NewLife

Tipos de alcoholismo: ¿son todos los casos iguales?

El alcohol es la sustancia psicoactiva y legal más consumida en España. El 13% de los españoles reconocen beber a diario, siendo esto un claro indicativo de que estamos ante un problema de salud pública. Según un estudio publicado por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, en 2019 hubo 27.000 personas que necesitaron ser atendidas por la red de asistencia a la drogodependencia y que ingresaron en un centro de desintoxicación. Pese a la errónea creencia acerca del carácter inofensivo del alcohol, lo cierto es que es una droga que causa verdaderos estragos en el organismo y la salud, física y psicológica. Al estar socialmente bien visto y aceptado, es más difícil identificar cuando existe un problema de alcoholismo, en nosotros mismos o nuestro entorno. Existe un gran desconocimiento acerca de esta patología, y lo cierto es que no afecta por igual y es distinta según el caso, existen distintos tipos de alcoholismo, que se han estudiado a lo largo de los años para favorecer y facilitar el diagnóstico y su posterior tratamiento.

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una patología grave que afecta a miles de personas. No es, ni mucho menos, un hábito saludable como muchos creen. Según un estudio de la OMS, cada año tres millones de personas mueren por alcoholismo o causas relacionadas con el alcohol.

El alcoholismo es una enfermedad que se caracteriza por un consumo abusivo y/o recurrente del alcohol, acompañado por episodios de intoxicación, pérdida de control, desarrollo de una alta tolerancia y una fuerte dependencia.

El alcohol es una sustancia depresora que afecta al sistema nervioso central, pudiendo incluso llegar a atrofiarlo y generar diversos problemas, como un desequilibrio en la química cerebral. El alcohol afecta directamente a neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, que, tras ser estimulados de forma recurrente y abusiva, pueden dejar de funcionar correctamente. De esta forma el sistema de recompensa cerebral se vería alterado, favoreciéndose así el desarrollo de la adicción.

Además, el alcoholismo puede provocar enfermedades graves como numerosos tipos de cáncer, accidentes cardiovasculares, hipertensión, lesiones cerebrales, cirrosis hepática o, incluso, la muerte.

Es importante tomar consciencia de las graves consecuencias que acarrea esta enfermedad y conocer los distintos tipos de alcoholismo que existen y sus síntomas. Así será más fácil poder identificar el problema y tomar medidas cuanto antes.

Olvídate de las ganas de consumir con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

Tipos de alcoholismo

La aceptación de la heterogeneidad del alcoholismo y la investigación acerca de los distintos tipos de alcoholismo, no se produjo hasta los años 60. Fue en esta época cuando, tras diversos estudios, comienza a descubrirse que existen distintos tipos de alcoholismo que pueden distinguirse por patrones de consumo, personalidad, psicopatologías o edad de inicio de consumo entre otros diferenciales.

Tipos de alcoholismo: modelo de Zucker

De los diversos estudios acerca de los tipos de alcoholismo existentes, el que realizó Zucker fue uno de los más conocidos. El modelo de tipos de alcoholismo que Zucker propuso en 1987 fue el siguiente:

  • Tipos de alcoholismo: antisocial. Este tipo de alcoholismo se caracteriza por un inicio temprano del consumo de alcohol y una conducta antisocial, además de tener componentes genéticos.
  • Tipos de alcoholismo: evolutivo-acumulativo. En este tipo de alcoholismo, el hábito de consumo va evolucionando y se va acumulando conforme pasan los años, hasta desarrollarse una dependencia.
  • Tipos de alcoholismo: de afecto negativo. Este tipo de alcoholismo, según Zucker, se utiliza para mejorar el estado de ánimo y las relaciones sociales.
  • Tipos de alcoholismo: evolutivo limitado. Alcoholismo que caracteriza a los consumidores adolescentes. Se caracteriza por un abuso del alcohol en entornos sociales que remite por responsabilidades familiares.

Esta es la clasificación de tipos de alcoholismo que propuso Zucker, sin embargo, hubo otros que hicieron distinciones entre los distintos tipos de alcoholismo.

Tipos de alcoholismo: modelo de Cloninguer

La clasificación de tipos de alcoholismo que realizó Cloninguer ha sido, sin duda, la que ha tenido mayor influencia en el tiempo y estudios posteriores sobre el alcoholismo. Tras diversos estudios, Cloninguer concluyó que el alcoholismo podía dividirse en dos tipos:

  • Alcoholismo tipo I: se caracteriza por un inicio tardío del consumo de alcohol, (después de los 25 años) el cual es empleado como método ansiolítico. En este tipo de alcoholismo la tolerancia y la dependencia se desarrollan rápidamente. El alcoholismo tipo I suele ir acompañado frecuentemente por sentimientos de culpabilidad y no presentan usualmente problemas de conducta.
  • Alcoholismo tipo II: se caracteriza por un inicio prematuro del consumo de alcohol (antes de los 25 años). La búsqueda del consumo de alcohol se ve motivada por los efectos estimulantes y euforizantes de la sustancia. El alcoholismo tipo II suele caracterizarse por un tipo de personalidad antisocial y la búsqueda constante de novedad. Suele verse influenciado fuertemente por factores genéticos.

Tipos de alcoholismo: tratamientos

Es necesario buscar tratamiento urgente en cuanto se identifica un problema de alcoholismo, sea en uno mismo o en alguien de nuestro entorno cercano. Buscar el tratamiento adecuado para los distintos tipos de alcoholismo, puede ser determinante para la recuperación del adicto. Existen tratamientos altamente eficaces para poder tratar y superar el problema de alcoholismo.

Psicoterapia y grupos de apoyo

La terapia cognitivo-conductual es un tratamiento muy recomendado en cualquiera de los distintos tipos de alcoholismo. Se aconseja realizarla durante e incluso después del proceso de abstinencia para evitar recaídas.

En las sesiones de psicoterapia, un experto en adicciones acompañará al paciente para que, este, cuente con las herramientas necesarias para poder superar la enfermedad. Le ayudará encontrar la raíz del problema, ya que en cada caso es diferente, y a saber lidiar con las situaciones o personas que le impulsen a beber. Además, los grupos de apoyo, como Alcohólico Anónimos, son también una opción que da resultados muy favorables ya que, en ellos, el paciente alcohólico sentirá que tiene una red social de confianza y apoyo, donde encontrar comprensión libre de juicios y estigmas.

Medicación

El tratamiento farmacológico es uno de los más recurrentes a la hora de tratar la enfermedad en cualquiera de los distintos tipos de alcoholismo. Aún no se ha descubierto una cura farmacológica definitiva, pero sí hay ciertos medicamentos que han sido aprobados por la FDA, que han demostrado ayudar en el proceso de abstinencia y contribuir a mantenerla. Estos medicamentos son la naltrexona, el acamprosato y el disulfiram. En ciertos casos y según el paciente, pueden recetarse también tranquilizantes, antidepresivos, ansiolíticos o antiepilépticos de manera coadyuvante.

Lamentablemente, los numerosos efectos secundarios de los fármacos hacen que muchos pacientes rechacen la medicación, o la prueben y decidan abandonarla al tiempo.

Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr)

La Estimulación Magnética Transcraneal o EMTr es lo último en tratamientos para el alcoholismo.

Esta avanzada e innovadora técnica consiste en aplicar ligeros pulsos magnéticos sobre el cráneo del paciente que, de forma imperceptible, llegan hasta el cerebro. De esta forma inciden de forma muy precisa en las regiones neuronales responsables de la adicción. El alcohol, al alterar gravemente el sistema nervioso central, consigue que se desequilibre la química neuronal y que deje de funcionar correctamente. Por ello, la EMTr reequilibra neurotransmisores como la dopamina o la serotonina, ya que desempeñan un papel muy importante en el alcoholismo. Por este motivo los resultados se aprecian desde la primera semana de tratamiento.

Desde hace años, la EMTr está avalada por la Unión Europea. Es una terapia completamente segura, no invasiva y ambulatoria, por lo tanto, el paciente podrá tratarse mientras continúa con su vida y sus actividades cotidianas, estando cerca de su familia y seres queridos.

En Newline hemos tratado con éxito a más de 200 pacientes con problemas de adicción y somos pioneros en España en el uso de esta técnica. Ofrecemos el mejor tratamiento para todos los tipos de alcoholismo con la Estimulación Magnética Transcraneal, ya que contamos con un equipo de profesionales con décadas de experiencia y cuya prioridad es siempre la recuperación del bienestar y salud de los pacientes.

 

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.