NewLife

Emociones negativas: qué son, por qué aparecen y cómo evitarlas

Las emociones negativas son aquellas que todas las personas podemos experimentar cuando, por nuestra cabeza, circulan pensamientos de carácter igualmente negativo. Los pensamientos suelen asociarse a un tipo de emociones concretas, y esa es la clave por la que, en muchos casos, se puede actuar para revertir aquellos que están perjudicando a la persona. 

Cambiar las emociones negativas cambiando los pensamientos

Si una persona tiene pensamientos negativos, es decir, que siente que es una alguien incapaz, a la que no le sale nada bien en su vida, que no sirve y, por lo tanto, tiene esta clase de razonamientos de tipo autodespreciativo, sus emociones serán negativas, y por lo tanto se sentirá triste, sola e igualmente incapaz. Por lo tanto, un elemento importante en la psicoterapia es ayudar a la persona a que pueda modificar el tipo de pensamientos y, por lo tanto, también el tipo de emociones que tiene. 

Terapia para reemplazar pensamientos negativos

Muchas personas tenemos un estilo de pensar que se asocia a unas emociones, y que se tienen de manera automática. Hay personas que, de manera automática, siempre son positivas y optimistas ante las diferentes circunstancias de la vida. También hay otras que, por el contrario, siempre son pesimistas y ven la botella medio vacía. 

Cuando una persona se acostumbra siempre a pensar y sentir de una manera, esto se convierte en un automatismo y se llega a cronificar. Por lo tanto, la terapia a lo que ayuda es a que las personas reemplacen estos pensamientos y emociones automáticas asociadas, por otras más saludables y adaptativas

 

IC - Texto - Consulta tu caso con un especialista

 

La Terapia Conductivo Conductual

El tipo de tratamiento más efectivo para revertir estos automatismos de pensamiento negativo es la Terapia Conductivo Conductual (TCC). Se trata de un efectivo conjunto de acciones que se emplean para una amplia diversidad de situaciones, que van desde el control de síntomas de enfermedad mental hasta el aprendizaje de técnicas para saber llevar mejor sucesos de la vida de las personas causantes de estrés. Entre medias, se utiliza también como alternativa a los fármacos en casos de enfermedades mentales en las que éstos no sean aconsejables, para afrontar situaciones de traumas emocionales y pérdida, para encontrar mejores formas para comunicación interpersonal o incluso para controlar ciertos síntomas físicos crónicos. 

Habilidades para reconocer situaciones de consumo y recaída

La Terapia Conductivo Conductual es uno de los tratamientos para curar la adicción a la cocaína  que más se utiliza. Su principal objetivo es el de evitar que se produzcan recaídas en el consumo en personas que están en proceso de abandonarlo de manera definitiva, lo que conllevaría sentimientos y emociones negativas que, a su vez, podrían favorecer un nuevo consumo posterior. Uno de sus puntos más efectivos es el de proporcionar al consumidor herramientas mentales que le ayuden a identificar aquellas situaciones en las que existen más posibilidades de que vuelva a recaer en el consumo de la droga. Además se enseña a la persona a poner en marcha habilidades para conseguir una la abstinencia a largo plazo en el tiempo. Es común que la TCC se emplee junto a otros tratamientos con el fin de aumentar los beneficios de ambos.

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.