NewLife

La ludopatía tiene cura

Cualquier familiar de un ludópata suele preguntarse si la ludopatía tiene cura. Y desde el punto de vista profesional si es posible curar la adicción al juego. Ya sea un jugador compulsivo o un adicto al juego, este es un problema que tiene solución siempre y cuando se aborde de la manera correcta.

La mayoría de los métodos convencionales para ayudar a curar a los ludópatas se centran en la fuerza de voluntad y el querer cambiar. La idea es que el adicto reconozca que tiene un problema y el efecto que está teniendo en su vida y en la vida de las personas que lo rodea. La ludopatía tiene cura cuando el ludópata se compromete a luchar contra la tentación de apostar.

Un jugador compulsivo puede dejar de jugar

La clave para curar la adicción al juego, es hacer que el adicto comprenda exactamente qué es lo que cree que le gusta del juego y que es lo que lo incita a jugar. Un adicto que sabe que la ludopatía tiene cura  y que empieza cualquier tratamiento ya conoce las desventajas de apostar; el costo de las apuestas, las deudas que se originan de las mismas, la pérdida de la propiedad e inclusive pérdida de pareja y familia. Pero es imprescindible conocer y analizar el proceso por el que pasaron para volverse adictos con el fin de empoderarse y entender cómo alejarse de algo que estaba devastando sus vidas. Es por ello que se han desarrollado ludopatía soluciones para tratar esta enfermedad.

La ludopatía tiene cura si se llevan a cabo los siguientes pasos

Lo primero que debes hacer para curar la ludopatía es identificar la enfermedad. El juego compulsivo es una enfermedad progresiva, por lo que incluso si se ha jugado antes y no le ha afectado, podría surgir un problema más adelante. El impulso de apostar puede llegar a ser abrumador, haciendo que se mienta, robe, gaste sus ahorros y perderse en el juego el resto de sus vidas. Existen varias señales que indican cuándo el disfrute normal del juego se convierte en un problema. Cuanto antes se identifiquen estos signos, mayores serán las posibilidades de una recuperación rápida y exitosa, ya que la ludopatía tiene cura. La ludopatía ayuda.

Lo segundo es reconocer qué tipo de jugador es y si tiene los típicos problemas de adicción. Hay dos tipos de jugadores compulsivos, los jugadores de escape y los jugadores de acción. Un jugador de acción es alguien a quien le gusta jugar juegos que involucran la experiencia, habilidad y el hecho de superar las probabilidades. El póquer es un ejemplo perfecto de este tipo de juego. Este tipo de jugadores suelen ser extrovertidos, seguros de sí mismos e incluso arrogantes, porque saben del juego y quieren desafiar las probabilidades. Un jugador de escape es aquel que ve el juego como una forma de escape, en otras palabras una distracción de la vida real. La ludopatía tiene cura y las personas con depresión o algún otro problema suelen entrar en esta categoría de jugadores. Estudios demuestran que el 50% de los jugadores problemáticos tienen problemas depresivos.

El tercer y último paso para curar la ludopatía es empezar un tratamiento. Existen cuatro formas principales de tratar los problemas de juego, tratamientos especializados para la ludopatía como el de Newline, la psicoterapia, la medicación y los grupos de apoyo. El tratamiento de Newline ofrece una alternativa novedosa basada en la estimulación magnética Transcraneal. La psicoterapia pasada en la terapia cognitivo-conductual y la terapia conductual ayudan a una persona a identificar patrones de pensamiento que conducen a un problema de juego y lo apoyan, y los reemplazan por creencias más saludables. En algunos casos, los jugadores responden mejor ante los tratamientos con medicación, antidepresivos, antagonistas narcóticos y medicamentos estabilizadores del estado de ánimo. Por último, los grupos de apoyo suelen ser un complemento ideal para los tratamientos tradicionales y suelen funcionar en casos más leves.

Curar la Ludopatía – Tratamientos disponibles

A continuación abordaremos en detalle los tratamientos disponible para curar la ludopatía:

El Tratamiento de Estimulación Magnética Transcraneal para Ludopatía se basa en el desarrollo de una técnica de estímulos a nivel cerebral en los circuitos de recompensa, que no es más que la zona encargada de controlar la conducta de las persona. A través de muchos estudios se ha determinado el origen neurológico del deseo compulsivo e irrefrenable que padecen los ludópatas. La ludopatía tiene cura y el tratamiento de Newline se desarrolla con mediante sesiones de estimulación magnética transcraneal, terapia totalmente ambulatoria y sin efectos secundarios. Se lleva a cabo una semana intensiva seguida de sesiones semanales de revisión durante 3 meses. Estas sesiones constan dos estimulaciones de EMT y una visita psicoterapéutica con psicólogo de 30 minutos. Todas las sesiones están seguidas de una visita con un psicólogo especializado en adicciones acompañando al paciente de forma permanente para tratar los trastornos emocionales que provoca la adicción desde la perspectiva motivacional para empoderar al paciente y facilitar el cambio para poder afirmar que la ludopatía tiene cura.

La terapia cognitiva conductual es otro de los tratamientos empleados para curar la ludopatía. Este se basa en identificar creencias no saludables, negativas y reemplazarlas por creencias saludables y positivas. Esta terapia trabaja al paciente enseñándole estrategias para corregir su pensamiento erróneo. Debido a la naturaleza psicológica de la adicción al juego, el estado de ánimo de un jugador puede depender por completo de sus buenas o malas rachas en el juego. Con la terapia cognitiva conductual, un jugador puede comenzar a identificar estas percepciones erróneas y trabajar en ellas para corregirlas. La ludopatía tiene cura pero a diferencia de la estimulación magnética transcraneal, este tipo de tratamientos no trabaja en la parte biológica de la adicción y se basa en la fuerza de voluntad y posibilidad de cambio del paciente.

 

 

El uso de las medicinas es un complemento para el tratamiento de la ludopatía. Este nuevo enfoque de tratamiento del juego patológico se basa en estudios realizados con carbonato de litio, clomipramina, entre otros fármacos. Actualmente, los antagonistas de los opioides se consideran los tratamientos de primera línea para reducir los síntomas del juego incontrolado. Sin embargo, el abordaje farmacológico para tratar el juego patológico usualmente se usa para tratar las patologías asociadas a la adicción al juego como la depresión.

Las terapias grupales inspiradas en los principios de Alcohólicos Anónimos, también puede afirmar que la ludopatía tiene cura desde otra perspectiva. Este tipo de terapia se basa en la abstinencia. Con la ayuda de los conocidos doce pasos, los ludópatas pueden lograr dejar el juego y recuperarse.  El objetivo de las reuniones grupales es compartir experiencias e intereses y encontrar ese punto de apoyo emocional entre personas con el mismo problema.  Este tipo de terapias suelen tener tasas de recaídas bastante altas, sin embargo suelen funcionar en aquellos casos más leves.

La ludopatía tiene cura si se emplea un tratamiento enfocado desde la parte biológica de la adicción y a su vez emplea técnicas de psicoterapia específicas para cada caso. El tratamiento de ludopatía de Newline es pionero para el juego patológico ya que controla el deseo compulsivo a través del tratamiento de las alteraciones a nivel cerebral en los circuitos de recompensa (región cerebral encargada de controlar la conducta del individuo). La técnica de estimulación magnética transcraneal ofrece una cura para la ludopatía haciendo que el adicto vuelva a tener la capacidad de controlar su conducta evitando que recaiga.

Desde Newline ofrecemos a todas las personas interesadas en el tratamiento de ludopatía una primera consulta sin compromiso para conocer cómo funciona la estimulación magnética transcraneal y como es el procedimiento que empleamos para nuestros pacientes. Contáctanos para saber más.

La ludopatía tiene cura con Newline.

 

Contáctanos e infórmate sobre nuestro tratamiento para la ludopatía


Deja un comentario

1 comentario

Isabel

16 septiembre, 2020 1:27 pm

Muy interesante