NewLife

Síntomas del trastorno ansioso depresivo: 6 señales para identificarlo

¿Sabes qué es y cuáles son los síntomas del trastorno ansioso depresivo? En este artículo te contamos cómo identificar este trastorno para que puedas buscar ayuda y realizar el mejor tratamiento para la depresión y la ansiedad.

 

¿Qué es la depresión? ¿Y la ansiedad?

Antes de hablar sobre los síntomas del trastorno ansioso depresivo, es esencial definir por un lado qué es la ansiedad y por otro qué es la depresión.

La depresión es una enfermedad real y muy compleja, que usualmente conlleva un intenso sentimiento de tristeza. A pesar de ser la tristeza su principal síntoma, este no es ni imprescindible ni el único.

Además de la profunda tristeza, la depresión puede manifestarse con fatiga, apatía, trastornos del sueño y cambios en la alimentación.

Es importante distinguir tristeza de depresión, ya que esta última es una enfermedad, mientras que la tristeza es una emoción natural y transitoria del ser humano.

Por su parte, la ansiedad también representa una respuesta natural del organismo, apareciendo ante situaciones de peligro o estrés como mecanismo de protección. La ansiedad como mecanismo de defensa es experimentada por la mayoría de personas en ciertos momentos de la vida.

No obstante, cuando la ansiedad se torna excesiva, irracional y persistente, interfiriendo en la rutina diaria y afectando la salud del individuo, puede evolucionar hacia un trastorno de ansiedad.

El trastorno de ansiedad se caracteriza por la presencia de intensos y persistentes sentimientos de preocupación, miedo y malestar. Estos sentimientos puede ir acompañados de síntomas físicos como sudoración, palpitaciones, dificultad respiratoria, temblores, insomnio y tensión muscular.

Para abordar de manera eficaz tanto la depresión como el trastorno de ansiedad y aliviar así los síntomas del trastorno ansioso depresivo, es fundamental recibir el tratamiento adecuado por parte de profesionales especializados. De lo contrario, la persistencia de estos trastornos puede ocasionar un gran malestar y afectar significativamente la calidad de vida de quienes los experimentan.

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

Síntomas del trastorno ansioso depresivo

El trastorno ansioso depresivo engloba tanto la depresión como la ansiedad, sin embargo, ninguna prevalece de forma clara sobre la otra y carecen de la intensidad necesaria para ser diagnosticadas de forma independiente.

Los síntomas del trastorno ansioso depresivo pueden ser extremadamente incapacitantes y afectar de manera negativa y significativa la calidad de vida de las personas afectadas.

Los síntomas del trastorno ansioso depresivo pueden variar entre individuos, ya que cada persona es diferente, sin embargo, comúnmente incluyen los siguientes:

1. Inquietud y ansiedad persistentes: entre los síntomas del trastorno ansioso depresivo se suele experimentar una constante sensación de miedo, nerviosismo, preocupación y tensión. La persona que lo padece puede sentirse agitada y tener dificultad para relajarse.

2. Tristeza que no cesa: la tristeza profunda es uno de los síntomas del trastorno ansioso depresivo más destacados. Quienes lo padecen pueden sentir una tristeza inexplicable y continua, desinterés en actividades previamente placenteras y una sensación general de apatía y desesperanza.

3. Cansancio extremo: entre los síntomas del trastorno ansioso depresivo más comunes se suele encontrar una marcada sensación de falta de energía y fatiga que no mejoran con el descanso y pueden tornar en algo abrumador el desempeño de las actividades diarias.

4. Trastornos del sueño: este es otro de los síntomas del trastorno ansioso depresivo más recurrentes. El insomnio o la excesiva somnolencia puede. ocasionar dificultades para conciliar el sueño y un descanso poco reparador que interfieren en la vida cotidiana.

5. Alteraciones en el apetito: Algunas personas con este trastorno pueden experimentar entre los síntomas del trastorno ansioso depresivo algunos cambios en su apetito, experimentando ya sea una disminución o un aumento en el mismo.

6. Manifestaciones físicas: Además de los síntomas emocionales, entre los síntomas del trastorno ansioso depresivo pueden manifestarse síntomas físicos como dolores musculares, de cabeza o desórdenes digestivos.

 

Tratamientos para los síntomas del trastorno ansioso depresivo

Para aliviar los síntomas del trastorno ansioso depresivo es importante tratar ambas afecciones. El tratamiento de estos trastornos puede variar de un individuo a otro y puede abarcarse desde distintos enfoques como el psicológico, el farmacológico o mediante la Estimulación Magnética Transcraneal.

Si enfocamos el tratamiento desde el aspecto psicológico, la terapia cognitivo-conductual se destaca como método común y efectivo para enfrentar este trastorno. El especialista de la salud mental facilitará al paciente la identificación y modificación de patrones de pensamiento negativos.

Otra alternativa para abordar este trastorno es buscar el apoyo de un psiquiatra especializado y evaluar la viabilidad de un tratamiento farmacológico.

Es frecuente la prescripción de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) para tratar los síntomas depresivos. Estos fármacos actúan incrementando los niveles de serotonina en el cerebro, lo cual repercute directamente en el estado de ánimo y en la reducción de los síntomas del trastorno ansioso depresivo.

La serotonina es un neurotransmisor clave en la regulación del estado de ánimo que suele sufrir un desequilibrio en personas con depresión, afectando a su vez al funcionamiento del neurotransmisor. Los ISRS intervienen bloqueando la recaptación de serotonina en las células cerebrales, elevando su disponibilidad.

Asimismo, es común la prescripción de benzodiacepinas para abordar los síntomas ansiosos. Estos fármacos generan un efecto sedante y calmante a corto plazo que alivia los síntomas del trastorno ansioso depresivo.

No obstante, es necesario tener en cuenta que los medicamentos conllevan múltiples efectos secundarios graves y que la reacción de cada persona puede variar, motivo por el cual algunos individuos optan por no tomarlos y exploran alternativas más saludables y menos nocivas como la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

En Newline, utilizamos la Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr) como alternativa a los medicamentos para abordar los síntomas del trastorno ansioso depresivo. Este método cuenta con la aprobación de la Unión Europea y ha demostrado su eficacia por más de 20 años, logrando altos índices de éxito.

A diferencia de los fármacos, la EMTr no genera efectos secundarios y es absolutamente segura.

El procedimiento implica la colocación de una bobina sobre la cabeza del paciente, la cual emite suaves estimulaciones electromagnéticas. Estos estímulos actúan de forma indolora en el cerebro, contribuyendo a la reparación de áreas neuronales dañadas y al restablecimiento del equilibrio neuroquímico.

Una de las principales ventajas de la EMTr es su rapidez en la obtención de resultados. Mientras que la efectividad de los medicamentos se puede demorar semanas o meses, la EMTr permite a los pacientes experimentar una mejoría significativa en su estado de ánimo en solo una semana.

Su rapidez se debe a su capacidad para intervenir directamente en el origen neurológico de la depresión.

Además, la EMTr se lleva a cabo de forma ambulatoria, permitiendo a los pacientes mantener su rutina diaria y laboral sin interrupciones durante el tratamiento, ofreciendo la mayor comodidad posible.

En Newline, nos enorgullece ser pioneros en España en la implementación de esta técnica. Nuestro equipo de psiquiatras altamente experimentado ha brindado ayuda exitosa a más de 300 personas hasta la fecha.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.