NewLife

Depresión en el embarazo: ¿cuál es el mejor tratamiento?

Se estima que una de cada diez mujeres sufren depresión en el embarazo, cifra que podría ser mayor debido a que muchas de ellas no son conscientes y atribuyen los síntomas a un proceso normal de la gestación.

Te contamos en este artículo por qué ocurre la depresión en el embarazo, cómo identificarla y el mejor tratamiento para la depresión.

¿Por qué ocurre la depresión en el embarazo?

La depresión no es tan solo sentirse triste, es muy frecuente confundir este grave trastorno con un sentimiento de tristeza.

La tristeza es una emoción normal y natural en el ser humano que se desencadena generalmente por un motivo concreto y tiene una duración determinada.

Sin embargo, la depresión es una enfermedad de origen multifactorial que no tiene porqué venir provocada por un motivo concreto y no desaparecerá por sí sola.

Tanto el proceso del embarazo, como el parto, provocan altos niveles de estrés tanto físico como mental y emocional.

Este estrés y estado de mayor sensibilidad son normales, naturales y necesarios. Sin embargo, en muchas ocasiones va más allá y puede derivar en una depresión en el embarazo.

Aún se desconoce el origen exacto de la depresión en sí misma, ya que se considera una enfermedad multifactorial que puede ser provocada por diversas causas y orígenes.

Con la depresión en el embarazo ocurre lo mismo, puede desencadenarse debido a una combinación de factores físicos, emocionales y hormonales.

Durante el embarazo se producen grandes cambios en el cuerpo de la mujer, tanto a nivel hormonal como a nivel emocional. Esto puede hacer que la futura madre experimente tristeza y ansiedad.

Además, el estrés emocional, las preocupaciones sobre la salud del bebé, los cambios en la relación de pareja, la presión social y las expectativas sobre la maternidad pueden contribuir al desarrollo de la depresión en el embarazo.

Las fluctuaciones hormonales, como el aumento de estrógeno y progesterona, también afectan al estado anímico y la salud mental de la mujer embarazada.

 

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

Depresión en el embarazo: síntomas

Es muy común oír hablar de la depresión posparto, sin embargo, es menos frecuente escuchar hablar acerca de la depresión en el embarazo, afectando esta a 1 de cada 10 mujeres.

Aún para muchas mujeres supone un estigma aceptar que sufren depresión en el embarazo, razón por la cual sufren en silencio, no hablan del tema y, por tanto, no piden ayuda.

Sufrir depresión en el embarazo y no buscar ayuda puede agravar la situación, llegando a afectar tanto a la madre como al bebé.

Los síntomas de la depresión en el embarazo son similares a los que se experimentan durante una depresión común, pero con el peso emocional de la maternidad que en ocasiones puede suponer un reto difícil de afrontar.

Algunos de los síntomas de la depresión en el embarazo son:

  • Sentimientos de profunda tristeza que no cesan
  • Falta de entusiasmo e ilusión en cuanto a la maternidad o al bebé
  • Trastornos del sueño
  • Ansiedad y preocupación excesivas por el bebé
  • Cambios en el apetito y el peso
  • Sentimientos de desesperanza de cara al futuro
  • Malestar y dolores físicos
  • Pérdida de interés en actividades que previamente resultaban placenteras
  • Baja autoestima
  • Pensamientos sobre muerte o suicidio

Es muy importante saber identificar los síntomas de la depresión en el embarazo y no normalizarlos como si fueran parte del proceso de gestación. Reconocer el problema y buscar ayuda profesional para tratarlo puede suponer una diferencia abismal en la salud de la madre y del hijo.

Tratamientos para la depresión en el embarazo

Si se sufre depresión en el embarazo y no se busca ayuda, no solo puede afectar a la madre, sino que también puede tener repercusiones en el desarrollo del bebé.

Por ello será fundamental buscar ayuda profesional si se experimentan síntomas de depresión en el embarazo, para poder recibir el apoyo necesario y garantizar el bienestar emocional y físico de madre y bebé.

Existen diversas opciones de tratamientos para la depresión, siendo la más común y recurrente la toma de medicamentos.

Frecuentemente las personas con depresión optan por realizar un tratamiento farmacológico para superarla, siendo los del tipo ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) los más empleados en estos casos.

Durante la depresión en el embarazo también puede emplearse el método farmacológico para tratarla, sin embargo muchas madres temen los múltiples efectos secundarios de la medicación y prefieren contemplar otras alternativas menos perjudiciales y más seguras.

Realizar psicoterapia es una opción no farmacológica que trata la depresión en el embarazo desde un enfoque psicológico que profundiza en el origen mental y emocional de la depresión, mientras que ayuda a reconducir patrones de conducta y de pensamiento.

El profesional de la salud mental ayudará a la futura madre a aliviar los síntomas de la depresión, mejorando su estado anímico y el vínculo emocional con el bebé.

Además de la psicoterapia, existe otra opción que no implica la toma de medicamentos y ha resultado ser el tratamiento más efectivo y elegido por las madres que sufren depresión en el embarazo. Se trata de la Estimulación Magnética Transcraneal.

Estimulación Magnética Transcraneal

La terapia con Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr) es una opción segura y sin el riesgo de los efectos secundarios para tratar la depresión en el embarazo.

Cuenta con la aprobación de la Unión Europea y ha demostrado tener una altísima tasa de éxito.

Los pacientes que han realizado su tratamiento para la depresión con EMTr han experimentado mejoras notables en los síntomas depresivos en tan solo una semana de tratamiento. Esto se atribuye directamente a la acción de la EMTr en el origen neurológico de la depresión, mediante suaves pulsos electromagnéticos que inciden en el cerebro de manera indolora, restaurando así el equilibrio de los neurotransmisores.

Un aspecto a destacar de este tratamiento es su carácter ambulatorio, lo que permite a los pacientes recibir la terapia sin requerir hospitalización y continuar con sus rutinas diarias de forma ininterrumpida. Por ello, para las mujeres que sufren depresión en el embarazo, es especialmente recomendable.

En Newline, somos pioneros en la implementación de esta tecnología en España. Contamos con un equipo altamente especializado en psiquiatría que ha tratado con éxito a más de 300 personas que han logrado la recuperación.

 

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.