NewLife

¿Qué pasa cuando una persona deja de consumir drogas?

¿Qué pasa cuando una persona deja de consumir drogas si sufre una adicción? La adicción es una enfermedad compleja que afecta física y psicológicamente a quien la padece. Por ello, cuando una persona con dependencia a las drogas detiene el consumo para iniciar un proceso de desintoxicación, sufrirá el conocido coloquialmente como “mono” o síndrome de abstinencia.

Acudir a un centro de desintoxicación en Barcelona es fundamental para superar la adicción y aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia con el tratamiento adecuado.

 

¿Cómo comienza la adicción a las drogas?

Es importante entender el origen de la adicción a las drogas y su carácter neurológico para poder comprender lo que pasa cuando una persona deja de consumir drogas. La adicción es una enfermedad grave y compleja que se origina en el cerebro y que puede acabar con la vida del adicto.

El inicio de esta enfermedad se debe a la profunda alteración que sufre la neuroquímica cerebral por el consumo de drogas.

Al consumir determinadas sustancias (como cocaína, cannabis…), los neurotransmisores cerebrales se alteran. De los diversos neurotransmisores afectados, el principal es la dopamina.

La dopamina está directamente implicada en el sistema de recompensa cerebral y es la responsable de regular la motivación y producir la sensación de placer o satisfacción.

Las drogas al comienzo provocan una excesiva acumulación de dopamina en el cerebro que provoca los efectos iniciales de placer y euforia.

Sin embargo, con el paso del tiempo cuando el consumo se convierte en algo recurrente, el sistema dopaminérgico o de recompensa se ve sobreestimulado y acaba atrofiándose. Es decir, se reducirá la cantidad de dopamina en el cerebro y se deteriorará funcionamiento.

Esto dará lugar a que el consumidor comience a necesitar consumir compulsivamente para sentirse bien, ya que su cerebro irá perdiendo la capacidad de sentir placer por sí mismo de forma natural.

Además, cada vez necesitará consumir dosis más elevadas, ya que aumentará su tolerancia a la droga y las cantidades iniciales dejarán de hacerle efecto. Así es como comienza la adicción.

 

 

¿Qué pasa cuando una persona deja de consumir drogas?: el síndrome de abstinencia

La adicción es una enfermedad física y psicológica, que provoca consecuencias en ambas direcciones. Además, al originarse en el cerebro y acostumbrar a sus neurotransmisores al consumo de droga, lo que pasa cuando una persona deja de consumir drogas es que experimentará el famoso síndrome de abstinencia.

El síndrome de abstinencia es el conjunto de síntomas físicos y psicológicos que experimenta un adicto cuando deja de consumir o una persona que ha estado abusando de las drogas de manera recurrente y prolongada.

Este síndrome es una respuesta del cuerpo y el cerebro a la ausencia de la sustancia a la que se ha vuelto adicto.

Al alterarse la neuroquímica cerebral como se ha explicado anteriormente, la dopamina deja de funcionar correctamente y de estar disponible en cantidades adecuadas. Es por ello por lo que el usuario se vuelve adicto, ya que necesitará de la droga para sentirse bien y estable.

Al retirar la sustancia o detener repentinamente su consumo, el organismo comenzará a reclamar el consumo de esa sustancia para volver a la normalidad.

Al no proporcionarle al cuerpo y al cerebro la dosis de droga a la que está acostumbrado, comenzará a sufrir un conjunto de síntomas desagradables.

El “mono” o síndrome de abstinencia puede variar en intensidad y duración dependiendo del tipo de droga consumida, la cantidad y frecuencia de uso, así como la duración de la adicción.

Los síntomas del síndrome de abstinencia son tanto físicos como psicológicos y pueden variar en intensidad y duración según la persona.

 

¿Qué pasa cuando una persona deja de consumir drogas?: síntomas del síndrome de abstinencia

 El consumo de drogas altera el funcionamiento del cerebro al afectar a su neuroquímica, por lo que el cuerpo y la mente se vuelvan dependientes.

Lo que pasa cuando una persona deja de consumir drogas es que aparecen un conjunto de síntomas desagradables en el organismo, conocidos como síndrome de abstinencia, como respuesta a la ausencia de la sustancia a la que se es dependiente.

Los síntomas físicos del síndrome de abstinencia pueden incluir temblores, sudoración, náuseas, diarrea, vómitos, dolores musculares, dolores articulares, insomnio, cefaleas, fatiga extrema, aumento de la presión arterial y del ritmo cardíaco, así como convulsiones en casos graves.

Estos síntomas pueden ser muy desagradables y difíciles de sobrellevar, lo que empuja a muchas personas a volver a consumir drogas para aliviarlos. En algunos casos la intensidad y gravedad de estos síntomas puede ser mayor y requerir atención médica.

Además de los síntomas físicos mencionados, el síndrome de abstinencia que pasa cuando una persona deja de consumir drogas, también cursa con síntomas psicológicos como ansiedad, depresión, irritabilidad, agitación, cambios de humor, dificultad para concentrarse y craving (deseo incontrolable de consumir).

El craving es el síntoma más común en las personas que atraviesan la etapa inicial de la desintoxicación. Además, este síntoma es el principal responsable de que se sufran recaídas.

El tratamiento de la adicción y el síndrome de abstinencia ha de realizarse con especialistas en un centro de desintoxicación. El objetivo principal del tratamiento es ayudar a la persona a superar los síntomas de la abstinencia de manera segura y controlada hasta que desaparezcan y se logre la abstinencia.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

La Estimulación Magnética Transcraneal es un tratamiento para las adicciones aprobado por la Unión Europea. Es el que mejores resultados ha dado reduciendo los síntomas del síndrome de abstinencia en estos últimos 20 años.

Esta innovadora técnica reduce drásticamente el craving (deseo incontrolable de consumir) en pocos días. En tan solo una semana el paciente ya notará los resultados, sintiendo una notable reducción en sus ansias de consumo.

Esto se debe a que la Estimulación Magnética Transcraneal, a diferencia de otros tratamientos, actúa sobre el origen de la adicción directamente: la parte neurológica.

Mediante una bobina colocada sobre la cabeza del paciente, la EMTr emitirá ligeros estímulos electromagnéticos. Estos alcanzan el cerebro de forma indolora y se encargan de reparar los neurotransmisores y zonas neuronales dañadas.

Esta técnica ha demostrado ser totalmente segura y no provocar efectos secundarios.

Además, la EMTr es ambulatoria, por lo que no se precisa de ingreso hospitalario y el paciente puede tratarse cómoda y discretamente, mientras continúa con su rutina habitual.

En Newline somos pioneros en España en el uso de esta técnica, el primer centro especializado en el tratamiento de adicciones con EMTr.

Gracias a nuestro equipo de psiquiatras altamente cualificado y con décadas de experiencia y al uso de la EMTr, hemos logrado tratar con éxito a más de 300 personas.

 

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.