NewLife

Cocainómano: claves para identificarlo

¿Cuándo se considera que alguien es cocainómano? Esta es una preocupación de aquellos familiares y amigos que sospechan del comportamiento extraño de alguien de su entorno. Si se determina que alguien es cocainómano, lo recomendable es hacerle ver que se tiene un problema de adicción y que el siguiente paso es ponerse en manos de profesionales.

La cocaína es una droga muy adictiva que además de oscilaciones en el estado de ánimo causa problemas de salud severos. En este artículo se da las claves para identificar a un cocainómano; las pistas y señales que hay que saber interpretar a raíz del comportamiento de un adicto a la cocaína.

Cómo se define a un cocainómano

El cocainómano es aquella persona que sufre adicción a la cocaína y en la mayoría de ocasiones no quiere un tratamiento adiccion cocaina. Se llega a ser cocainómano a base de usar de forma repetitiva el consumo de cocaína. Su uso provoca la liberación de un neurotransmisor, la dopamina, que contribuye a experimentar una sensación muy placentera.

La cocaína actúa como un potente estimulante del sistema nervioso central. Aquellas personas que la consumen experimentan la sensación de que sus capacidades están aumentadas, así como una agradable sensación de bienestar que llega a la euforia.

Además de observar este estado de euforia, hay otras señales que tienen que ver con el comportamiento y los efectos físicos que deja el consumo. 

 

 

Cómo reconocer las señales de un cocainómano

Una de las pistas que debe hacer sospechar son las alteraciones en el estado de ánimo que experimenta un cocainómano. La necesidad de consumir e incrementar el consumo es la responsable de cambios en el comportamiento: 

  • Trastornos alimenticios. El cocainómano suele comer menos, ya que la cocaína disminuye el apetito.
  • Fluctuaciones del estado de ánimo. Es posible que una persona adicta a la cocaína experimente cambios repentinos en el estado de ánimo. Aunque no haya un motivo aparente, puede pasar de la euforia a la tristeza profunda sin causa justificada.
  • Mentiras y excusas para justificar las ausencias para consumir o adquirir la cocaína, y también para justificar el coste económico, algo que cada vez será más difícil de hacer.
  • El círculo de amigos cambia. Los nuevos círculos sociales suelen incluir otros cocainómanos.
  • Problemas laborales o académicos. El rendimiento intelectual baja y en ello también repercute la aparición de trastocar los horarios y el sueño.

También conviene estar atento a ciertas señales físicas, como la irritación nasal, secreciones frecuentes, estornudar más veces de lo normal. Los ojos también estarán irritados y las pupilas se dilatan.  

Factores que contribuyen a la adicción

Existen algunos factores como los genéticos, psicológicos o ambientales hacen que una persona entre más o menos rápidamente en una adicción; y que determinan la frecuencia de su uso y la cantidad utilizada cada vez que se inicia el consumo. 

No se puede afirmar que un solo factor determine si una persona se volverá un cocainómano. Por el contrario, existen diferentes factores de riesgo y, por tanto, cuantos más de estos tenga una persona, más probabilidades tiene de volverse un consumidor frecuente de cocaína que lo conduzca a la adicción.  

Estos factores de riesgo pueden ser ambientales o biológicos, algunos de ellos son:

  • Un comportamiento agresivo precoz, durante la infancia.
  • Falta de supervisión paterna.
  • Dificultades para desarrollar habilidades sociales.
  • Tener disponibles las drogas en su círculo cercano, en la escuela, con los amigos…
  • Haber probado las drogas siendo todavía muy joven.

Tanto los factores de riesgo como las señales para detectar a un cocainómano pueden ayudar a la familia y amigos a poner en marcha un protocolo de actuación cuyo objetivo es ayudar a superar la adicción. En la actualidad, existen tratamientos y técnicas que ayudan a muchos cocainómanos a dejar la adicción. Por ejemplo, la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.