NewLife

El alcohol y las drogas: ¿qué efectos tiene mezclar ambas sustancias?

El alcohol y las drogas son sustancias altamente perjudiciales por separado, pero, si se mezclan, la toxicidad se multiplica, llegando a ser una combinación mortal.

La adicción que crean el alcohol y las drogas debe tratarse adecuadamente en un centro de desintoxicación en Barcelona que ofrezca las medidas adecuadas.

 

El alcohol y las drogas: ¿qué tienen en común?

Muchos consideran al alcohol una sustancia inocua e inofensiva que no provoca daños en la salud ni causa dependencia. Sin embargo, la realidad es otra muy diferente, el alcohol es una droga más que, además, puede provocar fácilmente una dependencia.

Si algo tienen en común el alcohol y las drogas es su alto poder adictivo. Este poder adictivo se debe a que, en ambos casos, cuando se consume de forma recurrente se produce una profunda alteración neuroquímica en el cerebro que da lugar al desarrollo de una adicción.

La adicción es una enfermedad muy compleja, no es un vicio. Esta patología se origina en el cerebro como consecuencia del abuso del alcohol y las drogas.

El alcohol y las drogas provocan, al comienzo, sensaciones efímeras de placer y euforia. Esto se debe a que ambas hacen que se libere una gran cantidad de dopamina en el cerebro, que es el neurotransmisor responsable de regular funciones como la motivación y el placer.

Sin embargo, al consumir el alcohol y las drogas recurrentemente, el sistema dopaminanérgico se termina atrofiando hasta que, finalmente, el cerebro pierda la capacidad de sentir placer sin estimulantes. El cerebro no dispondrá de la cantidad suficiente de dopamina y se deteriorará su funcionamiento.

Esto hará que el consumidor empiece a necesitar recurrir a el alcohol y las drogas de nuevo para sentirse bien.

Además, a medida que se consume se desarrolla mayor tolerancia a estas sustancias, lo cual provocará que las dosis consumidas inicialmente dejen de hacer efecto y tengan que aumentarse.

 

 

El alcohol y las drogas: ¿qué efectos tiene esta combinación?

Por separado, el alcohol y las drogas son ambas sustancias muy perjudiciales para la salud, sin embargo, si se combinan, su toxicidad aumenta drásticamente.

Los efectos de mezclar el alcohol y las drogas son extremadamente peligrosos y pueden provocar graves consecuencias físicas y mentales. La combinación de estas sustancias potencia los efectos de cada una de ellas, lo que puede derivar en una intoxicación severa e incluso provocar la muerte.

Dependiendo de la droga con la que se consuma el alcohol, los efectos serán unos u otros. Es decir, el alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso central, si se mezcla con otra droga depresora (como el cannabis, los opiáceos o pastillas tranquilizantes), los efectos depresores se multiplicarán, poniendo la vida en peligro.

Mezclar el alcohol y las drogas depresoras puede causar gran somnolencia, depresión respiratoria, fuertes efectos sedantes y ralentizar la actividad cerebral.

Por otro lado, si se combinan el alcohol y las drogas estimulantes del sistema nervioso como la cocaína, los efectos de una sustancia anularán los efectos de la otra. Esto supone un gran riesgo ya que la intoxicación no se reduce, solo los efectos, por tanto, el consumidor se verá con la capacidad de seguir consumiendo sin límites y aumentará notablemente el riesgo de sobredosis

Además, al mezclarse en el organismo el etanol con la cocaína el cuerpo genera una sustancia mucho más tóxica llamada cocaetileno.

El cocaetileno es un metabolito que se genera en el hígado al metabolizarse ambas sustancias y posee una alta toxicidad que puede causar la muerte súbita.

Además, mezclar el alcohol y las drogas, sean del tipo que sean, aumenta el riesgo de accidentes automovilísticos, aumenta los comportamientos violentos, puede llevar a desarrollar enfermedades hepáticas graves como cirrosis, aumentar el riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad, depresión y trastornos psicóticos, además de empeorar los síntomas de enfermedades mentales ya existentes.

 

¿Existen tratamientos para la adicción al alcohol y las drogas?

La adicción es una enfermedad crónica y compleja para la que aún no se ha encontrado una cura. Sin embargo, existen tratamientos muy eficaces para dejar de consumir.

Hay medicamentos que alivian los síntomas del síndrome de abstinencia de las drogas y ayudan, por tanto, a sobrellevarlo. También existe medicación específica que ayuda a dejar de beber alcohol como el disulfiram, el acamprosato y la naltrexona. Estos medicamentos son útiles para lograr detener el consumo, pero no curan la adicción y hay que tener en cuenta sus efectos secundarios.

Por otro lado, realizar psicoterapia o asistir a grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos ha demostrado dar muy buenos resultados.

El psicoterapeuta le brinda al adicto herramientas para aprender a lidiar con la ansiedad que provoca la abstinencia, le ayuda a manejar el estrés y a identificar las situaciones que le provocan más ganas de consumir. En los grupos de apoyo el adicto encontrará una red de confianza y comprensión con personas en sus mismas circunstancias.

El último de los tratamientos disponibles para superar la adicción a el alcohol y las drogas es la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

El tratamiento innovador que ofrecemos en Newline para tratar la adicción al alcohol y las drogas es altamente efectivo. Se trata de la Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr). Por más de 20 años esta técnica ha demostrado su alta eficacia en el tratamiento de las adicciones, contando  ya con la aprobación de la Unión Europea.

La EMTr es la alternativa más segura a la medicación tradicional, a diferencia de esta no presenta efectos secundarios.

Consigue resultados en muy poco tiempo debido a que actúa directamente sobre la raíz de la adicción, es decir, sobre su parte neurológica. Tras pocos días de tratamiento los pacientes experimentan una disminución significativa en su deseo de consumir el alcohol y las drogas.

El tratamiento con EMTr funciona mediante una bobina que es colocada sobre el cráneo del paciente y emite ligeros estímulos electromagnéticos. Estos inciden en el cerebro de forma indolora y reparan los neurotransmisores alterados y las zonas neuronales dañadas.

Una de las grandes ventajas de la EMTr es que se realiza de forma ambulatoria, lo que significa que los pacientes pueden continuar con su vida normal mientras realizan el tratamiento de forma cómoda y discreta, sin necesidad de ingresar en un centro.

En Newline, somos el primer centro especializado en España en el uso de esta técnica, pioneros en la aplicación de la EMTr para el tratamiento de las adicciones.

Nuestro equipo de psiquiatras cuenta con décadas de experiencia y está altamente cualificado, por lo que ya hemos logrado tratar con éxito a más de 300 personas hasta la fecha.

Si tú o un ser querido estáis sufriendo dependencia al alcohol y las drogas, la Estimulación Magnética Transcraneal puede ser la solución. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos y asesoraremos encantados para poder acompañarte en el camino hacia la desintoxicación.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.