NewLife

Drogas con alcohol: ¿qué puede suceder al mezclarlos?

Las drogas son, por sí mismas, sustancias altamente nocivas. Sin embargo, cuando se mezclan drogas con alcohol, su toxicidad y el riesgo que padecer efectos secundarios no deseados como una sobredosis, se multiplican.

Acudir a un centro de desintoxicación en Barcelona que trate de forma adecuada la adicción a las drogas, será fundamental para poder revertir daños y recuperar la salud.

 

¿Cómo actúa el alcohol en el cerebro?

Antes de hablar de los efectos y peligros que conlleva mezclar drogas con alcohol y cuáles son sus riesgos, es necesario explicar cómo actúa el alcohol en nuestro cerebro y organismo.

El alcohol, pese a ser una sustancia totalmente normalizada por la sociedad, es una droga altamente nociva.

Es una droga depresora del sistema nervioso central que actúa en un primer momento liberando en el cerebro una cantidad ingente de dopamina. Tras esta gran explosión de dopamina que genera efectos placenteros de desinhibición, relajación, placer y euforia, se da paso a los efectos contrarios.

Los efectos placenteros que genera el alcohol son muy breves, ya que el “subidón” de dopamina llega a un punto en que, aunque se siga ingiriendo alcohol, no seguirá aumentando y dará lugar al “bajón”

Pese a que el alcohol genere efectos placenteros y eufóricos en un primer momento, es una droga depresora que afecta ralentizando la actividad cerebral.

Algunos de los efectos depresores del alcohol “post-subidón” son: somnolencia, relajación excesiva, dificultad para hablar y problemas de coordinación.

Además, la velocidad a la que se consuma alcohol determinará lo eufórico o “colocado” que puede sentirse el consumidor. Si, además, mezclamos drogas con alcohol, estos efectos pueden multiplicarse y ser graves, peligrosos e incluso mortales.

 

 

Mezclar drogas con alcohol: ¿qué efectos tiene?

Para hablar del consumo de drogas con alcohol y los efectos que provoca, hay que tener en cuanta con qué tipo de droga se mezcla, ya que existen diferentes sustancias.

Las drogas estimulantes (como la cocaína, éxtasis o speed) hacen que las funciones del Sistema Nervioso Central se aceleren. Inicialmente provocan un efecto de gran energía y euforia. Estas drogas activan, hacen que te sientas más despierto y nervioso.

Estas drogas estimulantes contrarrestan con los efectos relajantes del alcohol, por lo que ambos efectos se anularán el uno al otro.

Es muy común entre los consumidores creer que, al anularse los efectos el uno al otro, esto significa que la sustancia “desaparece” o “baja” y se puede así seguir consumiendo. Al caer en este error, los consumidores continúan ingiriendo drogas con alcohol, multiplicando así su intoxicación, y con ella, los riesgos.

Además, es muy común al tomar drogas estimulantes con alcohol que se sufra deshidratación grave, náuseas y se generen daños en el corazón y el hígado.

Por otro lado, si se mezclan drogas con alcohol y estas son depresoras también (como el cannabis, la heroína o el GHB), se triplicarán los efectos sedantes, poniendo la vida en grave peligro.

 

Mezclar drogas con alcohol: ¿qué puede pasar?

Como hemos visto anteriormente, mezclar drogas con alcohol, dependiendo del tipo de droga que sea, puede generar un efecto u otro. Así mismo, los riesgos que supone dependerán de si la droga es estimulante o depresora.

Si se mezcla alcohol con una droga estimulante como la cocaína, existe un alto riesgo de sufrir una sobredosis, ya que el efecto de una contrarrestará al efecto de la otra y se necesitará consumir más. De esta forma se pueden llegar a consumir dosis muy elevadas sin que el cuerpo y el cerebro lo perciban, tomando más de lo que el cuerpo permite y no sabiendo cuando parar, dando lugar, por tanto, a una sobredosis que puede causar la muerte.

Por otro lado, si el alcohol se mezcla con una droga depresora como el cannabis, puede provocar excesiva somnolencia, alucinaciones y sedación que lleven al consumidor a quedarse inconsciente o sufrir un coma.

Incluso, al mezclar varias sustancias depresoras pueden detenerse las funciones del organismo provocando la muerte, ya que sus efectos se suman.

Además, el riesgo de desarrollar una adicción es mucho mayor cuando se combinan drogas con alcohol. La adicción es una enfermedad grave que puede provocar a su vez innumerables consecuencias y secuelas.

Es fundamental si se desarrolla una adicción detectarla a tiempo y realizar el tratamiento adecuado, de lo contrario, la vida del adicto sufrirá un grave peligro.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

La adicción a las drogas provoca daños físicos, psicológicos, fisiológicos y personales que destruyen por completo la vida del adicto. La mayoría de estos daños son reparables y reversibles y se realiza un tratamiento a tiempo.

De lo contrario, es posible que la adicción provoque consecuencias irreparables sobre la salud y la vida del adicto.

Esta compleja enfermedad hace que el adicto sea física y mentalmente dependiente y necesite consumir drogas diariamente o de forma muy recurrente.

El tratamiento más efectivo hasta el momento para la adicción es la Estimulación Magnética Transcraneal. Cuenta con una altísima efectividad y tasa de éxito sin ser invasiva ni perjudicial para la salud.

La EMTr está aprobada por la Unión Europea y lleva más de 20 años usándose como tratamiento para las adicciones y está aprobada por la Unión Europea. Actualmente es el único tratamiento que logra actuar sobre el verdadero origen de la adicción: la parte neurológica.

Por ello los resultados que se obtienen son casi inmediatos y a largo plazo. En tan solo una semana de tratamiento el paciente notará una drástica reducción en sus ganas de consumir, lo que facilitará enormemente la desintoxicación.

Colocando una bobina sobre el cráneo del paciente que emite ligeros estímulos electromagnéticos, se consigue alcanzar el cerebro de forma indolora y reparar sus neurotransmisores, así como las zonas neuronales dañadas.

La EMTr es una técnica totalmente segura y sin efectos secundarios.

Además es ambulatoria por lo que no se requiere de ingreso hospitalario y el paciente podrá tratarse cómodamente y continuar con su vida y rutina habituales.

En Newline somos un centro especializado en el tratamiento de adicciones con EMTr, el primer centro especializado en esta técnica en España.

Gracias a contar con un excelente equipo de psiquiatras que lleva a sus espaldas décadas de experiencia, hemos podido tratar con éxito hasta el día de hoy a más de 300 personas.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.