NewLife

Litio y depresión: descubre lo que este metal puede hacer por tu salud

En estos últimos años ha adquirido gran popularidad la asociación de litio y depresión, sin embargo, existe un gran desconocimiento alrededor de este tratamiento.

Te contamos todo sobre litio y depresión en este artículo y, además, de desvelamos cuál es el mejor tratamiento para la depresión.

 

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad grave y compleja que muchas veces es estigmatizada y poco entendida socialmente. A menudo este trastorno es confundido con simple tristeza, pero en realidad son dos cosas muy diferentes y deben distinguirse. Mientras que la tristeza es una emoción natural y pasajera, la depresión es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Aunque el sentimiento de profunda tristeza es el principal síntoma de la depresión, no es el único ni necesariamente tiene por qué cursar con este síntoma.

Otros de los posibles síntomas de la depresión incluyen falta de energía, pérdida de motivación, fatiga, baja autoestima, trastornos del sueño, dificultad para concentrarse y cambios en el apetito.

A diferencia de la tristeza, la depresión no siempre tiene una causa definida. Sus raíces aún no se comprenden completamente, pero se cree que es una enfermedad multifactorial influenciada por distintos motivos como factores genéticos, desequilibrios químicos en el cerebro (como los neurotransmisores dopamina y serotonina) y experiencias traumáticas.

Dado que la depresión es una enfermedad y no solo una emoción, es fundamental abordarla de manera adecuada y buscar ayuda profesional. Si no se trata de manera adecuada puede tener un impacto significativo y negativo en la vida de quienes la padecen, afectando a sus relaciones personales, su desempeño laboral, la realización de tareas cotidianas y su autoestima.

Afortunadamente, existen diferentes opciones de tratamiento disponibles para superar la depresión, entre ellas el uso de medicamentos, que es el enfoque más común. Entre estos medicamentos se ha vuelto muy popular el uso de litio y depresión.

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

 

Litio y depresión: ¿qué es el litio?

Antes de hablar de litio y depresión, es necesario aclarar qué es el litio.

El litio es un elemento químico que pertenece al grupo de los metales alcalinos y ocupa el tercer puesto en la tabla periódica.

Es un elemento de gran versatilidad que posee múltiples propiedades y tiene diversos usos gracias a sus características únicas. Este metal fue descubierto en 1817 por el químico Johan August Ar- fwedson, sin embargo, fue la compañía Sony la que, en 1990 provocó un enorme éxito mundial alrededor del litio gracias al lanzamiento de la primera batería recargable hecha con este metal.

Una de las principales y más conocidas aplicaciones del litio es precisamente esta, las baterías recargables.

Las baterías de litio tienen una alta densidad de energía y son muy eficientes, lo que las hace idóneas para dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, ordenadores portátiles o coches eléctricos.

Además de usarse para la fabricación de baterías, el litio tiene otro sinfín de aplicaciones: se utiliza en la industria de la cerámica como esmalte, en la producción de productos químicos, en ma fabricación de vidrios, lubricantes, medicamentos…

Una de las aplicaciones más importantes y revolucionarias del litio es en el tratamiento de trastornos del estado de ánimo como la depresión. Cuando se habla de litio y depresión se hace referencia a los medicamentos que contienen litio y pueden estabilizar el estado de ánimo reduciendo los síntomas de la enfermedad.

 

Litio y depresión: ¿cómo actúa?

Son cada vez más las personas que asocian litio y depresión y que conocen este metal por su aplicación para regular el estado de ánimo.

Esto se debe a que alrededor de 1870 comenzó a usarse el litio como tratamiento para el trastorno bipolar. Un poco más tarde comenzó el uso de litio y depresión para reducir los síntomas depresivos.

Aún no se comprende completamente el mecanismo exacto de acción de litio y depresión, pero se cree que el litio actúa de varias formas para ayudar a aliviar los síntomas. Algunos de los posibles mecanismos de acción de litio y depresión, son:

1. Regulador del estado de ánimo: se cree que el litio actúa como un estabilizador del estado de ánimo al equilibrar ciertos neurotransmisores cerebrales. Por ejemplo, se sabe que ayuda a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, principal neurotransmisor implicado en el estado de ánimo.

2. Protección neuronal: se ha observado que el litio tiene propiedades neuroprotectoras que pueden ayudar a proteger las células cerebrales de daños, promoviendo la formación de nuevas conexiones neuronales.

3. Modulación de sistemas de señalización: se cree que el litio puede influir en la señalización intracelular, modulando la actividad de enzimas y proteínas clave en la regulación del estado de ánimo.

Es necesario señalar que, aunque litio y depresión funcionen actualmente de forma positiva y de buenos resultados, este tratamiento se utiliza principalmente para el trastorno bipolar. Es decir, el litio no se considera la primera opción para la depresión. El uso de litio en el tratamiento de la depresión debe ser supervisado y recetado por un médico profesional.

 

Tratamientos para la depresión

Litio y depresión es una opción de tratamiento que, si bien es válida y eficiente, nunca suele ser la primera opción. Existen diferentes perspectivas para abordar este trastorno más allá de litio y depresión.

Antes que el litio como medicamento, es muy común recetar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Estos son los medicamentos más comunes para el tratamiento de la depresión. Estos antidepresivos funcionan aumentando los niveles de serotonina en el cerebro, lo cual tiene un impacto directo en el estado de ánimo y en la mejora de los síntomas depresivos.

La serotonina es un neurotransmisor crucial en la regulación del estado de ánimo. En aquellos que padecen depresión, los niveles de serotonina en el cerebro suelen estar desequilibrados y su funcionamiento es deficiente, lo cual contribuye a los síntomas depresivos y dificulta la recuperación.

Los ISRS actúan bloqueando la recaptación de serotonina en las células cerebrales, haciendo que esta sustancia quede disponible por más tiempo en el espacio entre las células.

Es fundamental tener en cuenta que los medicamentos pueden tener diversos efectos secundarios graves y dañinos para la salud, por lo que no todas las personas los toleran ni reaccionan de la misma forma a ellos. Por esta razón, cada vez más individuos optan por no tomar medicación y eligen utilizar otros métodos.

Otro tratamiento para la depresión es la psicoterapia. Ya que la depresión es una enfermedad que afecta tanto al cuerpo como a la mente, es importante tratarla desde un enfoque psicológico a través de, por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual con un profesional de la salud mental. Esto ha demostrado ser altamente efectivo para reducir los síntomas depresivos y cambiar los patrones de pensamiento negativos.

Existe otra opción muy efectiva para la depresión, que no tiene efectos secundarios y ha demostrado dar resultados a largo plazo: la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

La Estimulación Magnética Transcraneal (o EMTr) ha demostrado ser una técnica muy efectiva para aquellos que sufren depresión. Al actuar directamente sobre el origen neurológico del trastorno, esta terapia desencadena una verdadera transformación en las redes neuronales del cerebro, logrando resultados notables y duraderos a largo plazo.

Los testimonios de los pacientes confirman que en apenas una semana de tratamiento experimentan una disminución significativa de los síntomas depresivos. El respaldo de la Unión Europea avala la efectividad de la EMTr, respaldo que afirma a su vez su alta tasa de éxito.

En lugar de recurrir a los medicamentos convencionales con sus posibles efectos secundarios, la EMTr ofrece una opción segura y libre de riesgos. Mediante suaves pulsos electromagnéticos generados por una bobina, esta terapia estimula el cerebro de forma indolora.

Así ayuda a reparar las áreas neuronales dañadas, restableciendo el equilibrio neuroquímico.

Una ventaja destacada de la EMTr es que se realiza de manera ambulatoria, permitiendo a los pacientes mantener su rutina diaria sin interrupciones innecesarias.

En Newline, contamos con un equipo de psiquiatras altamente capacitado y con una amplia experiencia en el tratamiento de la depresión. Hemos tratado exitosamente a más de 300 personas en su camino hacia la recuperación y nos enorgullece decir que brindamos una atención personalizada y de calidad.

 

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.