NewLife

Pesadillas recurrentes: definición, causas y tratamientos

¿Quién no se ha despertado alguna vez súbitamente y con el corazón en un puño? En este artículo se explica qué son las pesadillas recurrentes y qué las provoca.

¿Cuáles son las causas de las pesadillas recurrentes?

La gran mayoría de las personas han sufrido alguna vez un episodio de pesadillas, incluso pesadillas recurrentes. Estos sueños que recrean en la mente episodios atemorizantes, provocan en quienes sufren ansiedad y miedo.

Existen varias causas que dan como resultado una noche de pesadillas:

  • Digerir determinadas sustancias
  • El cansancio y la fatiga,
  • Problemas alimenticios
  • Episodios con altibajos emocionales

En cualquier caso, la causa subyacente es un trastorno del sueño. El problema se agrava cuando las pesadillas se vuelven recurrentes. Incluso se puede experimentar la misma pesadilla una y otra vez, como si se apretara el play de un reproductor de video.

 

Trastornos del sueño: parasomnia

Los especialistas se refieren a las pesadillas como parasomnia. Se trata de un tipo de trastorno del sueño que se caracteriza por la experiencia de sucesos indeseables durante el sueño. La mayor parte de las pesadillas ocurren durante la fase REM del sueño, caracterizado por el movimiento rápido de los párpados.

 Se puede achacar el desencadenamiento de las pesadillas a múltiples factores:

  • Traumatismos: después de un accidente, una lesión o un episodio traumático puede provocar pesadillas. De hecho, son frecuentes en personas que sufren estrés postraumático.
  • Estrés y ansiedad: en ocasiones no es necesario que exista un suceso concreto, el estrés común ocasionado por el día a día puede provocar pesadillas. También los cambios importantes como la muerte de un ser querido o una mudanza. La ansiedad suele implicar mayor riesgo de padecer pesadillas.
  • Medicamentos: ciertos fármacos, como los antidepresivos, betabloqueantes o los utilizados para tratar la presión arterial pueden desencadenar pesadillas.
  • Falta de sueño: los cambios de horario que provocan un sueño irregular, lo interrumpen o reducen el tiempo de descanso, aumentan el riesgo de padecer pesadillas. El insomnio se relaciona con un mayor riesgo de tener pesadillas.
  • Abuso de sustancias: el alcohol y las drogas, así como los periodos de abstinencia, pueden también provocar pesadillas.
  • Otros trastornos: problemas de salud como la depresión y otros trastornos mentales pueden relacionarse con episodios de pesadillas. También son comunes con dolencias cardiacas o cáncer.
  • Episodios puntuales como exponerse a libros o películas de terror: algunas personas exponerse a estos estímulos antes de dormir pueden desencadenar en pesadillas nocturnas.

 

¿Cómo se manifestarían las pesadillas recurrentes?

Los trastornos del sueño son comunes en la población general. Como hemos visto, las pesadillas recurrentes pueden considerarse como trastornos del sueño. Son síntomas que podrían indicar que existe alguna enfermedad subyacente, como las señaladas en anteriormente. 

Pero ¿cómo se manifestarían? Por ejemplo, los paciente depresivos pueden tener pesadillas en las que sufren de forma desmesurada, experimentan que les están haciendo daño, etc. En el caso de personas con ansiedad o estrés postraumático, las pesadillas se caracterizan por sueños recurrentes en los que se revive y experimenta el trauma. 

Por otra parte, las personas que siguen un proceso de desintoxicación a sustancias adictivas también pueden sufrir pesadillas recurrentes en las que consumen, o bien intentan resistirse al consumo. 

 

Solicita una consulta profesional gratuita

 

¿Existen tratamientos? ¿Se podría evitar tener pesadillas?

Cuando una persona tiene pesadillas recurrentes los expertos apuntan que deben hacerse dos cosas.

  1. Por un lado, investigar qué enfermedades podrían estar detrás de ellas.
  2. Por el otro, restablecer una buena calidad del sueño.

Así pues, podrían evitarse las pesadillas tomando una serie de medidas:

Emplear técnicas de relajación cuando se atraviesa un estado de nerviosismo o ansiedad. También si existen problemas emocionales.

  • No tomar alcohol o drogas.
  • Dejar de consumir bebidas estimulantes antes de dormir, como el té o el café.
  • Realizar ejercicio por la tarde puede ayudar a conciliar el sueño de un modo más rápido, además este será más profundo y reparador.
  • Evitar los ruidos ambientales excesivos. De ser necesario, se pueden emplear tapones para los oídos.
  • Tener una rutina a la hora de acostarse y despertarse, siempre a las mismas horas.
  • Evitar el uso prolongado de medicamentos como los tranquilizantes.
  • Cenas ligeras para evitar indigestiones.

 En cualquier caso, es conveniente consultar con el médico de cabecera que, en caso de creerlo conveniente, puede derivar a la persona que sufre pesadillas recurrentes a un especialista. 

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.