NewLife

Droga para anular la voluntad: más allá de la burundanga

Existen varias sustancias que tienen como efecto anular la voluntad de quien las toma. Un ejemplo muy conocido es la burundanga, esa poderosa sustancia que por lo general se asocia a delincuencia y el crimen. Sin embargo, existen otras sustancias que se pueden considerar droga para anular la voluntad. En este artículo se recogen algunas de las más importantes y sus efectos.

Drogas que anulan la voluntad

De los diferentes tipos de droga y sus efectos existe un grupo de sustancias o drogas para anular la voluntad. A veces, estas sustancias inhibidoras de la voluntad son utilizadas por atracadores o violadores para adormecer a la víctima. Con ello logran que esta no oponga resistencia y puedan llevar a cabo sus intenciones, por lo general, relacionadas con robos y agresiones sexuales.  

Los efectos de cualquier droga para anular la voluntad, además de somnolencia y laxitud, suelen incluir una amnesia posterior al episodio. Así, parece como si la persona hubiese estado anestesiada y, por lo tanto, no puede recordar nada de lo que le ha sucedido.

 

Solicita una consulta profesional gratuita

 

Burundanga: escopolamina

Como se ha indicado, la burundanga es la droga para anular la voluntad más conocida. Su nombre farmacológico es escopolamina, aunque también se la conoce como droga zombi. Estas son algunas de sus características: 

  • Esta sustancia fue aislada por vez primera en 1880, por el científico alemán Albert Ladenburg. Sin embargo, se cree que los hechiceros ya usaban la mandrágora para estos fines en la Edad Media. 
  • Se extrae de plantas de la familia de las solanáceas. Por ejemplo, el beleño, estramonio, escopolia y la mandrágora. Una de las plantas más conocidas de la que se puede extraer burundanga es el estramonio, común en España y América Latina.
  • La burundanga es una sustancia incolora, inodora e insípida. Puede administrarse por vía oral y cutánea. Actúa como depresor de las terminaciones nerviosas, anula la voluntad y borra la memoria. Los efectos pueden durar hasta dos horas.

GHB: ácido gammahidroxibutírico

Otra droga para anular la voluntad es el GHB, ácido gammahidroxibutírico, también conocido como éxtasis líquido. A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con el éxtasis (MDMA) ni cualquier otra sustancia similar a las anfetaminas.  

El GHB es un depresor del sistema nervioso central y se utilizó en la década de los 70 del pasado siglo como anestésico. Sin embargo, debido a sus efectos secundarios, fue retirado del mercado. En la actualidad se utiliza en casos muy concretos; por ejemplo, para tratar la narcolepsia. Estas son sus características: 

  • El GHB se encuentra en presentación con forma de polvo blanco o líquido incoloro e inodoro. Tiene un sabor ligeramente salado. En el mercado ilegal se encuentra en ampollas o viales y se suele mezclar con agua. Hacerlo con alcohol es muy peligroso. Su consumo podría llegar a provocar un coma o la muerte.
  • Esta sustancia tiene efectos impredecibles en cada persona. Por lo general, con dosis bajas, produce cierta euforia; pero con altas dosis puede tener efectos sedativos, lo que la convierte en una droga para anular la voluntad. Como en el caso de la burundanga, se utiliza para llevar a cabo robos o agresiones sexuales.
  • Se pueden sentir sus efectos a los 15 minutos de haber tomado la sustancia y pueden durar desde 1 y 3 horas. Como en el caso del alcohol, dependiendo de la cantidad que se tome de esta droga para anular la voluntad, los efectos serán diferentes: euforia, desinhibición, descoordinación, distorsión visual, relajación profunda, somnolencia…

Algunos jóvenes utilizan el GHB con propósitos recreacionales y es frecuente su consumo en discotecas o «raves». En EEUU, se puso de moda en las últimas décadas de siglo pasado entre los culturistas, gracias a su efecto anabolizante que logra una mejor definición muscular, pero se prohibió. 

Rohypnol: flunitrazapam

Existen también medicaciones hipnóticas, como el Rohypnol (flunitrazepam), otra droga para anular la voluntad. Forma parte de la familia de las benzodiacepinas y tiene un potente efecto hipnótico; pero también se usa en medicina como anticonvulsivante, sedante y relajante muscular.  

En EEUU es un medicamento que no se comercializa, ya que se utilizó en los 90 para cometer violaciones. Sin embargo, en Europa se puede adquirir en farmacias con receta médica.  

Los efectos de esta droga para anular la voluntad, cuyo uso prolongado genera dependencia, son frecuentes e importantes. La mayoría de personas admite sentir somnolencia. Frecuentemente provoca mareos, dolor de cabeza, desorientación, cambios en la libido, etc.

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.