NewLife

Psilocibes: qué efectos causa y su uso como terapia

El psilocibes es un hongo con propiedades alucinógenas que se ha convertido en una de las sustancias psicodélicas más populares alrededor del mundo.

Este hongo ha sido conocido desde tiempos muy antiguos y se ha utilizado con finalidad ritual en diferentes civilizaciones, destacando el uso del psilocibes que hacían los aztecas. Su uso ha llegado al público general a través de chamanes y rituales esotéricos, además de la llamada contracultura aparecida en EEUU en los años 60 y 70.

La mayoría de estos hongos crecen en zonas silvestres de forma natural, aunque también se dan casos del cultivo en laboratorios para su posterior venta al consumidor.

Los efectos del psilocibes

El hongo psilocibes es considerado una sustancia de efectos alucinógenos. De acuerdo al World Drug Report de 2019 elaborado por las Naciones Unidas, las drogas alucinógenas son “un grupo diverso de sustancias que ocurren de forma natural o son sintéticas y que provocan estados de conciencia, percepciones, pensamientos y sensaciones alteradas, acompañados de diversos grados de alucinaciones visuales o auditivas”.

Este informe también confirma que la demanda y oferta de sustancias alucinógenas no ha parado de crecer en las últimas dos décadas. Mientras que el LSD y la ketamina dominan el mercado, el psilocibes también supone uno de las sustancias alucinógenas más populares.

 

IC - Texto - Consulta tu caso con un especialista

 

En este sentido, los efectos provocados por el psilocibes coinciden en muchos aspectos con los del LSD. Aunque las consecuencias del consumo del hongo pueden variar enormemente de una persona a otra y de la cantidad consumida, por regla general duran alrededor de 4 horas. Algunas de las sensaciones que el consumidor puede experimentar incluyen:

  • Euforia
  • Ataques de risa incontenibles
  • Miedo, ansiedad o paranoia, sentimiento que también puede aparecer como efecto secundario del consumo de otras sustancias como la cocaína.
  • Ideación creativa o fuera de lo común
  • Introspección
  • Sensibilidad o inestabilidad emocional
  • Alucinaciones visuales y auditivas. Pueden detectarse patrones visuales o alteraciones en la percepción
  • Relatividad temporal
  • Sensibilidad a la luz
  • Dolores de cabeza
  • Incapacidad de recordar y confusión
  • Náuseas o malestar gastrointestinal
  • Detonar trastornos mentales como neurosis y psicosis.

Es posible extraer el psilocibe de más de 150 tipos de setas. De acuerdo a la Convención de Sustancias Psicotrópicas de 1971, el psilocibe es una sustancia sujeta a control internacional, si bien los hongos no son ilegales. En algunos países como Holanda, el psilocibes se encuentra en un limbo legal: mientras que el cultivo de hongos alucinógenos no está prohibido, sí lo está su venta.

El uso terapéutico del psilocibes

Desde mediados del siglo XX hasta la actualidad, diferentes grupos de psicoterapeutas han tratado de utilizar la experiencia desencadenada por la sustancia psilocibes como parte de programas terapéuticos.

Fue especialmente relevante y notorio el caso de las investigaciones de Timothy Leary, psicólogo americano que realizó los primeros estudios del potencial terapéutico del psilocibes en la Universidad de Harvard en la década de los años 60.

No obstante, a día de hoy no se ha logrado evidencia científica de su efectividad en este sentido, lo cual desmiente el supuesto uso terapéutico del psilocibes. Por el contrario, sí se ha observado la presencia de cuadros psicóticos desencadenados por su consumo.

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.