NewLife

Esquizofrenia por porros: no es una leyenda urbana

Es habitual que muchas personas con adicción al cannabis busquen cómo dejar de fumar marijuana, ya que el consumo frecuente de esta droga provoca innumerables consecuencias, entre ellas, la esquizofrenia por porros.

 

¿Qué es el cannabis?

El cannabis es una droga psicotrópica que se consume principalmente fumada y se obtiene de la planta Cannabis Sativa.

Esta sustancia, cuyo principal compuesto psicoactivo es el THC, es una gran depresora del sistema nervioso.

Son millones las personas que consumen cannabis al rededor del mundo y que comienzan en su gran mayoría en la adolescencia y temprana juventud.

El gran problema de comenzar tan temprano es que el cerebro no se ha terminado de desarrollar y el THC que compone el cannabis puede interferir en el proceso y deteriorar las capacidades de la persona, así como desarrollar trastornos como la esquizofrenia por porros.

Según un estudio realizado en 2003 el 30% de los españoles mayores de 15 años, reconocía haberla consumido alguna vez en su vida. Y según una encuesta de Monitoring the Future, en 2022 más del 6% de estudiantes en EEUU declaraba fumar a diario.

 

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que pertenece al grupo más amplio de trastornos mentales que engloba la psicosis.

Esta enfermedad mental puede ser hereditaria, de hecho, aumentan hasta 10 veces las posibilidades de desarrollo cuando algún familiar la tiene.

Pero la herencia genética no es el único factor para desarrollar esquizofrenia, aunque si es cierto que la predisposición genética desempeña un papel fundamental, es muy frecuente que se desarrolle esquizofrenia por porros u otras sustancias psicoactivas.

La esquizofrenia cursa con alucinaciones auditivas y/o visuales, alteración del comportamiento, pensamiento desorganizado y trastorno del pensamiento. Todos estos síntomas son muy incapacitantes y requieren tratamiento.

 

Efectos secundarios de los porros

Los efectos secundarios de los porros son múltiples y pueden ir de leves a muy graves e irreversibles como desarrollar esquizofrenia por porros.

Dependiendo de la frecuencia, la cantidad consumida, y la alta o baja sensibilidad que se tenga al THC, los efectos secundarios que causa el cannabis variarán, dependiendo también de factores como la genética del consumidor, su edad etc.

Hay quienes asegurar que, tras consumir cannabis, han sentido que su ansiedad se reducía, mientras que otros consumidores sienten que empeora notablemente.

Además, el THC tiene efectos psicotrópicos que alteran la percepción, alejando al que lo consume de la realidad y siendo así más proclive a desarrollar esquizofrenia por porros.

El THC es también el causante de que se desarrolle una adicción y se sufran efectos secundarios tales como:

  • Depresión
  • Empeoramiento de la ansiedad
  • Problemas en la memoria y el aprendizaje
  • Irritabilidad, agresividad y cambios de estado de ánimo
  • Dificultad para concentrarse
  • Psicosis o esquizofrenia por porros
  • Problemas gastrointestinales
  • Problemas cardiovasculares como taquicardias y arritmias
  • Problemas respiratorios como bronquitis o cáncer de pulmón

 

Esquizofrenia por porros: no es una leyenda urbana

El 3,5% de la población española ha sufrido o sufren brotes psicóticos, un trastorno mental que, al igual que la esquizofrenia, se caracteriza por la pérdida de la realidad y las alucinaciones. De estos casos, el 1% acabará transformando esa psicosis en esquizofrenia, un trastorno más grave y crónico que les condicionará toda la vida y alterará sus funciones cerebrales, su conducta y sus emociones.

La esquizofrenia por porros está absolutamente relacionada y se sabe con certeza que estos influyen en el desarrollo de esta patología.

Lo que aún se está estudiando es si en la esquizofrenia por porros, esta droga es un mero desencadenante cuando ya existe una predisposición genética o si, por el contrario, es esta sustancia la que provoca la enfermedad.

En cualquier caso, el consumo de cannabis está directamente relacionado con la esquizofrenia por porros y los usuarios de esta sustancia serán mucho más propensos a desarrollar la enfermedad, especialmente si han iniciado el consumo en edades tempranas cuando el cerebro y el sistema nervioso no han terminado de desarrollarse.

 

Esquizofrenia por porros: ¿por qué sucede?

Según varios estudios, la esquizofrenia por porros es provocada por la disfunción del receptor del glutamato, el NMDAR. Esta disfunción hace que la transmisión de la dopamina aumente, algo que está presente en la psicosis y la esquizofrenia por porros.

La dopamina es la principal implicada en la relación entre la esquizofrenia y el cannabis.

Algunas investigaciones han demostrado que, los consumidores de cannabis que tienen una variante determinada del gen encargado de codificar la enzima que afecta las señales de dopamina (AKT1), tienen un riesgo mayor de sufrir psicosis y desarrollar esquizofrenia por porros, concretamente, el riesgo es 7 veces más alto.

El abuso del cannabis o su consumo de forma frecuente o cotidiana, favorece que se desate un brote psicótico y, posiblemente, que este de lugar a esquizofrenia por porros, algo irreversible.

 

Tratamiento para la adicción a los porros

Para evitar desarrollar esquizofrenia por porros, así como otros múltiples efectos secundarios, lo primordial es tratar la adicción.

El cannabis posee un enorme poder adictivo debido, principalmente, al THC. No todo el que fuma porros desarrolla una adicción, pero cuanto más se fume, mayores serán las probabilidades.

No se ha encontrado de momento un tratamiento farmacológico para curar la adicción a los porros o a otras sustancias. Pero sí se suelen recetar medicamentos para tratar los síntomas del síndrome de abstinencia o los efectos secundarios concretos que se desarrollen como pueden ser la ansiedad, la depresión o la esquizofrenia por porros.

Pese a que no exista aún una cura definitiva para la dependencia, sí están disponibles tratamientos que ayudan a superarla como la psicoterapia o la EMTr.

 

Estimulación Magnética Transcraneal para la adicción a los porros

La Estimulación Magnética Transcraneal es la última y más revolucionaria técnica para tratar las adicciones como la adicción a los porros.

Este tratamiento tan innovador como efectivo, lleva usándose ya 20 años para tratar las adicciones y otros trastornos como la depresión o el TOC, y está aprobado por la Unión Europea, que avala su altísima tasa de éxito.

La EMTr es un tratamiento seguro e indoloro que funciona es a través de ligeros estímulos electromagnéticos que se aplican sobre el cráneo del paciente y que inciden en el cerebro. Una vez alcanzado el cerebro, estos estímulos logran reparar las redes neuronales necesarias y el funcionamiento de neurotransmisores como la dopamina que han sido alterados por la adicción.

Al abordarse el problema desde la raíz, se consiguen obtener resultados desde la primera semana de aplicación del tratamiento, reduciendo el “craving” o “mono”.

A diferencia de la medicación, la EMTr no tiene efectos secundarios y, además, es ambulatoria, ventaja que permite al paciente tratarse mientras continúa con su vida y su rutina diaria.

En Newline atendemos cada día a pacientes que padecen adicciones, entre ellas adicción al cannabis, y que, desde hace años intentan superarlas. Llegan tras probar múltiples tratamientos poco efectivos o tras intentar superar la adicción por su cuenta sin conseguirlo. Con la EMTr estos pacientes logran superar su adicción con éxito y mejoran muy rápidamente.

En Newline hemos tratado con éxito ya a más de 200 pacientes con problemas de adicción y somos el primer centro especializado en España en el uso de la EMTr.

 

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.