NewLife

Terapia electroconvulsiva para la depresión: ¿recomendable en todos los casos?

La terapia electroconvulsiva para la depresión es un tratamiento que ha sido utilizado frecuentemente para tratar los casos de depresión grave y resistente.

Sin embargo, ¿es totalmente segura o existe otro tratamiento para la depresión menos perjudicial y más eficaz? ¡Te lo contamos en este artículo!

 

¿Qué es la depresión y por qué hay que tratarla?

La depresión es una enfermedad grave y compleja que puede tener consecuencias devastadoras e incluso poner en peligro la vida de quienes la padecen. No discrimina género, edad, cultura o situación económica, afecta a todos por igual y la sufren millones de personas en todo el mundo.

Aunque la tristeza profunda y constante sea el principal síntoma de la depresión, es importante diferenciarla de la tristeza común, ya que la depresión es una enfermedad en sí misma y la tristeza un sentimiento natural y necesario.

Además de la tristeza, la depresión puede manifestarse con falta de motivación, baja autoestima, fatiga, cambios en el apetito, dificultad para concentrarse y problemas de sueño.

Es crucial comprender que la depresión va más allá de la simple tristeza. Es una enfermedad que requiere tratamiento y ayuda profesional. Siguiendo el tratamiento adecuado, es posible superarla con éxito. Sin embargo, si no se trata, la depresión puede tener un impacto grave prolongado en la vida de las personas, afectando a sus tareas diarias y sus relaciones personales.

Las causas exactas de la depresión aún no se conocen completamente, ya que es una enfermedad multifactorial con diferentes orígenes en cada persona. En ella influyen factores genéticos, desequilibrios químicos en el cerebro y factores ambientales.

Actualmente existen diversas opciones de tratamiento disponibles para superar la depresión, sin embargo, la más conocida y común es la opción de tratamiento farmacológica.

Sin embargo, no todo el mundo responde igual a la medicación y muchas personas no terminan de superar la depresión de este modo y buscan otras opciones.

La terapia electroconvulsiva para la depresión es un tratamiento empleado en casos extremos de depresión resistente que no responde a otros tratamientos.

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

¿Qué es la terapia electroconvulsiva para la depresión?

Como se ha mencionado anteriormente, pese a existir diversos tratamientos para la depresión los medicamentos antidepresivos, hay casos en los que estos no son suficientes y la enfermedad se cronifica, poniendo en peligro y deteriorando la vida del afectado. Es en estos casos en los que la terapia electroconvulsiva para la depresión puede ser considerada como una opción efectiva.

La terapia electroconvulsiva para la depresión (también conocida como electroshock), es un procedimiento mediante el cual se aplica una corriente eléctrica controlada al cerebro del paciente para inducir una convulsión terapéutica.

Durante la sesión de tratamiento con la terapia electroconvulsiva para la depresión, se administra una pequeña cantidad de electricidad en el cerebro a través de electrodos colocados estratégicamente en el cuero cabelludo.

Esto provoca una convulsión controlada que afecta la química cerebral (directamente implicada en la depresión), aliviando así los síntomas depresivos.

La terapia electroconvulsiva para la depresión estimula la liberación de neurotransmisores clave como la serotonina en el cerebro, que están asociados con el estado de ánimo y la regulación emocional.

A pesar de que su efectividad haya sido demostrada, la terapia electroconvulsiva para la depresión sigue siendo un tema controvertido debido a los efectos secundarios y el desconocimiento general acerca del procedimiento.

Terapia electroconvulsiva para la depresión: ¿cuáles son los efectos secundarios?

La terapia electroconvulsiva para la depresión, como se ha mencionado anteriormente, es un tratamiento utilizado en casos severos de depresión que no responden a otros tratamientos.

Si bien es cierto que la terapia electroconvulsiva para la depresión puede ser efectiva para aliviar los síntomas de esta enfermedad, también puede tener algunos efectos secundarios.

Es importante tener en cuenta que los efectos secundarios pueden variar de una persona a otra y que no todas las personas experimentarán lo mismo.

Estos son algunos posibles efectos secundarios de la terapia electroconvulsiva para la depresión:

1. Pérdida de memoria: este es el principal efecto secundario que ha provocado más controversia con la terapia electroconvulsiva para la depresión. Esta terapia puede causar dificultades en la memoria, especialmente en relación con eventos recientes.

2. Confusión: algunas personas pueden experimentar confusión o desorientación después de la terapia electroconvulsiva para la depresión.

3. Dolores de cabeza y dolores musculares: Es posible que tras la terapia electroconvulsiva para la depresión se experimenten dolores de cabeza o dolores musculares. Estos efectos secundarios suelen ser leves y desaparecer en poco tiempo.

4. Náuseas y malestar estomacal: algunas personas pueden sentir náuseas o malestar estomacal después de la terapia electroconvulsiva para la depresión. Estos síntomas suelen ser transitorios.

5. Problemas cardíacos: taquicardias, arritmias y otros problemas cardiovasculares pueden aparecer tras el tratamiento con terapia electroconvulsiva para la depresión.

Terapia electroconvulsiva para la depresión vs Estimulación Magnética Transcraneal

Existe otro tratamiento no farmacológico para tratar la depresión que frecuentemente se confunde con la terapia electroconvulsiva para la depresión: la EMTr o Estimulación Magnética Transcraneal.

Es muy común confundir la EMTr con la TEC, sin embargo, no es el mismo tratamiento ni provoca los mismos efectos.

En primer lugar, mientras que la terapia electroconvulsiva requiere anestesia general para realizar el procedimiento e incluso internamiento en el hospital, la Estimulación Magnética Transcraneal se realiza con el paciente totalmente consciente, sin anestesia y de forma ambulatoria.

La EMTr no necesita recuperación ni ingreso hospitalario ya que es segura y no es invasiva.

Otra de las diferencias entre ambas, es que la terapia electroconvulsiva provoca diversos efectos secundarios como pérdidas de memoria o confusión, mientras que la EMTr ha demostrado no provocar efectos adversos en ningún caso ni a corto ni a largo plazo.

Además, el procedimiento de la TEC provoca una convulsión mientras que la EMTr emite leves estímulos electromagnéticos pero de forma indolora, segura e imperceptible que no provocan convulsiones.

La EMTr es una técnica segura y sin efectos secundarios que consiste en colocar una bobina en la cabeza del paciente, la cual emite suaves estímulos electromagnéticos que inciden de forma indolora en el cerebro. Estos estímulos consiguen reparar las áreas neuronales dañadas y restablecer el equilibrio neuroquímico, brindando una solución eficaz para combatir la depresión.

Una de las grandes ventajas de la EMTr es su rapidez para lograr resultados. Permite experimentar una mejora notable en el estado de ánimo en tan solo una semana.

Nuestro equipo de psiquiatras altamente cualificados y con décadas de experiencia ha ayudado con éxito ya a más de 300 personas hasta ahora a superar la depresión.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.