NewLife

Análisis de sangre para detectar el alcohol: ¿para qué sirven?

Beber alcohol está completamente normalizado y aceptado socialmente. El alcohol está presente en nuestra cultura recreativa y el ocio en muchas ocasiones gira en torno a su consumo. Esto ha provocado que aumenten los casos de personas que desarrollan alcoholismo y necesitan ayuda para dejar de beber. Entre los tratamientos para el alcoholismo una de las posibilidades es ingresar en un centro de desintoxicación, o realizar seguimientos médicos en los que se realizarán, de forma recurrente, análisis de sangre para detectar el alcohol y prevenir así las recaídas.

¿Qué es el alcoholismo?

El 13% de los españoles reconocen beber a diario y un porcentaje mucho más alto lo hace cada fin de semana o en cada celebración. Esto implica un riesgo mayor de desarrollar alcoholismo, lo cual supone un grave peligro para la salud.

El alcoholismo no ha de ser normalizado, pero tampoco estigmatizado. Es una enfermedad que en la mayoría de los casos es silenciosa y los afectados la viven en soledad y con vergüenza. Esta enfermedad afecta a millones de personas alrededor del mundo, cobrándose la vida de gran parte de ellas.

La OMS define el alcoholismo como una patología crónica en la que el consumo de alcohol se vuelve abusivo y recurrente, provocando fuertes episodios de intoxicación.

Esta patología provoca una enorme dependencia del adicto hacia la bebida, lo cual le llevará a una absoluta pérdida de control sobre lo que consume, cuándo y cuánto, impidiéndole ponerle freno aún a costa de su salud.

Consecuencias del alcoholismo

El alcoholismo conlleva consecuencias físicas y mentales, puede causar enfermedades muy graves y en muchos casos irreversibles como cáncer, cirrosis, problemas cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Pero también afecta a la salud mental, de hecho, el alcoholismo es una enfermedad mental que puede, a su vez, derivar en depresión, ansiedad o incluso psicosis.

Esta patología, además, puede también acabar con la vida del adicto y todo lo que le rodea, deteriorando por completo sus relaciones personales, de pareja, familia y aectar al trabajo. La persona que sufre alcoholismo puede, poco a poco, llegar a perder su dinero, su vivienda, su pareja, su familia y finalmente su vida.

Por ello es fundamental identificar el problema a tiempo y ponerle solución, encontrar el tratamiento adecuado y realizar en el camino hacia la abstemia un seguimiento con análisis de sangre para detectar el alcohol.

Análisis de sangre para detectar el alcohol: ¿para qué sirven?

Una vez la persona que padece alcoholismo ha aceptado su adicción y decide buscar ayuda para superarla, es más posible la recuperación.

Durante el proceso de tratamiento para lograr la abstemia, algunos médicos deciden realizar seguimientos frecuentes con análisis de sangre para detectar el alcoholismo, ya que detectar el alcoholismo en análisis de sangre es posible.

Esto se debe a la existencia de ciertos indicadores en sangre que le permiten al médico que está llevando el caso saber si el paciente ha consumido alcohol recientemente.

Algunos indicadores que pueden aparecer en los análisis de sangre para detectar el alcohol son: un aumento de los glóbulos rojos y elevación de la gamma glutamil transpeptidasa.

Muchos centros de desintoxicación incluyen en sus programas, tanto el de ingreso en el centro, como el ambulatorio, frecuentes análisis de sangre para detectar el alcohol, así como de orina. De esta forma el centro encargado de la rehabilitación del adicto podrá detectar el alcoholismo en el análisis de sangre para así tener conocimiento de cómo evoluciona el paciente.

Los análisis de sangre para detectar el alcohol también pueden realizarse con propósitos legales, o en el trabajo para detectar si los empleados han consumido alcohol o han trabajado bajo los efectos de este.

Análisis de sangre para detectar el alcohol: ¿cuánto dura el alcohol en sangre?

Nuestro organismo tiene diversas formas de eliminar el alcohol del cuerpo. Lo hace a través del sudor, las heces, la orina e incluso la exhalación, pero sobre todo a través del hígado que se encarga de metabolizarlo.

En los análisis de sangre para detectar el alcohol debemos tener en cuenta que, el sistema de desintoxicación de nuestro cuerpo y su velocidad de funcionamiento, no pueden acelerarse.

Por tanto, si se consume alcohol antes de un análisis de sangre para detectar el alcohol, no habrá forma de eliminarlo rápidamente y aparecerá en los resultados.

Una persona con el hígado sano elimina aproximadamente 20 miligramos de alcohol por decilitro cada hora. Dependiendo de la cantidad ingerida y la concentración de alcohol de la bebida que hayamos consumido, se tardará más o menos tiempo en eliminar del organismo. Se calcula que una copa de vino, un hombre puede tardar en eliminarla una hora y media, mientras que una mujer tardará al menos dos horas.

Pese a que el tiempo de depuración de alcohol del organismo varía dependiendo de varios factores, el hígado tarda en metabolizarlo por completo entre 10 y 19 horas aproximadamente. Por tanto, si se consume alcohol el día previo a unos análisis de sangre para detectar el alcohol, este saldrá positivo en los resultados.

Tratamientos disponibles para el alcoholismo

Es importante para dejar el alcohol y lograr superar la enfermedad, realizar el tratamiento adecuado en cada caso, pudiendo incluso compaginar varios. Siempre es beneficioso durante el proceso hasta conseguir la abstemia permanente, que un médico le realice al paciente seguimientos rutinarios con análisis de sangre para detectar el alcohol.

Psicoterapia

La terapia es siempre aconsejable, el alcoholismo es una enfermedad mental, no solo física, que a su vez puede derivar en otros trastornos mentales como depresión o ansiedad. Por ello, hay que tratarlo con un especialista profesional de la salud mental. El trabajo de un psicólogo es fundamental para lograr trabajar el problema desde la raíz y saber cómo sobrellevar la ansiedad y el estrés que genera el camino hasta superar esta enfermedad.

La terapia cognitivo-conductual es una de las más recomendables, ya que, en ella, se reconducirán patrones de conducta nocivos y se conseguirá adquirir herramientas para lidiar con las situaciones que provoquen ganas de consumir.

Por otro lado, grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos, son una opción eficaz. En ellos, el adicto encontrará una red sólida y de confianza en personas que atraviesan su misma situación o ya la han atravesado. Estos grupos se reúnen de forma recurrente para conseguir un mismo propósito: superar la enfermedad y ayudar a otros a superarla.

Medicación

La FDA aprueba tres medicamentos como válidos para tratar el alcoholismo. Estos son: la naltrexona, el disulfiram y el acamprosato.

Sin embargo, pese a su eficacia demostrada para ayudar a lograr la abstemia, aún no se ha encontrado una cura farmacológica para el alcoholismo.

Estos medicamentos funcionan de diversas formas, en el caso del disulfiram, lo ha hace provocando reacciones desagradables al mezclarse con alcohol, por tanto, la persona en tratamiento se verá obligada a no beber. La naltrexona, por su parte, consigue anular la sensación de placer que genera el consumo de alcohol, mientras que el acamprosato consigue reducir el deseo de beber.

Lamentablemente, a pesar de a la eficacia de estos tres medicamentos, los innumerables efectos secundarios que producen, hacen que muchas personas rechacen esta opción como tratamiento para su enfermedad y busquen otras alternativas menos nocivas para la salud.

Estimulación Magnética Transcraneal

La Estimulación Magnética Transcraneal, también conocida como EMTr, es la última técnica desarrollada para el tratamiento del alcoholismo.

Gracias a este innovador tratamiento, se pueden obtener y apreciar resultados desde los primeros días de aplicación.

El sistema de funcionamiento de la EMTr, se realiza a partir de la aplicación de ligeros estímulos magnéticos sobre el cráneo del paciente, que inciden de forma casi inmediata en el cerebro y estimulan las regiones neuronales alteradas por la adicción. De este modo se restaura la bioquímica cerebral y se le devuelve el equilibrio y el funcionamiento a neurotransmisores como la dopamina y la serotonina.

La Estimulación Magnética Transcraneal es una técnica absolutamente segura, indolora y ambulatoria.

Así, el paciente podrá realizar el tratamiento sin necesidad de ingreso hospitalario, pudiendo continuar con sus actividades diarias.

La Unión Europea aprueba y avala la Estimulación Magnética Transcraneal como tratamiento para el alcoholismo.

Esta técnica, a diferencia de la medicación, no tiene efectos secundarios, por lo que cada vez más personas se deciden a realizarla en lugar de medicarse, ya que tiene una altísima tasa de éxito sin ser nociva para la salud.

En Newline somos pioneros en el uso de la EMTr en España. Desde el comienzo y hasta hoy, nos hemos asegurado de que nuestros pacientes alcancen su objetivo y recuperen su salud y estabilidad. Para ello contamos con un equipo de psiquiatras altamente cualificados y con décadas de experiencia, gracias al cual hemos logrado tratar con éxito a más de 200 personas con problemas de adicción, entre ellas, el alcoholismo.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.