NewLife

Los riesgos de la cocaína fumada

La cocaína puede ser consumida a través de diferentes vías y en soluciones variadas como la cocaína fumada, presentando diferentes riesgos dependiendo de la vía elegida.

La cocaína es una sustancia altamente adictiva y perjudicial que puede acabar con la vida del adicto. Es importante acudir a un centro de adicciones en Barcelona y realizar el tratamiento adecuado para la desintoxicación.

 

Las principales formas de consumo de cocaína

La cocaína es una de las sustancias estupefacientes con un mayor consumo a nivel mundial, y en la Unión Europea ya supera al cannabis en número de consumidores.

Los usuarios cuentan con diferentes opciones para consumirla, siendo las principales vías de administración la nasal, la intravenosa y la cocaína fumada. Este modo de consumir condiciona los efectos logrados a la par que los riesgos asociados para el usuario.

  • Esnifar o inhalar la cocaína en polvo por vía nasal provoca que la sustancia pase directamente a la sangre a través de las membranas nasales. Se trata de la vía más popular para consumir cocaína. También es posible aplicar la droga directamente sobre las mucosas nasales. Este modo de consumir implica grandes daños a la salud del paciente entre los que destacan la perforación del tabique nasal.
  • El consumo de cocaína por vía intravenosa transporta la droga directamente a la sangre, por lo que aumenta la intensidad del efecto de euforia. Son muchos los riesgos de este tipo de consumo, incluyendo el contagio de enfermedades debido al mal uso de las jeringuillas.
  • La cocaína fumada hace que se inhale el vapor hacia los pulmones, donde la sangre lo absorbe a la misma velocidad que lo hace con la vía intravenosa. Por ello, el efecto eufórico resultante es prácticamente inmediato y es la razón por la cual la popularidad del crack aumentó a mediados de los años 80 especialmente en Estados Unidos.

 

Cocaína fumada: qué métodos existen

Existen diferentes preparados para consumir la cocaína fumada:

  • El llamado cigarrillo chino, en el que un usuario fuma directamente de la raya de coca. Para ello, humedece el cigarrillo de forma que unta la raya en la parte exterior de éste. El efecto es menor que el de la cocaína esnifada y suele combinarse con ella.
  • El basuco o pasta de coca es un producto intermedio en la fabricación del clorhidrato de cocaína, que también se conoce como sulfato de cocaína porque contiene un 50% de este compuesto. La pasta de coca es el resultado de un proceso con productos altamente tóxicos como son el ácido sulfúrico, el metanol o el queroseno, y suele ser más económica al estar elaborada con residuos de cocaína. Para fumarla, se suele mezclar con tabaco o marihuana. Se trata de una sustancia extremadamente adictiva que provoca un deterioro muy importante a nivel físico y psicológico.
  • El crack es el resultado de incorporar al clorhidrato de cocaína elementos químicos como el éter, amoniaco o bicarbonato de sodio. Al ser fumado (generalmente en pipa), el crack llega al cerebro en pocos segundos y proporciona efectos más potentes y destructivos que la pasta de coca. El crack es además más adictivo y comporta un mayor riesgo de muerte que otros tipos de preparados.

Los riesgos de la cocaína fumada

Los riesgos asociados a la cocaína fumada son altos.

Por un lado, la cocaína fumada provoca una acción muy rápida y un “subidón” muy potente, lo que facilita el uso compulsivo en algunas personas. Por ello, en notas generales, esta vía facilita la aparición de la dependencia a la cocaína.

Además, los efectos a nivel físico son enormes: con la cocaína fumada aparecen no solamente problemas de tipo pulmonar, sino también problemas cardiológicos.

De este modo, a los peligros del abuso de la cocaína por cualquier vía se añaden aquellos relacionados directamente con la cocaína fumada, además de los derivados del uso de elementos químicos necesarios para generar la pasta base y el crack. Esto convierte a la cocaína fumada en un serio problema para la salud del usuario.

 

Estimulación Magnética Transcraneal para tratar la adicción

La EMTr es un tratamiento específico para las adicciones que está aprobado por la Unión Europea y lleva en uso más de 20 años.

Es actualmente el único tratamiento capaz de actuar sobre el verdadero origen de la adicción: la parte neurológica.

Actuando sobre la raíz del problema se consiguen resultados en pocos días. Desde la primera semana de tratamiento el paciente podrá notar cómo se reducen sus ganas de consumir drásticamente.

Esta innovadora técnica funciona a partir de una bobina colocada sobre el cuero cabelludo del paciente que emite ligeros estímulos eléctricos de forma totalmente indolora. Estos estímulos inciden en el cerebro y reparan las zonas neuronales dañadas, así como el funcionamiento y el nivel de los neurotransmisores necesarios, como la dopamina.

Es un tratamiento seguro y que, a diferencia de la medicación, no tiene efectos secundarios.

Además es ambulatorio, lo que permite que el paciente pueda tratarse sin necesidad de realizar un ingreso en un centro de desintoxicación y pudiendo así continuar con su vida habitual cerca de sus seres queridos.

En Newline somos pioneros en el uso de la EMTr en España.

Gracias a la EMTr y a contar con un equipo de psiquiatras con décadas de experiencia y altamente cualificado, en Newline hemos conseguido tratar con éxito a más de 200 personas definitivamente.

 

 

 

Deja un comentario

1 comentario

Antoni

21 agosto, 2022 5:34 pm

No se como salir del problema que tengo con la adicción a fumar crack puede alguien ayudarme a salir gracia