NewLife

¿Cómo cambia el comportamiento de un cocainómano?

Cuando una persona empieza a consumir cocaína su personalidad cambia. En este artículo te explicamos las características del comportamiento de un cocainómano y los efectos que tiene este cambio.

Efectos de la cocaína

La cocaína actúa como un potente estimulante del sistema nervioso central y provoca en los consumidores un aumento de la sensación de bienestar, que llega a la euforia. Es por eso por lo que, una vez pasado el efecto, vuelven a consumir para volver a sentir las mismas sensaciones. 

Los efectos del consumo de cocaína son casi instantáneos y su duración puede variar entre unos minutos y una hora.

Esto depende del método que se haya utilizado para el consumo:

  • Cocaína inyectada o fumada:  provoca una euforia más intensa y más rápida y tiene una duración menor, de entre 5 y 10 minutos.
  • Cocaína inhalada: tiene una duración de entre 15 y 30 minutos. 

En el comportamiento de un cocainómano se alternan fases en la que el adicto experimenta una exaltación eufórica con otras en que entra en una etapa de depresión, cansancio, tristeza e incapacidad de concentrarse y hacer las cosas mínimamente necesarias. Es habitual que esta fase vaya seguida de una progresiva recuperación, hasta que, cuando empieza de nuevo el deseo de consumir, la persona se vuelve irritable e inquieta hasta que reinicia el ciclo con un nuevo consumo.

 

Solicita una consulta profesional gratuita

 

Cómo afecta la coca al comportamiento de un cocainómano

Esta constante alteración en el estado de ánimo y la necesidad de incrementar el consumo de cocaína provocan cambios en el comportamiento del adicto a la cocaína que, por un lado, no controla su propia forma de sentir y enfrentarse a las circunstancias y, por otro, tiene que encontrar la manera de conseguir esa droga que cada vez necesita más. Todo esto intentando que su entorno no se dé cuenta de su adicción.   

Estos son algunos de los cambios que puede observar en su comportamiento el entorno de una persona adicta a la cocaína, cambios a los que deben prestar mucha atención:

  • Entradas y salidas reiteradas al baño o a otra habitación, algo que hacen para volver a consumir una vez que ya ha pasado el efecto de la dosis anterior.
  • Cambios repentinos en su estado de ánimo sin motivo aparente, pasan de un estado de máxima euforia a la más profunda tristeza y/o desánimo sin causa que lo justifique.
  • Trastornos alimenticios. Comen menos y peor porque el consumo de cocaína disminuye su apetito.
  • Empiezan a mentir y a poner excusas, entre otros, para justificar sus ausencias cuando van a adquirir la cocaína y para ocultar el coste económico que conlleva su adicción.
  • Cambian de amigos o tienen amigos nuevos. Suelen empezar a moverse en círculos sociales nuevos. Por un lado, empiezan a frecuentar ambientes en los que se sienten más cómodos y libres a la hora de consumir y, por otro, intentan evitar que las personas de su entorno habitual puedan llegar a saber que son adictos.
  • Tienen desórdenes horarios tanto en el día a día, como a la hora de dormir. Salen mucho, les cuesta conciliar el sueño y duermen hasta muy tarde.
  • Empiezan a tener problemas laborales, su rendimiento baja y su trabajo se empieza a resentir.
  • Tienen problemas económicos que no pueden justificar derivados del gasto que genera su adicción.

Estar receptivo a cambios de estas características que se puedan estar produciendo en el comportamiento de una persona de nuestro entorno nos ayudará a darnos cuenta de que puede estar teniendo un problema de adicción. Cuanto antes seamos conscientes de la existencia de este problema, más cerca estaremos de su solución.

 

IC - Texto - Habla con un profesional de Newline sobre el tratamiento para dejar la coca

 

Las personas adictas a la cocaína y la incapacidad para cambiar hábitos

Por lo general, las personas que desarrollan una adicción a la cocaína son especialmente propensas a desarrollar hábitos que favorecen que su comportamiento se resista al cambio, a pesar de todas las consecuencias que se han descrito anteriormente en este artículo. Es decir, que incluso siendo conscientes de las terribles consecuencias que puede tener el consumo, los adictos siguen teniendo el hábito de consumir cocaína.

Una vez desarrollada la adicción, resulta muy difícil deshacerse de ella y del constante comportamiento de búsqueda. Es muy complicado vencer el craving por sí mismo; por lo que todo cocainómano debe darse cuenta de que se necesita ayuda

 

Cambiar con el tratamiento de Estimulación Magnética Transcraneal

Al estudiar el comportamiento del cocainómano se irán desarrollando nuevos tratamientos para controlar adicciones. Un ejemplo es la Estimulación Magnética Transcraneal repetitiva (EMTr) que centros como Newline ofrecen con muy buenos resultados. Apoyando estas técnicas en las terapias cognitivas, los resultados han demostrado ser muy satisfactorios.

Una solución que te ayudamos a encontrar en Newline, con un tratamiento que se basa en la combinación del uso de una tecnología innovadora, segura y no invasiva de estimulación magnética, con sesiones de psicoterapia motivacional conducidas por un equipo de psicoterapeutas líderes a nivel europeo.    

 

Consulta profesional imagen post
:

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.