NewLife

Cómo saber si tu hijo fuma porros: estas son las señales

Si eres padre o madre y buscas cómo saber si tu hijo fuma porros, hay algunas señales que te ayudarán a identificar pronto el problema y buscar ayuda profesional.

Cada año miles de adolescentes comienzan a fumar porros a edades muy tempranas. Dejar el cannabis cuando ya se ha desarrollado una adicción puede ser muy complicado y suponer un gran desgaste físico y psicológico, tanto para el adicto como para su familia y entorno. Cuanto antes se aborde el problema, menos complicaciones y consecuencias habrá en el futuro.

 

¿Por qué empiezan a fumar los adolescentes?

Son 156.000 estudiantes de la ESO los que comenzaron en 2022 a fumar cannabis, o lo que es o mismo, 1 de cada 3 adolescentes. Según el Ministerio de Sanidad, el 15% de los jóvenes de entre 14 y 18 años ha consumido porros al menos una vez en el último mes.

El cannabis es una droga que es obtenida de la planta Cannabis Sativa y es una sustancia psicotrópica depresora del sistema nervioso.

Son millones de personas las que consumen cannabis en todo el mundo y que han comenzado, en su inmensa mayoría, en la adolescencia. Por ello no es de extrañar que si eres padre de un adolescente te preocupes y busques cómo saber si tu hijo fuma porros.

Son diversos los motivos que pueden empujar a un adolescente a iniciarse en el consumo de cannabis, cada caso es diferente y es importante entender las razones que le han llevado hasta esa situación.

Lo principal motivo es, frecuentemente, tratar de encajar en el grupo. Esto puede parecer algo sencillo, pero tras ello suelen esconderse fuertes componentes psicológicos y emocionales que hay que abordar, escuchar y entender, para poder solucionar favorablemente el problema.

Existen otros motivos por los cuales un adolescente comienza a fumar cannabis como: emplearlo para relajarse, como vía de escape, usarlo de forma recreativa o consumirlo por desconocimiento e inconsciencia.

En cualquier caso, si buscas cómo saber si tu hijo fuma porros, también has de dar con los motivos que le llevan a hacerlo.

 

Efectos secundarios del cannabis

Si eres padre o madre y te preguntas cómo saber si tu hijo fuma porros, también es importante conocer las consecuencias y efectos secundarios de estos.

Las secuelas físicas y psicológicas de un uso prolongado del cannabis, de forma frecuente o abusiva, pueden ser severas e incluso irreversibles en algunos casos.

Estos son los posibles efectos secundarios a medio y largo plazo:

  • Depresión
  • Fracaso/abandono escolar
  • Ansiedad
  • Deterioro y pérdida de la memoria
  • Dificultad en el aprendizaje
  • Agresividad, irritabilidad y cambios de estado de ánimo
  • Problemas de concentración
  • Psicosis o esquizofrenia
  • Disfunciones o problemas gastrointestinales
  • Problemas respiratorios (bronquitis, cáncer de pulmón…)
  • Problemas cardiovasculares (taquicardias, arritmias…)

 

Cómo saber si tu hijo fuma porros: factores de riesgo

Hay factores de riesgo que hacen que un adolescente sea más proclive a iniciar el consumo de cannabis. Si quieres averiguar cómo saber si tu hijo fuma porros, también es necesario observar estos factores:

  • Ser hombre: los adolescentes varones suelen tender más a consumir sustancias.
  • La genética y la imitación del comportamiento: si los progenitores o algún familiar consume o ha consumido porros, es más probable que el adolescente lo acabe haciendo también.
  • La edad: la edad en la que se suele iniciar más frecuentemente el consumo de marihuana está comprendida entre los 15 y los 18 años.
  • Problemas escolares: las malas relaciones con compañeros o profesores o la dificultad para los estudios son factores que influyen.
  • Hogar desestructurado: si el adolescente vive en una familia desestructurada tiene más probabilidades de consumir cannabis.
  • Depresión y ansiedad: cuando el adolescente padece algún trastorno psicológico como la depresión y la ansiedad es más probable que empiece a fumar
  • Dificultades económicas
  • Acontecimientos traumáticos o estresantes

 

Cómo saber si tu hijo fuma porros: señales de alarma

Estas son las señales que te ayudarán si buscas cómo saber si tu hijo fuma porros:

  • Trastornos del sueño como insomnio, pesadillas…
  • Temblores
  • Sudoración
  • Bajo rendimiento escolar
  • Cambios drásticos de estado de ánimo
  • Reducción del aseo personal
  • Aislamiento
  • Irritabilidad
  • Disminución de las muestras afectivas
  • Abandono de hobbies o pérdida de interés en actividades que le gustaban
  • Falta de responsabilidad
  • Problemas con la comunicación verbal

 

Tratamientos para superar la adicción al cannabis

Después de buscar cómo saber si tu hijo fuma porros, observar las señales, comprobar si ha desarrollado una adicción y entender de dónde viene el problema, es importante ir en busca de ayuda profesional.

No todos los consumidores de cannabis desarrollan una adicción, pero cuanta más cantidad se consuma, mayor sea la frecuencia de consumo y más se prolongue en el tiempo, más probabilidades habrá de que se genere una dependencia.

Además, cuando el consumo de cannabis se inicia a edades muy tempranas, es mucho más probable que se desarrolle una adicción.

No existe una cura farmacológica para la adicción a los porros, pero sí hay determinados medicamentos que ayudan a aliviar el síndrome de abstinencia o los estragos que haya causado esta droga, como la depresión o la ansiedad.

Aunque no exista un medicamento concreto para curar la adicción, sí hay otros tratamientos que ayudan de forma eficaz a superarla, como la psicoterapia o la EMTr.

 

Estimulación Magnética Transcraneal para la adicción a los porros

Esta innovadora y revolucionaria técnica lleva 20 años usándose para tratar las adicciones, entre ellas, la adicción a los porros.

La Estimulación Magnética Transcraneal es un tratamiento aprobado por la Unión Europea que consiste en la aplicación de ligeros estímulos electromagnéticos sobre la cabeza del paciente, que llegarán al cerebro y repararán el funcionamiento y la disposición de neurotransmisores como la dopamina, principal responsable del proceso adictivo.

Al trabajar el problema desde la raíz (la parte neurológica), se pueden obtener resultados desde la primera semana de tratamiento, reduciendo así  el “mono”.

Es un tratamiento completamente seguro e indoloro que, a diferencia de la medicación, no tiene efectos secundarios.

Además, la EMTr es ambulatoria, lo que implica que el paciente no necesitará ser ingresado en un centro y podrá tratarse mientras continúa rutina diaria en el trabajo o la escuela.

En Newline somos expertos en adicciones, somos el centro pionero en España en el uso de la técnica EMTr. Cada día desde hace años, atendemos a pacientes con todo tipo de adicciones que logran superarlas. Ya hemos tratado con éxito más de 200 casos y seguimos con la ilusión y el objetivo de que cada vez más personas puedan recuperarse de la forma más segura y efectiva posible.

 

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.