NewLife

Microzoopsias: cuando el adicto a la cocaína ve y siente insectos por el cuerpo

Microzoopsia es un término médico que hace referencia a la presencia de alucinaciones visuales en forma de animales de pequeño tamaño que el paciente puede ver como si fueran reales.

Lo más común es que esos animales sean insectos como hormigas, lombrices, cucarachas o arañas. Aunque es menos conocido a nivel popular que otros síntomas derivados del consumo de cocaína, este fenómeno, conocido también como Síndrome de Magan, forma parte de una psicopatología conocida desde hace tiempo por los expertos y reconocida como casi específica de las psicosis cocaínicas. 

Alucinaciones visuales y también táctiles

La microzoopsia tiene también un componente de alucinación cenestésica, es decir, que el paciente puede percibir no solo la presencia de los distintos tipos de insectos, sino incluso tener la alucinación táctil de que que estos animales se están paseando por la piel, en ocasiones llegando a notar cómo se están moviendo por distintas partes de la piel y del cuerpo, como las piernas o los brazos. La microzoopsia se encuadra dentro de las psicopatologías derivadas de la toma de cocaína, dentro de las cuáles destaca también la psicosis cocaínica, que incluye ideas delirantes persecutorias, actitudes compulsivas, ansiedad y agresividad en distintos grados. En casos extremos, se sabe que pueden producirse conductas homicidas o suicidas vinculadas a las alucinaciones. 

La microzoopsia es un síntoma claro de procesos confusionales, de los cuáles el más conocido es el delirium tremens. Se trata de procesos que en todo momento van acompañados por una gran angustia en el paciente. En muchas ocasiones, estas alucinaciones adquieren tal nivel de veracidad en el cerebro de la persona que las sufre, que llega a provocarse heridas en la piel tratando de quitarse de encima los insectos.

 

IC - Texto - Consulta tu caso con un especialista

 

Diagnóstico médico previo al tratamiento

Las personas que padecen episodios de microzoopsias viven la situación con mucha preocupación, por lo que en muchas ocasiones acuden a los servicios sanitarios de urgencia. Para ellos se trata de vivencias reales, lo que también les hace visitar en ocasiones a los dermatólogos, sobre todo a consecuencia de las heridas que se hacen tratando que quitarse los insectos o de rascarse la piel en diferentes lugares del cuerpo. Para descartar que la situación se produzca debido a otros trastornos, y obtener el mejor diagnóstico, los especialistas médicos realizan un estudio de los antecedentes del paciente. Tanto una exploración física como una analítica harán posible el conocer la causa de las lesiones.

 

 

Ponerse en manos de profesionales sanitarios

Abandonar el hábito del consumo de cocaína es posible para aquellas personas que se planteen cómo dejar la coca. Aunque no es imposible dejarla sin recibir ayuda, es siempre recomendable ponerse en manos médicas expertas para lograrlo. Los especialistas tienen los conocimientos necesarios para diagnosticar la situación en la que se encuentra el paciente, decidir el tipo de tratamiento que más le conviene, así como para pautar la toma de medicamentos si es necesario. Los tratamientos para curar la adicción a la cocaína son diversos, desde la terapia de cuidado diurno hasta los tratamientos con enfoque farmacológico, pasando por enfoques psicológicos y nuevos tratamientos para la cura de adicciones. En este último punto destaca la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT), que se fundamenta en la generación de un campo magnético cercano a la cabeza que produce estímulos eléctricos en la zona prefrontal del cerebro. 

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.