NewLife

Síntomas del cocainómano en la nariz

El consumo de cocaína daña tanto la mucosa y el tabique nasal que la persona que sufre adicción puede llegar a necesitar una cirugía de reconstrucción. Aunque no hay datos oficiales, muchos cirujanos plásticos constatan el aumento de rinoplastias para reconstruir el tabique nasal de pacientes que resultaron sufrir una adicción a la cocaína. Los síntomas del cocainómano en la nariz pueden empezar siendo moderados, pero dado el alto riesgo de adicción de esta sustancia, los daños severos se presentan más de lo esperado.

Esnifar cocaína tiene un precio para la salud

Cuando se consume cocaína por la vía nasal, esto es, se esnifa, una de las primeras consecuencias es la atrofia progresiva de la mucosa nasal. Esta mucosa recubre las fosas nasales. En la parte más alta de la nariz la mucosa está formada por un epitelio cuyas células producen moco. Por debajo del epitelio, la mucosa se compone de una rica red de capilares. Gracias a la mucosa, la nariz puede calentar y humidificar al día todo el aire que respira una persona y, por lo tanto, es clave para el correcto funcionamiento del aparato respiratorio.

La cocaína es un importante vasoconstrictor. Su consumo provoca el cierre de los capilares de la mucosa. Esto provoca que no llegue suficiente sangre a los tejidos, lo que crea un déficit de aporte de oxígeno al tabique nasal facilitando infecciones y heridas.

 

CTA TEXTO Ebook Efectos cocaína 6 preguntas 1

 

El consumo de cocaína atrofia la mucosa, lo que, con el tiempo, puede derivarse en una rinitis. Es decir, se tiene la sensación constante de estar resfriado. Los síntomas del cocainómano en la nariz pueden ser leves, como la necesidad constante de sorber la secreción nasal, la aparición de costras, disminuye la capacidad de percibir olores, congestión nasal excesiva, sangrado…; pero estos síntomas pueden agravarse.

Síntomas del cocainómano en la nariz: muerte celular

Cuando el consumo continúa y se aumentan la dosis y la frecuencia es más que probable llegar a una necrosis; es decir, muerte celular. Esto quiere decir que, toda la estructura nasal sufre, y que incluso puede llegar a destruirse el tabique. Por lo tanto, uno de los síntomas más graves del cocainómano en la nariz es la destrucción del tabique nasal.

Si se toma la cocaína por la nariz, hay que tener en cuenta que la superficie de intercambio se concentra en una zona muy pequeña, el equivalente a una moneda de dos euros. Es, por lo tanto, una parte muy pequeña de mucosa sobre la que se concentra el daño. Esto quiere decir que incluso con unas pocas consumiciones se estará causando daño en el tabique nasal. 

Si no se deja la adicción el daño se hace evidente, el tabique se destruye y la nariz pierde forma, incluso se hunde. Esto comporta la necesidad de hacer una reconstrucción; es decir, una rinoplastia que es el tratamiento de la perforación del tabique nasal. 

 

Solicita una consulta profesional gratuita

 

Rinoplastia y consumo de cocaína

La rinoplastia es la intervención quirúrgica que consiste en darle una nueva forma a la nariz. Muchos pacientes que se someten a la intervención, lo hacen para corregir las lesiones causadas por la adicción a la cocaína. Pero es muy importante tener en cuenta que practicarse una rinoplastia y continuar con el consumo es muy peligroso. Por lo tanto, es imperativo tratar la adicción antes de someterse a una cirugía de reconstrucción del tabique nasal.

 

CTA Ebook - Tratamientos superar adicción imagen

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.