NewLife

Efectos del éxtasis y cómo detectar su consumo

El éxtasis es una metanfetamina también conocida como MDMA que se ha convertido en una de las drogas más populares consumidas en contextos recreativos. Los efectos del éxtasis son principalmente estimulantes y puede presentar consecuencias graves para la salud del consumidor.

El éxtasis o la “droga del amor”: historia de su introducción

Lo que hoy se conoce como éxtasis fue sintetizado por primera vez en un laboratorio a principios del siglo XX, generando el compuesto metilsafrilaminico.

Durante las décadas de 1970 y 1980 fue utilizado en el contexto de la psicoterapia por algunos doctores, al considerar que suponía una mejora en la comunicación para algunos pacientes, aunque su valor terapéutico no ha sido comprobado en ensayos clínicos formales.

No obstante es a partir de los años 90 cuando los efectos del éxtasis comienzan a atraer a muchas personas hacia esta sustancia y el público general comienza a conocer la “droga del amor”.

De acuerdo al World Drug Report elaborado en 2019 por las Naciones Unidas, la demanda y oferta de éxtasis creció entre los años 1998 – 2007, aunque su oferta disminuyó en la siguiente década, debido a la falta de precursores para su elaboración en el mercado.

 

Solicita una consulta profesional gratuita

 

Los principales efectos del éxtasis

El éxtasis o MDMA suele consumirse en forma de pastilla, a las que se les pueden añadir otros compuestos como cafeína, ketamina o compuestos alucinógenos. No obstante, el MDMA también puede aparecer en forma de pequeños cristales. En cualquier caso, el modo de consumo es principalmente oral, y los efectos del éxtasis suelen aparecer entre 30 y 45 minutos después de su consumo. Destacan los siguientes:

Un poderoso efecto estimulante

Al igual que otras anfetaminas, esta droga es capaz de mantener despierto a quien lo consume durante horas e impulsarlo a incrementar su actividad física. De aquí que el éxtasis sea especialmente popular en un contexto festivo.

Los efectos del éxtasis lo clasifican como uno de los estimulantes del sistema nervioso central más potente, al igual que la cocaína y sus efectos. A diferencia de esta sustancia, en el caso del éxtasis aparecen sensaciones táctiles y visuales que lo han bautizado como la “droga del amor”.

Hipertensión e hipertermia

Los efectos del éxtasis se producen por la alteración de la química cerebral y la liberación de serotonina. Esta sensación resulta especialmente placentera pero sus efectos adversos en la salud del usuario pueden ser graves, siendo los más comunes la aparición de hipertensión e hipertermia. En este sentido, es común también la aparición de convulsiones y conmoción psicomotora, que es posible observar a simple vista en quien ha consumido esta sustancia.

Deshidratación

El éxtasis provoca una fuerte deshidratación en el usuario. Es común observar a los consumidores bebiendo agua de forma constante para paliar su sed. Si en vez de agua se consumen bebidas alcohólicas, los efectos del éxtasis pueden multiplicarse y agravarse, al igual que ocurre con la combinación entre alcohol y cocaína.

Bruxismo

Es común entre los efectos del éxtasis la aparición del rechinar de dientes o bruxismo. Se trata de movimientos de la mandíbula que pueden ser más o menos intensos dependiendo de la tolerancia del sujeto a esta sustancia.

Efectos psicotóxicos graves

El éxtasis o MDMA supone una sustancia peligrosa respecto a sus efectos psicotóxicos, pues es capaz de desencadenar cuadros psicóticos.

De igual manera, las secuelas del consumo de éxtasis al día siguiente pueden incluir la aparición de síntomas depresivos o de una sensación de aislamiento o ansiedad en el sujeto.

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.