NewLife

Síndrome amotivacional: ¿Qué es y qué lo provoca?

El síndrome amotivacional es una condición psicológica que cursa con síntomas como desgana excesiva y pérdida de interés generalizada. Este síndrome tiene más posibilidades de aparecer en personas que consumen cannabis durante un periodo de tiempo prolongado. A continuación en este artículo se detallan sus síntomas y posibles causas.

La adicción a los porros y el síndrome amotivacional derivado de la misma pueden tratarse y conviene hacerlo. Para saber cómo dejar los porros, en Newline, centro de adicciones en Barcelona, tratamos este y otros trastornos de forma ambulatoria mediante la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

¿Qué es el síndrome amotivacional?

Se trata de un trastorno caracterizado por una marcada apatía y desinterés por casi todo. En algunas ocasiones el síndrome amotivacional puede confundirse con la depresión, pues los que sufren el síndrome amotivacional manifiestan la total ausencia de ganas de hacer cualquier cosa.

Además, el paciente tiende a demostrar apatía ante sus propias emociones y las de los demás, provocando distanciamiento y llegando a aislarse por completo de su familia y amigos.

 Los síntomas que muestra el paciente del síndrome amotivacional, entre otros, son los siguientes: 

  • Pereza ante la propuesta de realizar cualquier actividad.
  • Respuesta lenta y retardada de los estímulos externos.
  • Parece que nada le interesa.
  • Aislamiento progresivo de su entorno social y familiar.
  • Pérdida de la memoria inmediata, de la atención y la concentración.
  • Se mueve de forma lenta y pesada, manifiesta una disminución de los reflejos.

Los pacientes del síndrome amotivacional viven así, en un estado de desinterés constante y permanente. Se sienten desmotivados con respecto a la vida y el entorno en el que se desenvuelven.

Este estado apático se traduce en la carencia de objetivos vitales. El futuro no es una preocupación, así como tampoco lo son las personas con las que conviven.

Se vuelven conformistas al extremo, encerrándose en una zona de confort de la que se ven incapaces de salir. Tienden a mostrarse pasivos ante todos los estímulos y manifiestan serias dificultades a la hora de prestar atención o realizar hasta las más sencillas tareas.

 

 

Secuelas del síndrome amotivacional

Este estado de introspección es incompatible con la capacidad de vivir emociones y sentimientos; por lo que todo carece de sentido para las personas que sufren el síndrome amotivacional, incluso las buenas noticias.

La realidad que los rodea no tiene ningún interés, por lo que se pierden los principios y los ideales. En resumidas cuentas, la vida deja de tener sentido.

Todo lo anterior desencadena en aislamiento y un nulo interés por las personas. Estos pacientes suelen mostrar gran tristeza ante la impotencia por no poder detectar por qué se sienten así.

Físicamente el trastorno también deja secuelas. Una actitud apática prolongada y la disminución de la atención afecta a la capacidad de realizar movimientos. La lentitud afectará a los reflejos y otras alteraciones psicomotoras.

 

¿Cuál es la causa del síndrome amotivacional?

La causa del trastorno, según algunos estudios, parece estar en la afectación de las partes frontales del cerebro, concretamente las relacionadas con el comportamiento social, la motivación y la capacidad de razonamiento.

Los mismos estudios sugieren que el abuso de sustancias suele ser la causa de este trastorno. Se ha observado que es la marihuana, con diferencia, la droga que más lo produce cuando se consume de forma habitual.

Ahora bien, el hecho de consumir cannabis no es sinónimo de padecer este trastorno. Del mismo modo, la aparición del síndrome amotivacional no surge solo en consumidores de marihuana.

Los expertos asocian la aparición de esta condición psicológica al uso frecuente de sustancias que causan una inmediata gratificación. Por otro lado, algunos estudiosos creen que la personalidad y condiciones previas de algunos pacientes pueden hacer que presenten una mayor predisposición a sufrir el trastorno y la marihuana, en esos casos, actuará como desencadenante.

 

¿Cómo tratar la adicción a los porros que provoca el síndrome amotivacional?

La adicción al cannabis, como hemos visto, suele provocar en la gran mayoría de los casos el síndrome amotivacional entre otras consecuencias.

Esta adicción no es un vicio sino una enfermedad que, como cualquier otra patología, necesita de un tratamiento.

Aún no se ha encontrado un medicamento cure la adicción definitivamente ni que la trate de forma específica, sin embargo, existe un tratamiento no farmacológico que lleva usándose más de 20 años y sí es específico para tratar adicciones. Se trata de la Estimulación Magnética Transcraneal.

Esta innovadora técnica aprobada por la Unión Europea tiene una altísima tasa de éxito y efectividad. Es actualmente el único tratamiento que logra actuar directamente sobre el origen de la adicción: la parte neurológica.

Por este motivo la EMTr hace que se obtengan resultados extraordinarios en muy poco tiempo. Al actuar sobre la raíz del problema, desde tan solo la primera semana de tratamiento el paciente  ya podrá notar una notable disminución de sus ganas de consumir.

La EMTr emite ligeros estímulos eléctricos que, de forma totalmente indolora, inciden en el cerebro para restaurar sus neurotransmisores y las zonas neuronales dañadas por el cannabis. De esta forma se recuperará la normalidad de los circuitos de recompesa.

Este tratamiento para la adicción al cannabis es seguro y no provoca efectos secundarios.

Además es un tratamiento ambulatorio, por lo que el paciente podrá continuar con su vida y rutina habituales sin necesidad de ingreso.

En Newline estamos especializados en el tratamiento de adicciones con la técnica EMTr, siendo el centro pionero en España. 

 

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.