NewLife

Sustancias psicoactivas: tipos, características y efectos

Las sustancias psicoactivas son también consideradas y denominadas ‘drogas’.  Son aquellas sustancias químicas que, una vez se introducen en el organismo, son capaces de modificar en mayor o menor grado la percepción, la conciencia, la conducta y el estado de ánimo, además de otras funciones psíquicas.

Se caracterizan porque originan una necesidad de repetir ese consumo en la persona, llegando a causar malestar cuando deja de hacerlo. A diferencia de los fármacos y de los medicamentos, no tienen aplicación médica.

Acudir a un centro de adicciones en Barcelona para realizar un tratamiento será necesario si se ha desarrollado una adicción a estas sustancias o se quiere iniciar un proceso de desintoxicación.

Tipos y características de las sustancias psicoactivas

Las sustancias psicoactivas pueden ser clasificadas de acuerdo con varios criterios, como el modo en el que se ingieren o su legalidad o no legalidad, entre otros. También podemos elaborar una distinción entre drogas de origen natural o drogas de origen sintético.

Sin embargo, apostaremos por una clasificación desde un punto de vista psicopatológico:

Drogas depresoras del sistema nervioso central

Estas sustancias psicoactivas se caracterizan por reducir la percepción de los estímulos externos. Generan sensaciones de:

  • Bienestar
  • Relajación
  • Disminución de la tensión
  • Apatía.

El motivo es que aminoran el funcionamiento del sistema nervioso central, lo que da lugar a que funciones como la concentración y la memoria se vean modificadas.

Entre las sustancias psicoactivas depresoras están el opio y sustancias opioides (como la codeína, la morfina o la heroína), los  ansiolíticos y las benzodiacepinas, o el alcohol. 

 

 

Drogas estimulantes del sistema nervioso central

En este tipo de sustancias psicoactivas está incluida la cocaína, que comparte con las anfetaminas y la mayor parte de las sustancias de síntesis la característica de que aumenta la actividad del sistema nervioso central tras entrar en el organismo.

Las consecuencias de su ingesta son:

  • Sensación de desinhibición
  • Euforia
  • Excitación motora
  • Agresividad
  • Inquietud
  • Irritabilidad
  • Menor control de las emociones

También da lugar a alteraciones del sueño y del hambre. La relación entre el trastorno paranoide de la personalidad y la cocaína también es elevada.

En general, las nuevas sustancias psicoactivas se incluyen en este apartado, ya que se fabrican con fines lúdicos, al igual que forman parte de las drogas estimulantes la nicotina del tabaco y las xantinas (cafeína, teofilina, teobromina, etc.).

Drogas alucinógenas

Las sustancias psicoactivas alucinógenas, denominadas en ocasiones ‘psicodélicas’, alteran la percepción, el estado de consciencia y el estado de ánimo.

Tras su llegada al organismo, la persona que consume estas sustancias psicoactivas de carácter alucinógeno sufrirá:

  • Cambios en sus sensaciones acerca de la realidad
  • Percepción distorsionada del tiempo
  • Sinestesia
  • Alucinaciones tanto con los ojos abiertos como con los ojos cerrados.
  • Ver visiones
  • Escuchar voces y sonidos

Estas alucinaciones son características de ciertas setas y del LSD, una sustancia semisintética obtenida a partir de la ergolina.

El consumo de LSD, al igual que muchas de las sustancias psicoactivas, puede dar lugar a la aparición de problemas mentales en algunas personas, al igual que potenciarlos en aquellas que ya los padecen con antelación. Otras drogas alucinógenas son los cannabinoides (hachís, marihuana, etc.), la ketamina, el éxtasis o la mescalina.

Efectos de las sustancias psicoactivas

Conocidas casi desde el principio de la humanidad, las sustancias psicoactivas producen en el organismo lo que se denomina tolerancia a la sustancia.

Esto significa que a lo largo del tiempo se precisará de una mayor cantidad de consumo para poder producir el mismo efecto y dependencia. Esta es la razón de por qué es difícil desengancharse de la coca, al igual que de muchas otras drogas y sustancias psicoactivas.

Los efectos más comunes de las sustancias psicoactivas son:

  • Daños físicos: relacionados con el funcionamiento de la conducta neuronal o alteraciones en el sistema nervioso central.
  • Daños psicológicos: todas aquellas secuelas relacionadas con la dependencia de la droga o con el síndrome de abstinencia.

Si quieres conocer todos los detalles sobre los tipos de drogas y los efectos que tienen, te recomendamos leer este artículo.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

Las sustancias psicoactivas, sean del tipo que sean, pueden generar dependencia en quien las consume. La adicción es una enfermedad grave que necesita tratamiento o, de lo contrario, puede provocar consecuencias irreversibles a medio y largo plazo.

La Estimulación Magnética Transcraneal es un tratamiento específico para tratar las adicciones, no es invasivo, es seguro y está aprobado por la Unión Europea con una altísima tasa de éxito.

Es el único tratamiento que logra actuar directamente sobre el origen de la adicción: la parte neurológica.

Por ello, con la EMTr se obtienen resultados casi inmediatos. Tras la primera semana el paciente ya notará cómo se reducen drásticamente sus ganas de consumir.

Funciona a través de la colocación de una bobina sobre la cabeza del paciente que emite ligeros estímulos eléctricos. Estos estímulos inciden en el cerebro de forma indolora y consiguen reparar las zonas neuronales dañadas, así como el funcionamiento de los neurotransmisores.

La EMTr no provoca efectos secundarios y es una técnica ambulatoria.

En Newline contamos con un equipo de psiquiatras altamente cualificado y con décadas de experiencia, que lleva años tratando a pacientes que padecen diversos tipos de adicción. Gracias su trabajo y a la EMTr, en Newline podemos afirmar que hemos logrado tratar exitosa a más de 300 personas.

 

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.