NewLife

Cómo ayudar a un cocainómano que quiere dejar de consumir

Cada año más personas son conscientes de los graves daños que ocasiona la cocaína en familiares y seres queridos. Por ello también es cada vez más común preguntarse cómo ayudar a un cocainómano que quiere dejar de consumir. Aunque es algo difícil, te contamos cómo puedes ayudar en el proceso.

¿Cómo ayudar a un cocainómano? Conversar con tranquilidad 

En primer lugar, es muy importante hablar con tranquilidad y expresar a esta persona que solo puede ser ella misma la que puede tomar la decisión de abandonar este hábito.

La mejor forma para saber cómo ayudar a un cocainómano es:

  • escucharle
  • atender a sus razones
  • no juzgar, no criticar
  • ofrecer ayuda de una manera en la cual la persona se sienta libre y no presionada

También puede ayudar a un cocainómano que se mantenga lo más alejado posible de otras sustancias peligrosas. Estudios como el efectuado por la Universidad de Florida y el Centro de Investigaciones de Adicciones y Educación de Gainsville señala que el 70% de las personas que toman cocaína beben también alcohol a la vez. La cocaína y su relación con el alcohol, por lo tanto, es algo a tener muy en cuenta.

 

CTA - Texto- Tu pareja consume cocaina

 

Cambio de hábitos y apoyo social

A la hora de saber cómo ayudar a un cocainómano es importante que la persona  pueda descubrir otros hobbies, y a que desarrolle otras inquietudes nuevas. Desarrollar aficiones diferentes a las conocidas hasta entonces tiene la doble función de ocupar el tiempo de ocio con otros hábitos y de evitar la participación en un tipo de ocio, como el nocturno, en el que el consumo es muy accesible.

Dentro de estos nuevos hábitos es muy positivo:

  • Realizar ejercicio físico
  • Cuidar la salud
  • Cuidar la alimentación.

Ofrecerle soporte social será también muy importante para abandonar la toma de esta sustancia. 

La renuncia voluntaria, un paso imprescindible

Los expertos están de acuerdo en que la renuncia voluntaria es el primer paso para superar la adicción. Sin este paso previo, de nada servirá cualquier tratamiento, a pesar de que familiares y amigos pongan toda su voluntad en que se produzca un cambio, y los progresos pueden limitarse a dejar de consumir durante unos días o un mes, pero el riesgo de recaída será muy elevado. El síndrome de abstinencia, el estrés o los hábitos de ocio adquiridos juegan en contra del consumidor, que debe adoptar la decisión de dejar de consumir como propia para lograr su objetivo.  

Ayudar a un drogadicto que no quiere ayuda es una tarea muy compleja. Hacerle ver que la adicción tiene una serie de consecuencias perjudiciales en su vida y en su entorno es el primer paso para indicarle que es responsable de ellas, por lo tanto la persona más indicada para resolverlas. Siempre debe hacerse, sin embargo, como un refuerzo positivo de sus acciones positivas más que como una crítica a sus acciones dañinas. Un ejemplo característico es el del gasto desproporcionado de dinero para el consumo de droga; proporcionarle más sería lo contrario a lo recomendable, puesto que es preferible que sea la propia persona la que tome conciencia del problema

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.