NewLife

Adicción a los porros: todo lo que necesitas saber

La adicción a los porros es una de las más comunes en nuestra sociedad. Millones de personas en todo el mundo la sufren, y cada vez más adolescentes. Es importante tener conocimiento acerca de su razón de ser y cómo se genera para saber cómo dejar los porros y evitar las consecuencias a largo plazo.

 

¿Qué es el cannabis?

El cannabis es una droga psicotrópica que se extrae de una planta llamada “Cannabis Sativa”.

Esta sustancia actúa como depresor del sistema nervioso y, a pesar de que está cada vez más normalizado su uso, es altamente adictiva y sus consecuencias sobre la salud son devastadoras.

Su consumo suele iniciarse en la adolescencia, de hecho, el 30% de los españoles a partir de 15 años declararon en 2003 según las encuestas, haber consumido cannabis al menos una vez en su vida y alrededor del 6% reportaban fumar cannabis a diario.

Consumir cada día marihuana aumenta enormemente las posibilidades de desarrollar una adicción a los porros.

 

Adicción a los porros: ¿por qué se produce?

La adicción a los porros se debe, primordialmente, al THC.

El THC (delta-9-tetrahidrocannabinol), es uno de los compuestos principales del Cannabis, un tóxico que actúa en el cerebro alterando la disponibilidad y el funcionamiento de sus neurotransmisores, entre ellos, la dopamina.

La dopamina desempeña un papel fundamental en el sistema de recompensa cerebral, por lo que, cuando no se dispone de suficiente dopamina o esta no trabaja correctamente, se pueden generar muchos problemas y enfermedades, entre ellas, la adicción a los porros.

El THC afecta directamente al circuito de recompensa cerebral.

Esto se debe a que, al fumar cannabis, se produce una explosión de dopamina no natural y cuando se consume a diario o de forma abusiva, el cerebro se acostumbra a esta explosión y después le costará mucho lograr sentir el mismo placer que antes sin fumar marihuana.

Por ello, al igual que ocurre con otras drogas, a medida que se consume se irá desarrollando una mayor tolerancia a esta sustancia, que hará que se necesite fumar cada vez más cantidad para conseguir el mismo estado y se dependa de ella para estar bien.

Fumar cannabis no implica necesariamente tener adicción a los porros, pero cuanto más se fume más probabilidades hay de que se genere dependencia.

El 10% de la población desarrolla adicción a los porros.

 

Adicción a los porros: consecuencias

Los motivos que llevan a los fumadores a consumir cannabis son diversos, hay quienes usan la marihuana de un modo recreativo, otros que la emplean como tranquilizante y otros como vía de escape.

Lamentablemente, la mayoría de los consumidores desconocen los terribles efectos secundarios del cannabis y las devastadoras consecuencias que produce la adicción a los porros a medio y largo plazo.

El THC, principal compuesto psicoactivo del cannabis, se almacena en los tejidos grasos del cuerpo y tiene una degradación muy lenta. Por ello a veces es complicado identificar si se ha desarrollado una adicción a los porros, porque los fumadores que los consumen a diario, cuando dejan de hacerlo por un tiempo, aún tienen THC en sus tejidos adiposos, es decir, no han terminado de expulsarlo del organismo y por tanto no presentan síntomas del síndrome de abstinencia.

La adicción a los porros provoca severas consecuencias, tanto físicas como psicológicas, que deterioran la salud y calidad de vida del fumador.

Estas son algunas de las consecuencias de la adicción a los porros:

  • Problemas cardiovasculares (arritmias, taquicardias, infartos)
  • Problemas gastrointestinales
  • Problemas respiratorios (bronquitis, cáncer de pulmón)
  • Brotes psicóticos e incluso esquizofrenia
  • Depresión
  • Ataques de pánico y ansiedad
  • Agresividad
  • Cambios drásticos de humor
  • Pérdidas de memoria
  • Dificultad para el aprendizaje
  • Apatía y falta de motivación
  • Fracaso escolar y laboral

 

Tratamientos para superar la adicción a los porros

No se ha encontrado aún un tratamiento farmacológico específico para curar la adicción a los porros. Frecuentemente el médico recetará medicamentos para la sintomatología del síndrome de abstinencia o los efectos secundarios que ha podido causar la adicción a los porros como depresión, ansiedad o psicosis.

A pesar de que la adicción a los porros no tenga cura, sí existen tratamientos que ayudan a superarla y a reducir las ganas de fumar, como la psicoterapia o la EMTr.

 

Estimulación Magnética Transcraneal para la adicción a los porros

La EMTr (Estimulación Magnética Transcraneal) es el tratamiento para la adicción a los porros más avanzado e innovador.

Consiste en aplicar ligeros estímulos electromagnéticos completamente indoloros e imperceptibles sobre la cabeza del paciente.

Estos estímulos se aplican a través de una bobina y llegan al cerebro de forma casi inmediata, restaurando las redes neuronales que han quedado alteradas por la adicción a los porros y reparando el funcionamiento y la disposición de neurotransmisores, entre ellos la dopamina.

La EMTr es el único tratamiento que trabaja directamente sobre la raíz del problema (la parte neurológica) y por tanto, el único capaz de lograr resultados desde la primera semana de aplicación, reduciendo notablemente el “craving” o “mono” que genera la abstinencia.

Esta técnica lleva usándose más de 20 años para tratar diversas adicciones y trastornos con una altísima tasa de éxito y eficacia, por ello está aprobada por la Unión Europea.

La Estimulación Magnética Transcraneal es un tratamiento que ha demostrado ser seguro y a diferencia de la medicación, no produce efectos secundarios.

Además, la EMTr es ambulatoria, lo que cual permite al paciente tratar su adicción a los porros mientras continúa con su vida y su rutina, sin tener que renunciar a estar cerca de sus seres queridos ni a su trabajo.

En Newline somos el primer centro pionero y especializado en España en EMTr.

Llevamos años tratando cada día a pacientes que padecen adicciones de todo tipo, entre ellas, adicción a los porros. En este tiempo hemos conseguido tratar con éxito a más de 200 personas que, gracias a la EMTr y a nuestro equipo de psiquiatras altamente cualificados, han superado su adicción.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.