NewLife

Pastillas para el alcoholismo: ¿la mejor opción?

Cada año, miles de personas necesitan ser atendidas por los servicios de atención a la drogodependencia y adicciones. Según el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, en 2019 se alcanzaron las 27.000 personas atendidas, y en 2020, el número de muertes en el mundo por alcoholismo, duplico a las causadas por la pandemia, llegando a tres millones de muertes a causa del alcohol. Es imprescindible abordar y tratar el problema con atención médica cuanto antes, para evitar daños irreversibles. Los métodos de tratamiento hoy en día son diversos, existen distintas pastillas para el alcoholismo, así como psicoterapia o Estimulación Magnética Transcraneal.

¿Qué es el alcoholismo?

Ni un vicio, ni un mal hábito, el alcoholismo es una patología crónica que afecta gravemente a la vida de quien la sufre, e incluso, puede llegar a perderla.

El alcoholismo es, según la OMS, una enfermedad que se caracteriza por un consumo abusivo y/o recurrente de alcohol que no puede controlarse, ya que cursa con un fuerte deseo incontrolable de consumir conocido como “craving”.

Del mismo modo, la adicción al alcohol se caracteriza por fuertes episodios de intoxicación y una ingesta desmedida de este.

El alcohol, a pesar de ser legal, es una droga. Es la droga psicotrópica más consumida en España. Un 13% de los españoles reconocen beber a diario, lo que les convierte en posibles futuros alcohólicos.

No todo el que bebe alcohol es alcohólico, pero si se consume de forma recurrente existen más probabilidades de desarrollar dependencia.

Es, por tanto, de vital importancia conocer las señales que pueden indicar alcoholismo y saber reconocerlas a tiempo en uno mismo o en el entorno, para poder buscar ayuda y atención médica lo antes posible e iniciar un tratamiento de pastillas para el alcoholismo u otro método para superar la enfermedad que recomiende el médico.

Señales que indican alcoholismo

Previamente a buscar un tratamiento y tomar pastillas para el alcoholismo, es necesario reconocer las señales que indican que existe una adicción.

Algunas son complicadas de identificar según el caso, y no tienen por qué darse todas. Pero sí que suele haber indicios comunes en todas las personas que comienzan a desarrollar una adicción al alcohol o ya la han desarrollado.

Beber a solas es una de ellas, esconderse para hacerlo o incluso esconder las bebidas alcohólicas.

Otras señales relevantes son:

  • Perder el control sobre la cantidad que se ingiere
  • Abandonar actividades que antes causaban placer por otras que incluyan beber
  • Deterioro de las relaciones sociales y laborales
  • Aumento de la tolerancia al alcohol
  • Síntomas de abstinencia cuando no se está bebiendo
  • Irritabilidad y ansiedad
  • Negación del problema

Estas son solo algunas de las señales que pueden ser determinantes para buscar ayuda. La asistencia médica y la receta de pastillas para el alcoholismo puede ayudar a detener prematuramente la enfermedad antes de que cause daños irreversibles.

Pastillas para el alcoholismo

El alcoholismo es una enfermedad y debe tratarse con asistencia médica profesional. Cuanto antes se busque ayuda, antes se reducirán las posibilidades de desarrollar múltiples enfermedades y antes se podrá recuperar una vida estable y feliz.

Existen distintos métodos para tratar el alcoholismo. El tratamiento farmacológico con pastillas para el alcoholismo es el más conocido y recurrente.

Pese a que la FDA ha aprobado diversos medicamentos para tratar el alcoholismo, aún no se ha encontrado una cura farmacológica definitiva para este.

Las pastillas para el alcoholismo aprobadas por la FDA son: la Naltrexona, el Disulfiram, Acamprosato y Topiramato.

  • La Naltrexona puede administrarse en pastillas para el alcoholismo o en inyecciones. Se trata de un medicamento que reduce el ansia de consumir alcohol, bloqueando las regiones cerebrales que causan placer al consumir alcohol.
  • El Disulfiram es otra de las pastillas para el alcoholismo aprobadas por la FDA. La función de este medicamento es provocar efectos desagradables al entrar en contacto con el alcohol. Por tanto, cuando el adicto bebe mientras se está medicando con Disulfiram, sentirá náuseas, picores, dolor de cabeza, dolor de pecho, sudoración e incluso puede provocar vómitos. Estos efectos pueden durar una hora, de modo que el alcohólico se mantendrá abstemio.
  • El Acamprosato también fue aprobado por la FDA como pastillas para tratar el alcoholismo. Lo que consigue este medicamento es regular la bioquímica cerebral, que se ha visto alterada por la ingesta de alcohol y es fundamental en el proceso adictivo. Reequilibra los neurotransmisores y hace que vuelvan a funcionar correctamente.
  • El Topiramato es otro de los medicamentos aprobados por la FDA pero no como pastillas para el alcoholismo, sino para tratar convulsiones y migrañas. Sin embargo, es frecuente que se recete para el trastorno alcohólico ya que, de forma similar al Acamprosato, ayuda a reequilibrar las sustancias químicas cerebrales, devolviéndoles su correcto funcionamiento.

En muchas ocasiones también se recetan como pastillas para el alcoholismo ansiolíticos y antidepresivos.

Pastillas para el alcoholismo: efectos secundarios

Como cualquier remedio farmacológico, todo medicamento tiene efectos secundarios desagradables y nocivos. Las pastillas para el alcoholismo provocan innumerables efectos secundarios descritos en los prospectos.

Es por ello que muchos pacientes rechazan tratarse con pastillas para el alcoholismo, o no las asimilan positivamente y deciden abandonarlas al poco tiempo.

La Naltrexona puede provocar náuseas, dolor de cabeza, vómitos, ansiedad, somnolencia y mareos.

El Disulfiram puede causar cansancio, sarpullidos, acné, impotencia, dolores de cabeza y sabor metálico en la boca.

Por su parte, el Acamprosato puede venir acompañado de reducción del apetito, debilidad, diarrea, mareos, depresión, sudoración, náuseas, entumecimiento y picores entre otros.

El Topiramato puede provocar hormigueos, reducción del apetito, problemas con el habla, mareos, somnolencia, pérdida de peso, fiebre, problemas de memoria, diarrea, pérdida del sentido del tacto, dolor abdominal e infección de las vías respiratorias entre otros.

Tratamientos alternativos a las pastillas para el alcoholismo

Existen tratamientos alternativos a las pastillas para el alcoholismo, que pueden realizarse como único tratamiento sin necesidad de medicación, o de forma complementaria a esta.

Psicoterapia

La psicoterapia es de gran ayuda cuando existe un problema de adicción al alcohol. Es una buena forma de complementar el tratamiento de pastillas para el alcoholismo, ya que esta enfermedad no afecta solo de forma física, sino también psicológica.

La terapia cognitivo conductual ha resultado muy útil antes, durante, y después de conseguir la abstemia, ya que ayuda a redibujar y reconducir patrones de conducta y a lidiar con las situaciones de estrés que provoquen mayor ansia por beber.

Los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos también son muy eficientes.

Estimulación Magnética Transcraneal

La EMTr o Estimulación Magnética Transcraneal es el último descubrimiento en tratamientos para el alcoholismo y la mejor alternativa a las pastillas para el alcoholismo.

Esta avanzada y revolucionaria técnica consigue, al igual que el Acamprosato u otros medicamentos, regular la bioquímica cerebral alterada por el alcohol. Corrige sustancias químicas y neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, que son fundamentales en la adicción, y les devuelve su equilibrio y funcionamiento.

Todo esto se consigue a través de diminutas descargas magnéticas obre la cabeza del paciente que llegan al cerebro sin absolutamente nada de dolor. Una vez en el cerebro, trabajan directamente sobre las regiones necesarias, por ello, los resultados se pueden notar desde la primera emana de tratamiento.

A diferencia de las pastillas para el alcoholismo, la EMTr no tiene efectos secundarios, por eso se ha convertido en el tratamiento de preferencia en muchos pacientes.

Es una técnica completamente segura y ya está avalada por la Unión Europea.

Es, además, una técnica ambulatoria, lo que permite al paciente tratar su adicción sin ingreso hospitalario, mientras continúa con sus actividades diarias y cerca de su familia y amigos.

En Newline somos pioneros en el uso de EMTr en España. Hemos tratado en estos últimos años con éxito a más de 200 pacientes que, hoy en día, pueden afirmar haber superado su adicción al alcohol.

Para ello contamos con el mejor y más cualificado equipo de psiquiatras, con décadas de experiencia y cuyo único propósito en su larga trayectoria laboral, ha sido siempre mejorar la vida de sus pacientes y devolverles la salud y la estabilidad.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.