NewLife

Lorazepam y porros: las consecuencias de esta mezcla

Muchas personas con ansiedad buscan cómo dejar de fumar marijuana, ya que, al sustituir las benzodiacepinas por el cannabis, desarrollan una adicción hacia este.

La ansiedad es un trastorno que afecta a miles de personas en España y en el mundo, miles de personas que, cada día, consumen Lorazepam y porros, sin conocer los riesgos de mezclar ambas sustancias y el alto nivel adictivo que generan.

 

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un trastorno que cursa con sentimientos irracionales de miedo, angustia, preocupación y peligro.

Es un mecanismo adaptativo que posee el ser humano de forma natural para ajustarse a situaciones de estrés y mantenerse alerta ante posibles agresiones o amenazas externas.

Sin embargo, aunque los mecanismos de defensa sean algo normal y funcional, cuando se desbordan o exacerban, puede convertirse en una patología grave que entorpece la vida y salud de quien la sufre.

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una sensación de amenaza constante que en muchas ocasiones es irreal, miedo extremo e irracional hacia determinadas situaciones o por el futuro y sentimiento de estar en peligro que desata mecanismos de defensa del cuerpo y mente.

Este trastorno no solo afecta psicológicamente a quien lo padece, sino que también tiene síntomas físicos como insomnio, dolores de cabeza, tensión muscular, debilidad, problemas gastrointestinales, taquicardias etc.

En muchas ocasiones, el trastorno de ansiedad generalizada impide a la persona que lo sufre realizar actividades cotidianas, trabajar o relacionarse de manera funcional y, por tanto, recurren a medicación o a sustancias psicoactivas que les ayuden con los síntomas como Lorazepam y porros.

 

Benzodiazepinas: ¿qué son?

El Lorazepam es una benzodiacepina, un medicamento empleado para tratar la sintomatología de la ansiedad y el insomnio.

Las benzodiacepinas son fármacos que generan un efecto ansiolítico y relajante y, por tanto, son muy eficaces para tratar momentáneamente los síntomas que causa la ansiedad. Sin embargo, el abuso o mal uso de este fármaco puede tener efectos secundarios graves y no deseados como incrementar la ansiedad, dificultar la respiración, provocar mareos o generar problemas de concentración y memoria.

Cuando Lorazepam y porros se consumen al mismo tiempo o durante el mismo periodo, pueden empeorar estos efectos secundarios, además del alto riesgo que existe de desarrollar una dependencia hacia estas sustancias.

Lorazepam y porros: ¿cómo actúan frente a la ansiedad?

El Lorazepam actúa facilitando la transición y actividad del neurotransmisor GABA (gamma-aminobutírico).

Este neurotransmisor tiene la capacidad de reducir, o incluso inhibir, la actividad neuronal.  Cuando el Lorazepam se une con el receptor GABA, se potencia la actividad de este y, por tanto, tendrá una acción ansiolítica, sedante, relajante e hipnótica.

Las benzodiacepinas actúan sobre diversos neurotransmisores como el GABA y por tanto consiguen ralentizar y desacelerar el sistema nervioso.

Por su parte, el cannabis, cuyo principal compuesto psicoactivo es el THC (delta-9-tetrahidrocannabinol), actúa en un primer momento provocando una sensación de euforia y relajación que puede aliviar a corto plazo los síntomas de la ansiedad. Sin embargo, pasados los efectos iniciales y si el consumo es crónico o excesivo, la euforia y relajación darán lugar a un aumento de la ansiedad, miedo, pánico e incluso paranoia.

Por tanto, pese a que los porros inicialmente pueden reducir la ansiedad debido al compuesto por THC y CBD que posee el cannabis, más tarde provocará el efecto contrario.

Al usarse Lorazepam y porros al mismo tiempo, muchas personas se preguntan si puede ser peligroso, o si existe la posibilidad de que los efectos de uno y de otro puedan sumarse o reaccionar al interactuar entre ellos.

 

Lorazepam y porros: ¿qué ocurre si se mezclan?

En España el uso de Lorazepam y porros para tratar los síntomas de la ansiedad está muy extendido, son muchas las personas que consumen ambas sustancias al mismo tiempo con el fin de sentirse mejor.

Sin embargo, la mezcla de Lorazepam y porros puede poner en riesgo la salud del consumidor, ya que, según varios estudios de la interacción de ambas sustancias, al ser las dos depresoras del sistema nervioso, pueden aumentarse los efectos sedantes y de somnolencia.

Estos estudios han demostrado que Lorazepam y porros (cannabis) se unen a los mismos neurotransmisores, y por ello se multiplican los efectos.

Algunos de los efectos no deseados de mezclar Lorazepam y porros son:

  • Aumento de la sedación del sistema nervioso
  • Aumento del riesgo de insuficiencia respiratoria
  • Aumento del efecto depresor
  • Aumento de la somnolencia y posibles vómitos
  • Aumento de los efectos cardiovasculares
  • Disminución del rendimiento psicomotor

 

Tratamientos para la adicción a los porros

No existe una cura farmacológica específica para acabar con la adicción a los porros. En ocasiones se recetan ansiolíticos para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, como el Lorazepam, pero, como hemos visto, también puede generar dependencia.

Por tanto, el tratamiento para superar la adicción a los porros se basaría fundamentalmente en la psicoterapia y en realizar EMTr.

 

Estimulación Magnética Transcraneal para la adicción a los porros

Tanto el trastorno de ansiedad como la adicción al cannabis han de ser tratados adecuadamente por profesionales y no recurrir sin supervisión o consejo médico al consumo de Lorazepam y porros de forma inconsciente.

La Estimulación Magnética Transcraneal es una técnica absolutamente innovadora y revolucionaria que permite restaurar la función y el equilibrio de los neurotransmisores cerebrales que han sido alterados por la adicción.

Este tratamiento lleva 20 años usándose para tratar trastornos como depresión y ansiedad y adicciones como el cannabis o la cocaína.

La EMTr actúa mediante un campo electromagnético que se aplica en el cráneo del paciente con una bobina y llega al cerebro de forma inmediata. Al incidir en el cerebro, estos estímulos eléctricos actuarán sobre los circuitos neuronales de recompensa cerebral, principales responsables de la adicción.

Este tratamiento logra reducir el “mono” o “craving” desde los primeros días, ya que actúa sobre la raíz del problema directamente.

La EMTr está aprobada por la Unión Europea con una altísima tasa de éxito demostrada. Además, es una técnica completamente segura e indolora.

La Estimulación Magnética Transcraneal es ambulatoria, por lo tanto el paciente que desea superar su adicción o trastorno, podrá tratarse sin renunciar a su rutina habitual, a su trabajo o a su vida social y familiar.

A diferencia de la medicación, esta técnica no tiene efectos secundarios.

En Newline somos pioneros en España en el uso de EMTr, el primer centro especializado en esta innovadora técnica. Hemos tratado con éxito desde nuestro comienzo, a más de 200 pacientes con problemas de adicción que nos aseguran que, gracias a la EMTr, han conseguido superarla y recuperar su salud, su vida y su felicidad.

 

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.