NewLife

¿Cómo saber si eres alcohólico?: señales de alerta

Vivimos en una sociedad que hace apogeo de la cultura del alcohol. Está bien visto socialmente beber alcohol, en reuniones, comidas, celebraciones o después del trabajo un día cualquiera. Pocas son las personas que recuerdan que el alcohol es una droga extremadamente nociva para nuestra salud y que puede deteriorar nuestra calidad de vida hasta el punto de acabar con ella. No todos los consumidores de alcohol sufren alcoholismo, pero lamentablemente, gran parte de ellos sí lo desarrollan y no se dan cuenta del problema dado que no saben identificarlo. Por ello muchos consumidores se preguntan: ¿cómo saber si eres alcohólico?

Conocer e identificar las señales puede ayudar a alguien en peligro de desarrollar alcoholismo a dejar el alcohol y evitar futuras consecuencias irreparables, como múltiples enfermedades. Existen diversos tratamientos muy eficaces que ayudan a superar el alcoholismo como la Estimulación Magnética Transcraneal.

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una enfermedad, no es una costumbre, un mal hábito ni un vicio insalubre.

Es, según lo describe la OMS, una patología crónica que se caracteriza por el consumo abusivo, compulsivo y recurrente de alcohol, acompañado de fuertes episodios de intoxicación y una pérdida del control sobre cuándo y cuánto se bebe.

El alcoholismo afecta a millones de personas en todo el mundo, muchas de esas personas, pierden cada año la vida a causa del alcohol. Tan solo en España, el 13% de la población admite beber a diario y miles de personas necesitan ser atendidas cada año por la red de atención a la drogodependencia por alcoholismo.

No es raro de ver, por lo tanto, cómo cada vez son más los que se preguntan: ¿cómo saber si soy alcohólico? Ya que, pese a mirar hacia otro lado y no poder afrontar el problema, son muchos los que sospechan que pueden estar desarrollando alcoholismo o incluso, alguien de se entorno.

Consecuencias del alcoholismo

El alcohol afecta profunda y directamente el sistema nervioso central, de forma que es habitual que se produzcan cuadros de ansiedad, depresión, cambios en el comportamiento, cambios emocionales o incluso que provoque daños irreparables en el cerebro y el organismo.

Además, el alcoholismo provoca múltiples tipos de cáncer, cirrosis, accidentes cerebrovasculares, cardiovasculares, hipertensión, afecciones en el hígado e innumerables enfermedades, algunas de ellas pueden provocar, incluso, la muerte.

Hay personas que desarrollan alcoholismo en completo silencio y lo llevan con vergüenza y soledad.

El alcoholismo es, en multitud de casos, una enfermedad silenciosa que pasa desapercibida, sumándose a esto por otro lado, el gran estigma que recae aún sobre esta enfermedad.

Sin embargo, es importante preguntarse ¿cómo saber si eres alcohólico?, ya que, si se identifica pronto el alcoholismo y se pide ayuda, tanto al entorno como a profesionales de la salud, será más fácil superarlo.

Existen ciertas señales que se pueden observar y que podrían indicar la existencia de una dependencia, haciendo que sea más fácil de identificar ¿cómo saber si eres alcohólico?

¿Cómo saber si eres alcohólico?: señales de alerta

Algunas señales de alerta que se pueden observar en uno mismo o en el entorno cuando uno busca ¿cómo saber si eres alcohólico?, son:

  • Beber de forma diaria o recurrente
  • Beber a solas
  • No controlar cuándo bebes ni la cantidad
  • Beber hasta legar a intoxicaciones graves por no poder parar
  • Sentir ansiedad, irritabilidad y otros síntomas cuando no se consume alcohol
  • Reemplazar actividades que antes se realizaban y causaban placer por otras que incluyan alcohol
  • Esconder alcohol
  • Deterioro de las relaciones sociales, deterioro el en ámbito laboral
  • Deterioro físico o psicológico
  • Negación del problema
  • Aumento de la tolerancia al alcohol

¿Cómo saber si soy alcohólico?: comportamientos

Los cambios conductuales también sirven de gran ayuda para el que se pregunta “¿cómo saber si soy alcohólico?”.

Existen determinados comportamientos que reflejan que se está desarrollando o ya se ha desarrollado una adicción.

Algunos de estos comportamientos son:

  • Conductas temerarias (como conducir ebrio, prácticas sexuales de riesgo…)
  • Actitudes agresivas o peleas violentas
  • Delirios
  • Desequilibrio emocional
  • Celos
  • Hostilidad
  • Comportamientos infantiles
  • Evasión de los problemas y las responsabilidades

Tratamientos para el alcoholismo

Aunque el alcoholismo sea una enfermedad crónica, existen tratamientos muy eficaces para lograr la abstemia y vivir una vida libre de peligro y de alcohol, una vida sana y feliz. Hay diversos tipos de tratamientos que pueden realizarse de forma independiente o unos con otros.

Psicoterapia y grupos de apoyo

Lo primero que se recomienda cuando alguien se pregunta: “¿cómo saber si soy alcohólico?”, es acudir a psicoterapia.

La psicoterapia y en concreto la terapia cognitivo-conductual, ayuda al paciente adicto a encontrar la raíz del problema y trabajar en ella, así como a reconducir patrones de conducta, pensamientos y a saber lidiar con la ansiedad que produce la abstemia en un primer momento.

Los grupos de apoyo, como por ejemplo Alcohólicos Anónimos, también son de gran ayuda durante el proceso y después de lograr la abstemia, ya que le proporcionan a la persona con problemas de adicción una red social sólida y de confianza donde apoyarse y refugiarse lejos de prejuicios.

Medicación

No existe aún un tratamiento farmacológico definitivo para curar el alcoholismo.

Sin embargo, sí hay tres medicamentos aprobados por la FDA para ayudar a lograr la abstemia: la naltrexona, el disulfiram y el acamprosato.

Estos medicamentos actúan de distintas formas, unos regulando la bioquímica cerebral alterada por el alcohol, y otros produciendo efectos adversos sobre el organismo como mareos, náuseas y vómitos al mezclarlos con alcohol.

La medicación es una opción a la que recurren muchas personas que buscan tratar su alcoholismo, sin embargo, cada vez son más los que rechazan esta alternativa debido a los múltiples efectos secundarios que produce.

Estimulación Magnética Transcraneal o EMTr

La Estimulación Magnética Transcraneal o EMTr, es el último avance en la investigación de tratamientos para el alcoholismo.

Esta innovadora técnica consigue regular la bioquímica cerebral por medio de ligeros estímulos magnéticos que se aplican sobre la cabeza del paciente e inciden en el cerebro de forma absolutamente indolora.

Al llegar al cerebro, estos estímulos corrigen las áreas neuronales deterioradas por el alcohol y responsables de la adicción como la dopamina y la serotonina.

Al trabajar directamente sobre el cerebro, los resultados son casi inmediatos, desde la primera semana de tratamiento ya pueden notarse, perdurando además en el tiempo.

A diferencia de la medicación, la EMTr no tiene efectos secundarios y es completamente segura, por ello se ha convertido ya en la primera opción para muchas personas que buscan superar el alcoholismo.

La Estimulación Magnética Transcraneal está avalada por la Unión Europea.

Además, es un tratamiento ambulatorio, lo cual le permite al paciente tratarse alterando al mínimo su día a día y pudiendo continuar con su rutina habitual sin hospitalización.

En Newline ofrecemos el mejor y más completo tratamiento con EMTr para el alcoholismo.

Somos pioneros en España en el uso de esta técnica y hemos tratado con éxito ya a más de 200 personas con problemas de adicción.

Para ello, contamos con un equipo de excelentes psiquiatras con décadas de experiencia en el sector, cuyo objetivo principal siempre ha sido y será la recuperación de los pacientes a largo plazo y su salud.

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.