar sentimientos de empatía, mientras que el adicto termina por caer en un uso con el que busca regresar a su estado normal, evitando de esta forma el síndrome de abstinencia.

 

Solicita una consulta profesional gratuita

 

Respaldo del grupo vs. soledad del consumidor

Cuando el consumo de cocaína tiene lugar en un contexto recreativo y grupal, y en ese conjunto de personas existe una actitud favorable hacia el uso de esta sustancia, las personas que lo integran tienden a pensar o que son incapaces de abandonar esta práctica o que, cuando deseen abandonarla, tendrán el respaldo del grupo para ello. Por todo ello, el sujeto tendrá más dificultades para reconocer su adicción y, por lo tanto, para ponerle freno.

En el caso de la persona adicta a la cocaína que la consume en solitario, es habitual que comiencen a desarrollarse en ella cambios en el carácter, que pueden llevarle a aislarse y a mentir cada vez más a sus allegados, tanto para seguir consumiendo como para ocultar que lo hace. Esto viene acompañado por impulsividad, ansiedad e irritabilidad, junto a sentimientos de culpabilidad. Las relaciones personales se ven afectadas, por lo tanto, al igual que las relaciones afectivas con la pareja. Desde un punto de vista sexual, la cocaína origina un intenso incremento del deseo sexual, sin embargo, a la larga, genera impotencia. Por todo ellos es necesario aplicar un tratamiento psicológico para dejar la cocaína.

La forma de consumo repercute en el nivel de adicción

La cocaína tiene 3 vías de ingestión generalizadas: nasal esnifada, fumada oral o venosa inyectada. Aunque la más común es la ingesta nasal, tanto el consumo de esta sustancia fumada, como inyectada, dan lugar a la dependencia más grave y en un grado  similar. En algunos casos se llega a combinar con pequeñas cantidades de heroína, lo que genera una adicción más potente.

La asociación más habitual de la cocaína con otra sustancia suele ser con el alcohol, superando incluso la de cocaína sola. El alcohol, combinado con esta sustancia, favorece la aparición de conocido como craving, una necesidad urgente e imperiosa de volver a tomar cocaína. La adicción a la cocaína causa, por lo general, mayores daños psicológicos que físicos, incluyendo cuadros psicóticos paranoicos y ansiedad. A pesar de ello, el 3% de las personas que la consumen sufre infartos cardiacos.

 

CTA Ebook - Estimulación Magnética Transcraneal

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.