NewLife

Adicción psicológica: diferencias de la adicción física

¿Es lo mismo la adicción física que la adicción psicológica? ¿Pueden darse ambas al mismo tiempo? ¿En qué se diferencian? ¡En este artículo te lo contamos!

Cuando se ha desarrollado una dependencia es necesario acudir a un centro de adicciones en Barcelona que proporcione el tratamiento adecuado de la mano de profesionales especializados.

 

¿Qué es y cómo se origina la adicción?

La adicción es una enfermedad compleja y grave que no puede abandonarse de repente y sin ayuda ni tratamiento, ya que el adicto no solo tiene que hacer frente a la adicción física, sino también a la adicción psicológica.

Buscar un tratamiento con el que superar la adicción es imprescindible, ya que esta deteriorará poco a poco la vida del adicto e incluso la pondrá en peligro, además, puede provocar otras enfermedades y consecuencias.

El origen de la adicción reside en el gran desajuste neuroquímico que sufre el cerebro al estar expuesto continuamente al consumo de drogas o a la realización de actividades adictivas.

Las drogas, por su parte, alteran los neurotransmisores cerebrales, entre ellos la dopamina, de manera que se provoca un profundo desequilibrio y se acaba atrofiando su funcionamiento.

La dopamina está directamente implicada en el sistema de recompensa cerebral y se encarga de regular el placer y la motivación.

Es la responsable de los efectos iniciales de placer y euforia que causan las drogas y que hacen que el consumidor quiera volver a ingerirlas.

Cuando se altera el funcionamiento y la disposición de este neurotransmisor al consumir determinadas sustancias de manera repetitiva, el sistema dopaminérgico se acaba atrofiando y el cerebro perderá finalmente su capacidad para sentir placer naturalmente sin estimulantes.

De esta manera comenzará la adicción física y a su vez la adicción psicológica. Estas obligarán al adicto a consumir una y otra vez para sentir los efectos placenteros o, simplemente, para sentirse bien.

 

 

¿Qué es la adicción psicológica?

La adicción psicológica puede ir, o no, de la mano de la adicción física. Lo que ocurre con la adicción psicológica es una normalización de determinados patrones de comportamiento nocivos para la salud que ya se han integrado dentro del día a día del sujeto.

Estas conductas pueden estar relacionadas con las drogas, el juego, el sexo, el tabaco o el alcohol, entre otros.

Es muy habitual en personas evasivas que desarrollen adicción psicológica, es decir, personas que acostumbran a evadir el dolor emocional y a escapar del sufrimiento mediante conductas adictivas como el alcohol, el sexo, la comida o el ocio nocturno.

Estas personas suelen ser más propensas a desarrollar adicción psicológica ya que crean hábitos donde evitan el dolor de carácter emocional a corto plazo, pero, sin embargo, a la larga, provocará el efecto contrario.

El modo en que se trata la adicción psicológica suele ser mediante terapeutas profesionales que ayuden al adicto a desarrollar herramientas que le permitan lidiar con las situaciones que le provocan ganas de consumir o de realizar la acción a la que es adicto.

El terapeuta también le enseñará a manejar la ansiedad y el estrés que provoca la deshabituación, a diseñar rutinas diferentes y saludables y a dejar atrás la sustancia o actividad que le provoca adicción psicológica.

 

Adicción psicológica: ¿en qué se diferencia de la adicción física?

La adicción física, como se ha explicado anteriormente, se genera a partir del profundo desequilibrio neuroquímico que se produce en el cerebro y obliga al adicto a consumir una y otra vez droga o a repetir de nuevo la conducta adictiva.

Este tipo de adicción física va siempre acompañada de una adicción psicológica, sin embargo, quien padece adicción psicológica no necesariamente ha desarrollado una dependencia física.

La diferencia fundamental entre la adicción física y la adicción psicológica es que la primera se origina, como se ha explicado anteriormente, de manera física y cerebral, donde la neuroquímica del cerebro está afectada y por eso se desarrolla la dependencia.

Además, la adicción física produce los síntomas propios del síndrome de abstinencia si se deja de consumir la droga o si se deja de realizar la actividad a la que se es dependiente, como en el caso de la ludopatía.

Por su parte, la adicción psicológica, es solo mental. Esto quiere decir que no se ha desarrollado una dependencia física a nivel orgánico, y serán necesarios tratamientos diferentes.

 

Tratamiento con EMTr para la adicción

Es imprescindible tratar la adicción con ayuda profesional, ya que, si no se trata, puede causar estragos físicos y psicológicos.

En Newline somos un centro ambulatorio especializado en adicciones que ofrece un tratamiento para las mismas mediante la Estimulación Magnética Transcraneal.

Esta innovadora técnica está aprobada por la Unión Europea con una gran efectividad y una altísima tasa de éxito en el tratamiento de las adicciones.

La EMTr funciona mediante la colocación de una bobina sobre la cabeza del paciente que emitirá ligeros estímulos electromagnéticos. Estos alcanzarán el cerebro de forma indolora y repararán sus neurotransmisores y zonas neuronales dañadas por la adicción.

Es el único tratamiento capaz de actuar directamente sobre el origen del problema: la parte neurológica.

Por ello los resultados pueden apreciarse en tan solo una semana, donde el paciente ya notará una reducción drástica de sus ganas de consumir.

Es un tratamiento totalmente seguro que, a diferencia de la medicación, no causa efectos secundarios y con duración a largo plazo.

Además, es un tratamiento ambulatorio que permite que el paciente pueda tratarse con total comodidad y privacidad, compaginando el tratamiento con sus rutinas diarias habituales.

En Newline somos pioneros en España en el uso de la técnica EMTr para tratar adicciones, el primer centro especializado.

Hemos conseguido, gracias a la EMTr y al equipo de psiquiatras altamente cualificado que forma Newline, que más de 300 personas superen con éxito su adicción.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.