NewLife

Dependencia a las drogas: ¿se puede curar?

La dependencia a las drogas es una enfermedad grave y compleja, de carácter tanto físico como mental. El proceso de desintoxicación para superar una adicción puede ser un camino duro y escabroso, por ello es imprescindible acudir a un centro de desintoxicación en Barcelona donde poder contar con ayuda profesional.

 

¿Cómo comienza la dependencia a las drogas?

La dependencia a las drogas o adicción es una enfermedad compleja y grave que comienza en el cerebro.

El inicio de la dependencia a las drogas se debe a la gran alteración neuroquímica que sufre el cerebro por el abuso recurrente de estas.

Las drogas modifican el funcionamiento y la disposición de los neurotransmisores cerebrales. Al inicio, provocan una gran acumulación de dopamina (neurotransmisor encargado de regular el placer y la motivación), que da lugar a los efectos efímeros y placenteros iniciales.

Sin embargo, cuando exponemos al cerebro y al organismo de forma continuada a esta explosión de dopamina, el sistema dopaminérgico o sistema de recompensa acaba atrofiándose, es decir, deja de funcionar correctamente y no dispone de la cantidad de dopamina necesaria.

Esto provoca innumerables consecuencias, entre ellas, el desarrollo de una adicción, la cual comienza cuando el consumidor, casi sin darse cuenta, necesita recurrir a la droga para sentirse bien ya que su cerebro habrá perdido su capacidad natural de sentir placer y bienestar por sí solo.

Esto dará lugar a una espiral de consumo donde, cuanto más se consuma, más se necesitará consumir, desarrollando una tolerancia cada vez mayor que obligará al adicto a aumentar cada vez más las dosis para conseguir los efectos deseados.

Así es como comienza  la dependencia a las drogas.

 

 

Dependencia a las drogas: las consecuencias

Las consecuencias de la dependencia a las drogas son devastadoras, no solo para el adicto sino también para su entorno cercano de seres queridos.

La dependencia a las drogas no provoca únicamente consecuencias físicas sino que también afecta negativamente a la salud psicológica y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades mentales.

El consumo prolongado y abusivo de drogas puede causar daños irreversibles en el cuerpo, dando lugar a enfermedades cardíacas, problemas gastrointestinales, daños hepáticos, problemas respiratorios y trastornos neurológicos. Además, si se consumen drogas de forma inyectable existe un riesgo muy elevado de contraer enfermedades como el VIH o la hepatitis.

Por otro lado, la dependencia a las drogas, como se ha señalado anteriormente, también tiene un impacto muy dañino sobre la salud mental. Las drogas alteran profundamente el equilibrio químico del cerebro y esto puede llevar a trastornos como depresión, ansiedad o psicosis.

Los problemas de salud física y mental no son las únicas consecuencias de la dependencia a las drogas. La adicción acaba provocando grandes dificultades sociales y económicas, la dependencia a las drogas puede arruinar la vida de una persona en todos los aspectos. Pérdida de empleo, pérdida del hogar, de la familia, de los amigos… la dependencia a las drogas acaba arrebatándole todo al adicto hasta dejarle sin nada.

A nivel social, el deterioro de las relaciones personales es muy común en personas con dependencia a las drogas. La adicción causa frecuentemente conflictos con amigos, familiares y pareja.

Además, esta grave enfermedad puede llevar a la pérdida de empleo y problemas económicos que acaben arruinando al adicto, endeudándolo y llevándole a una situación de precariedad donde necesite mentir o robar para poder sustentar económicamente su adicción.

 

Dependencia a las drogas: ¿se puede curar?

La adicción o dependencia a las drogas es una enfermedad crónica y compleja que, si bien tiene tratamiento que pronostica una importante mejoría, no cuenta con una cura.

Al ser una enfermedad crónica del cerebro, una vez que una persona se vuelve adicta no deja de serlo aunque deje de consumir, ya que su cerebro habrá experimentado cambios químicos y estructurales.

Sin embargo, esto no significa que la dependencia a las drogas sea intratable y que un adicto vaya a consumir toda su vida. Muchas personas logran tratar y superar exitosamente su adicción, consiguiendo llevar una vida sana y libre de drogas. La recuperación de la dependencia a las drogas implica un proceso largo y duro que implica, en muchas ocasiones, sufrimiento.

Es necesario señalar que la recuperación de la dependencia a las drogas no es un proceso lineal  y se pueden sufrir recaídas en el camino. Esto no significa que la persona haya fracasado y que no vaya a poder superarlo, la recaída es una parte común del proceso de desintoxicación.

El primer paso para poder superar la dependencia a las drogas es reconocer el problema para buscar ayuda profesional, la cual es fundamental. Los tratamientos para la adicción a las drogas pueden incluir psicoterapia, grupos de apoyo, medicamentos o Estimación Magnética Transcraneal.

La recuperación de la dependencia a las drogas no consiste únicamente en dejar de consumir drogas, sino que implica abordar otros factores como problemas de salud mental, traumas pasados o problemas sociales que puedan ser detonantes del deseo de consumo. Es importante trabajar en estos aspectos para lograr una recuperación a largo plazo.

 

Estimulación Magnética Transcraneal: el tratamiento más efectivo

En Newline ofrecemos un tratamiento altamente efectivo para combatir la dependencia a las drogas: la Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr).

Durante más de 20 años esta técnica ha demostrado su eficacia en el tratamiento de diversos trastornos y adicciones, y cuenta, además, con la aprobación de la Unión Europea.

A diferencia de la medicación, la EMTr no provoca efectos secundarios y es totalmente segura a corto y largo plazo.

Esta revolucionaria técnica ofrece resultados sorprendentes en poco tiempo debido a que actúa directamente sobre la raíz de la adicción, es decir, sobre la parte neurológica.

Al cabo tan solo de una semana de tratamiento, los pacientes experimentan una disminución significativa en su deseo de consumir drogas.

El tratamiento con EMTr se realiza mediante una bobina que se coloca sobre la cabeza del paciente y emite suaves estímulos electromagnéticos que llegan al cerebro y reparan los neurotransmisores y las zonas neuronales dañadas por la adicción.

Además, la EMTr es un tratamiento que se realiza de forma ambulatoria, lo cual significa que los pacientes pueden llevar a cabo el tratamiento cómoda y discretamente, sin necesidad de ingresar en un centro de desintoxicación y continuando así con su rutina habitual.

En Newline, somos pioneros en el uso de la EMTr para el tratamiento de las adicciones en España. Contamos con un equipo de psiquiatras altamente cualificados y con décadas de experiencia que han tratado con éxito a más de 300 personas hasta la fecha.

Si tú o un ser querido estáis luchando contra la dependencia a las drogas, la Estimulación Magnética Transcraneal es la opción más segura, cómoda y efectiva. Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte en tu camino hacia la recuperación.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.