NewLife

Ketamina para la depresión: ¿es segura?

La ketamina es conocida por ser un anestésico veterinario y una droga recreativa para muchos usuarios. Sin embargo, la ketamina para la depresión es también utilizada en determinados casos. ¿Quieres saber cómo funciona y cuándo se recomienda usarla? ¡Te contamos en este artículo cuál es el mejor tratamiento para la depresión!

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad grave y extremadamente compleja que puede afectar a cualquier individuo sin importar su género, edad o estatus socioeconómico. Es padecida por millones de personas en todo el mundo y se caracteriza principalmente por cursar con un profundo y arraigado sentimiento de tristeza. Este sentimiento de tristeza puede ir acompañado de otros síntomas como apatía generalizada, cansancio, baja autoestima, cambios en el apetito y dificultades para conciliar el sueño.

Es importante hacer hincapié en que, a diferencia de lo que aún muchos creen y del estigma que aún recae sobre esta enfermedad, la depresión no es equivalente en absoluto a sentirse triste.

La tristeza es una emoción natural en los seres humanos, mientras que la depresión es una enfermedad real que requiere tratamiento y ayuda profesional.

Superar la depresión no es tan sencillo como tener una actitud positiva o fuerza de voluntad, esta creencia hace que recaiga culpa sobre el afectado en lugar de entender que la depresión es una enfermedad compleja que requiere de un tratamiento adecuado y no solo de esfuerzo personal.

Es esencial realizar un tratamiento adecuado para combatir la depresión ya que, si no se trata, esta enfermedad puede tener un impacto severo y prolongado en la vida de quienes la padecen, dificultando así su funcionamiento diario, sus relaciones sociales y poniendo incluso en riesgo su vida.

Las causas de la depresión aún se desconocen con exactitud, además, cada caso es distinto. La depresión es una enfermedad con origen multifactorial y que puede desarrollarse, dependiendo de la persona, por motivos muy diversos.

Se sabe que pueden influir factores genéticos, neuroquímicos y ambientales. Es decir, las personas con antecedentes familiares de depresión pueden tener una mayor predisposición genética a padecerla.

Así mismo, los desequilibrios químicos en el cerebro como los niveles bajos de serotonina y dopamina o su mal funcionamiento, así como factores ambientales tales como vivir experiencias traumáticas, el estrés o la pérdida de un ser querido, también pueden contribuir al desarrollo de la depresión.

 

 

Ketamina para la depresión: ¿cómo actúa?

La ketamina es un anestésico empleado desde hace décadas en la medicina para inducir la anestesia a personas y animales. Es también una droga utilizada de forma recreativa por algunos usuarios que reportan efectos eufóricos, de distorsión auditiva, disociación y falta de coordinación.

Sin embargo, en los últimos años, se ha descubierto que esta sustancia también tiene propiedades antidepresivas. La ketamina para la depresión se diferencia de los antidepresivos convencionales en que estos últimos pueden tardar semanas o meses en dar resultados, mientras que la ketamina para la depresión tiene un efecto rápido y positivo en el alivio de los síntomas.

La forma en que funciona y actúa la ketamina para la depresión aún no se conoce con exactitud. Sin embargo, se cree que esta sustancia bloquea ciertos receptores en el cerebro, lo que lleva a un aumento en la liberación de determinados neurotransmisores asociados con la depresión.

La ketamina para la depresión aumenta la conexión entre neuronas y favorece un mejor estado anímico.

Una de las características más interesantes de la ketamina para la depresión, como se ha mencionado anteriormente, es su rápida acción antidepresiva. Mientras que los antidepresivos tradicionales tardan semanas o meses en hacer efecto, la ketamina comienza a aliviar los síntomas depresivos en pocas horas.

Por ello, la ketamina para la depresión se utiliza únicamente en situaciones de emergencia en las que los pacientes están en riesgo de suicidio.

Es importante señalar que la ketamina para la depresión no es un tratamiento a largo plazo sino un recurso para situaciones extremas.

 

Ketamina para la depresión: ¿es segura?

La ketamina, como se ha mencionado anteriormente, no es un tratamiento a largo plazo para la depresión. Los efectos de la ketamina para la depresión son rápidos pero suelen ser temporales, durando pocos días o, en otros casos, pocas semanas. Por lo tanto, se ha utilizado y se utiliza principalmente como una opción de tratamiento para aquellos que no responden a otros tratamientos para la depresión y se encuentran en una situación crítica, necesitando por tanto una mejoría rápida de los síntomas.

No es recomendable usar la ketamina para la depresión como tratamiento principal ya que esta sustancia posee un alto poder adictivo y provoca, además, innumerables efectos secundarios.

Entre los efectos secundarios perjudiciales que puede provocar la ketamina se encuentran:

  • disociación
  • alucinaciones
  • Ataques de pánico y ansiedad
  • aumento de la presión arterial.
  • Problemas respiratorios
  • Dependencia
  • Convulsiones
  • Derrames
  • Coma

Por esta razón, la administración de ketamina para la depresión debe ser siempre supervisada por un médico profesional en un entorno seguro y adecuado.

 

Estimulación Magnética Transcraneal vs Ketamina para la depresión

En Newline, ofrecemos un enfoque no farmacológico para tratar la depresión: la Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr). Esta técnica, a diferencia de la ketamina para la depresión, no provoca efectos secundarios y es totalmente segura.

Está aprobada por la Unión Europea y lleva más de 20 años demostrando una alta tasa de éxito y efectividad.

Consiste en colocar una bobina en la cabeza del paciente, que emite suaves estímulos electromagnéticos. Estos estímulos actúan en el cerebro de manera indolora, ayudando a reparar las áreas neuronales dañadas y restableciendo el equilibrio neuroquímico.

Una de las ventajas destacadas de la EMTr es su rapidez para obtener resultados en pocos días.

Mientras que los medicamentos pueden tardar mucho tiempo en hacer efecto, con la EMTr los pacientes aseguran que notan en una semana una mejora notable en su estado de ánimo. Esto se debe a la capacidad de la técnica para actuar directamente en el origen neurológico de la depresión.

Además, la EMTr se realiza de forma ambulatoria, lo que significa que los pacientes pueden tratarse con total comodidad y continuar con su rutina diaria y su trabajo durante el tratamiento.

En Newline, somos el primer centro en España especializado en el uso de esta técnica. Nuestro equipo de psiquiatras con décadas de experiencia ha ayudado con éxito, hasta ahora, a más de 300 personas.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.