NewLife

Dolor de cabeza después de consumir coca: ¿es normal?

El dolor de cabeza después de consumir coca puede estar asociado al consumo reciente de esta droga o a la resaca del día después.

Es importante conocer los riesgos de consumir cocaína ya sea ocasional, o frecuentemente. El primero de ellos, el desarrollo de una adicción.

Una vez se genera una adicción, es urgente buscar un tratamiento lo antes posible acudiendo a un centro de adicciones en Barcelona, ya sea con ingreso o de forma ambulatoria como en Newline.

¿Cómo comienza la adicción?

El dolor de cabeza después de consumir coca es tan solo una de las múltiples consecuencias de la cocaína. Sin embargo, de todas ellas, probablemente una de las más graves sea el desarrollo de una dependencia o adicción.

La adicción es una enfermedad grave que comienza sin que el consumidor se de cuenta, silenciosamente.

El enorme poder adictivo que tiene la cocaína se debe principalmente a la profunda alteración que ésta provoca en la química cerebral.

La cocaína altera los niveles de dopamina y otros neurotransmisores en el cerebro, así como su funcionamiento. La dopamina está directamente implicada en el sistema de recompensa cerebral que controla la regulación del placer, por lo que, al verse sobreestimulado el sistema dopaminérgico constantemente, este acaba por atrofiarse.

La cocaína provoca una enorme concentración de dopamina ya que se adhiere a la proteína que se encarga de eliminarla e impide su reciclaje. Por este motivo, este alto nivel de dopamina dará lugar a los efectos de euforia y placer iniciales.

Con el tiempo el cerebro perderá la capacidad de sentir placer por sí mismo de forma natural y el usuario, por tanto, deseará volver a consumir una y otra vez para sentir esos efectos. Sin embargo, a medida que consuma, irá aumentando su tolerancia y dejará de tener las mismas sensaciones con la cantidad de droga inicial, por lo que necesitará aumentarla.

De este modo comenzará la adicción que dará lugar al consumo repetido y al dolor de cabeza después de consumir coca.

 

Dolor de cabeza después de consumir coca: ¿por qué sucede?

Entre los efectos inmediatos causados por el consumo de esta droga, uno de los más comunes y que más se han reportado junto a la hiperactividad y la euforia, es el dolor de cabeza después de consumir coca.

El dolor de cabeza después de consumir coca es un efecto secundario común que responde en gran medida a la vasoconstricción que esta droga provoca y que puede variar en intensidad y duración.

La cocaína es conocida por su capacidad para provocar la constricción de los vasos sanguíneos. Esto reduce el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno a varias partes del cuerpo, incluido el cerebro. Se ha estudiado la posibilidad de que la vasoconstricción cause una respuesta inflamatoria en los vasos sanguíneos y tejidos circundantes, que puede contribuir al dolor de cabeza después de consumir coca.

Por otro lado, el consumo de cocaína también puede llevar a cambios significativos en la presión arterial. Al aumentar la presión arterial se puede ejercer presión sobre los vasos sanguíneos y contribuir también al dolor de cabeza después de consumir coca.

Los cambios bruscos en la presión arterial son, en muchas ocasiones, desencadenantes de migrañas en algunas personas.

La deshidratación que provoca la cocaína es también otra de las posibles causas del dolor de cabeza después de consumir coca.

Un estudio ha revelado que el 3% de los usuarios de cocaína sufren fuertes dolores de cabeza después de consumir coca que a veces acaban, incluso, en hospitalización.

 

Dolor de cabeza después de consumir coca: las consecuencias del consumo

El consumo de cocaína provoca en serias consecuencias derivadas del mismo. El dolor de cabeza después de consumir coca que declaran muchos usuarios puede ser inofensivo o grave y motivo de hospitalización.

La cocaína, como hemos visto anteriormente, hace que se contraigan los vasos sanguíneos y esto lleva a que la sangre sea más propensa a formar coágulos. Si uno de estos coágulos se forma en la arteria carótida o cualquier otra arteria del cerebro, se puede sufrir un derrame cerebral.

Muchas de las personas que han sufrido estos derrames por el consumo de cocaína han declarado previamente haber sentido fuertes dolores de cabeza.

Sin embargo, el dolor de cabeza después de consumir coca no es la única consecuencia de la adicción a esta droga. Los efectos a corto plazo del consumo de cocaína, además del dolor de cabeza después de consumir coca, incluyen:

  • Insomnio
  • Comportamientos violentos e impulsivos
  • Ansiedad
  • Paranoias o brotes psicóticos
  • Taquicardias
  • Infarto
  • Derrame cerebral
  • Muerte súbita
  • Depresión

Estos son tan solo algunos de los efectos del consumo de coca a corto plazo. A largo plazo las consecuencias pueden ser fatales e irreversibles. Entre las consecuencias a largo plazo del consumo de coca se encuentran daños pulmonares, accidentes cerebrovasculares, perforación del tabique nasal, disfunciones sexuales y daños gastrointestinales, así como secuelas psicológicas y personales como trastornos de la personalidad, trastornos de la conducta, psicosis, aislamiento, psicosis, conflictos de pareja y familiares, pérdida empleo y del hogar, entre otras..

Tratamientos para la adicción a la cocaína

El dolor de cabeza después de consumir coca no es nada comparable con las terribles consecuencias que pueden experimentarse con el tiempo si no se abandona el consumo.

La adicción es una enfermedad que puede acabar con la vida del adicto, por ello, es necesario realizar un tratamiento adecuado de la mano de especialistas para poder superarla.

Aún no se ha hallado un medicamento que logre curar la adicción definitivamente. Para tratar la adicción de forma específica existe un tratamiento no farmacológico que lleva usándose más de 20 años y proporciona excelentes resultados: la Estimulación Magnética Transcraneal.

Estimulación Magnética Transcraneal

Este tratamiento aprobado por la Unión Europea cuenta con una tasa de éxito y efectividad altísimas.

De momento, es el único tratamiento disponible capaz de actuar sobre el verdadero origen de la adicción: la parte neurológica.

Es por ello por lo que con la EMTr se obtienen resultados en muy poco tiempo, desde los primeros días de tratamiento el paciente verá reducidas sus ganas de consumir y el síndrome de abstinencia o “mono”.

Esta revolucionaria técnica funciona a partir de una bobina que se coloca sobre el cráneo del paciente y emite ligeros estímulos electromagnéticos. Estos, de forma indolora, inciden en el cerebro y restauran los neurotransmisores y las zonas neuronales dañadas por la droga.

Esta es una técnica totalmente segura e indolora que, a diferencia de la medicación, no tiene efectos secundarios.

Además, la EMTr es un tratamiento ambulatorio que no requiere de ingreso, lo que permite al paciente mantener sus rutinas habituales, su vida y su trabajo.

En Newline somos un centro especializado en EMTr, el primero en España.

Gracias a nuestro equipo de psiquiatras con décadas de experiencia y una alta cualificación, llevamos años tratando con éxito a decenas de pacientes con problemas de adicción. Más de 200 personas han conseguido superar con nosotros su adicción de forma definitiva.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.