NewLife

La cocaína y su relación con el alcohol

La relación entre alcohol y drogas es antigua, y el consumo de ambas sustancias está muy ligado, especialmente cuando se trata de un ‘consumo social’.

La cocaína es una droga estimulante profundamente adictiva que produce euforia, aumento de energía y actúa como un estimulante del sistema nervioso central. El alcohol, por lo contrario, es un depresor del sistema nervioso central. Los adictos mezclan las dos sustancias para contrarrestar los efectos secundarios desagradables de cualquiera de las dos. Incluso, algunas personas tienen la creencia de que el consumo de alcohol prolonga los efectos del consumo de cocaína. A continuación conoceremos en detalle cuál es la relación entre el alcohol y las drogas.

Ingerir alcohol y drogas al mismo tiempo

Según un estudio realizado por la Universidad de Florida y el Centro de Investigaciones de Adicciones y Educación de Gainsville, el 70% de las personas que consumen cocaína ingieren alcohol al mismo tiempo. Las razones para combinar ambas sustancias incluyen una disminución de la sensación de embriaguez, una intensificación de la euforia que produce la cocaína y un alivio de los síntomas no deseados del ‘bajón’ de la sustancia blanca.

¿Cuáles son los riesgos de mezclar cocaína con alcohol?

La cocaína puede parecer un gran aliado del alcohol, sin embargo genera graves riesgos asociados para la salud que deben ser tenidos en cuenta:

Peligro de muerte súbita

Un estudio publicado por el Drug Abuse Warning Network (DAWN) de Estados Unidos destacó que el uso simultáneo de alcohol y la cocaína aumenta el riesgo de la muerte súbita de un 18 a un 25%, principalmente debido a sus efectos cardiotóxicos.

Intoxicación por alcohol

Algunos adictos creen que pueden seguir bebiendo durante más tiempo porque no sienten los efectos del alcohol. Si bien la cocaína agudiza sus sentidos, a la vez aumenta las probabilidades de una intoxicación por alcohol.

Generación de cocaetileno

Cuando el alcohol y drogas como la cocaína se metabolizan en el hígado se genera cocaetileno, una molécula con propiedades similares a la cocaína, pero que permanece más tiempo en la sangre y acrecienta el riesgo de daño hepático y de disfunción del sistema inmunológico. Las consecuencias de la producción de cocaetileno en el corazón pueden incluir infarto de miocardio o infarto de miocardio con dolor cardíaco; infarto cerebral o muerte de los vasos sanguíneos y del tejido cerebral; hemorragia intracraneal, cardiomiopatía y arritmia cardíaca, que puede contribuir a un ataque cardíaco posterior.

Problemas cardíacos

La combinación de cocaína y alcohol da lugar a problemas cardiacos, ya que el ritmo cardíaco y la presión arterial se elevan más de lo que lo harían debido a la ingesta solo de cocaína. Pueden producirse hipertrofia, disfunción contráctil y dilatación de ambos ventrículos, infarto, fibrosis focal y muerte súbita.

Otros peligros asociados con el consumo de alcohol y drogas como la cocaína

Existen numerosos problemas psicológicos asociados al consumo conjunto de cocaína y alcohol, y son abundantes los trabajos de investigación que avalan esa correlación. Dos de los más conocidos son el aumento de la probabilidad de cometer suicidio, y el incremento de la aparición de problemas de salud mental.   

Riesgo elevado de suicidio

Un estudio realizado por la Universidad de Brown en 2016 encontró un vínculo entre el consumo consumo combinado de alcohol y drogas como la cocaína y el riesgo de suicidio basado en una muestra de personas que ingresaron en la sala de emergencias por abuso de sustancias. Aquellas que mezclaron cocaína y alcohol fueron las más propensas a intentar suicidarse hasta un año después de haberse tratado en la sala de emergencia y, de las 874 personas atendidas, 195 intentaron suicidarse al menos una vez.

Delincuencia y deterioro

La dependencia concurrente del alcohol y la cocaína se correlaciona con una mayor participación en actividades delictivas, además de con un deterioro en el desempeño de las tareas neuroconductuales y neurocognitivas.

Newline, junto a las personas que desean recuperar su vida

Las personas que quieren llevar a cabo un tratamiento por el consumo combinado de alcohol y drogas como la cocaína se enfrentan una serie de desafíos muy exigentes. Desde Newline nos ponemos a la disposición de todas aquellas personas que deseen recuperar su vida para ayudarles abordar los problemas mentales concurrentes, ya sea de depresión, trastornos de personalidad, o ansiedad, que pueden haber provocado la adicción a ambas sustancias.

 

Solicita una consulta profesional gratuita

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.