NewLife

¿Conoces los tipos de delirios y en qué se diferencian de las alucinaciones?

Un delirio se podría definir como una alteración de la mente, una falsa creencia que la persona está totalmente convencida de que es real. Sin embargo, existen varios tipos de delirios y a muchas veces se confunden con las alucinaciones.

En este artículo repasamos los tipos de delirios, cuáles son las causas, cómo se manifiestan y en qué se diferencian de las alucinaciones.

Qué es un delirio

Las situaciones de estrés pueden provocar en las personas sensaciones que no se corresponden con la realidad. Por ejemplo es creer que alguien las observa, las sigue o se dirige a ellas, cuando no es así. Si estos pensamientos son muy frecuentes e inundan la mente de las personas, haciéndolas incapaces de ver la realidad, entonces se puede empezar a hablar de tipos de delirios.

Por lo tanto, dentro del ámbito de la psicopatología, podemos definir los delirios como falsas creencias o ideas que la persona que los sufre acepta como si fueran ciertos. El delirio es, entonces, una alteración de los pensamientos.

No está considerado como una enfermedad, sino más bien un síntoma de otros trastornos (como la depresión psicótica, el trastorno bipolar, la esquizofrenia o la manía). Sin embargo, otros factores pueden favorecer la aparición de los delirios: 

  • El más frecuente se corresponde con la presencia de un cuadro psicótico. 
  • También pueden aparecer por un cuadro demencial.
  • Abstinencia
  • Intoxicación por alcohol o drogas. 
  • Fiebre alta. 
  • Reacción secundaria de ciertos fármacos.
  • Desequilibrio metabólico.

Los delirios provocan muchos cambios en el estado mental de quien los sufre, por lo que la sensación que tiene el afectado es de confusión. Por lo tanto, los delirios pueden manifestarse también con otros problemas asociados: 

  • Cambios bruscos entre los estados de lucidez e inconsciencia.
  • Vaivenes emocionales.
  • Pérdida de contacto con la realidad.
  • Atención y memoria alterada.
  • Sueño alterado.
  • Dificultades para controlar la musculatura.

Los delirios pueden acompañarse de alucinaciones que son una alteración de la percepción y creen que pueden ver, oler, sentir algo que en realidad no existe. 

 

Solicita una consulta profesional gratuita

 

Tipos de delirios

Existen muchos tipos de delirios. Sin embargo, se pueden clasificar en función del contenido. Los expuestos a continuación son los más frecuentes y conocidos: 

  • Delirio de persecución: Es el más frecuente de todos. La persona afectada tiene la firme certeza de que alguien le persigue, incluso que hay una conspiración en su contra.
  • Delirio paranoide: En este caso, la persona está convencida de que una persona o grupo le quiere hacer algún tipo de daño. Este delirio puede empeorar y concretar el en paciente la idea de que alguien está intentando matarle.
  • Delirio celotípico: Quien sufre este tipo de delirio cree que su pareja le es infiel.
  • Delirio erotomaníaco: Este delirio se caracteriza por que quien lo sufre se cree que otra persona está enamorado de él.
  • Delirio de referencia: La persona que sufre este delirio cree que todo lo que ocurre y lo que los demás dicen tiene que ver con ella. Las personas que sufren este tipo de delirio creen que incluso los medios de comunicación, o personas totalmente ajenas, les mandan mensajes.
  • Delirio somático: Este delirio afecta a los sentidos, el paciente tiene la convicción de que está enfermo.
  • Delirio de grandeza: Quien lo padece se cree que es el mejor, manifiesta una excesiva autovaloración de sus habilidades y capacidades.

Además de estos, hay otros tipos de delirios como:

  • El delirio de control,
  • De metacongitivo,
  • De culpa o pecado,
  • De falsa identificación. 

Diferencia entre delirios y alucinaciones

Es relativamente frecuente que los delirios y las alucinaciones se confundan. Identificando el origen y los tipos de delirios, se pueden diferenciar más fácilmente de las alucinaciones. Estas son el producto original de la mente de una persona. Los delirios son ideas, pero las alucinaciones pueden ser experiencias completas que implican la colaboración de los cinco sentidos.

Es decir, las alucinaciones son producto de una invención original que se produce en la mente de quien las sufre y no tiene una referencia real. Por ejemplo, una persona puede experimentar un delirio de referencia al ver un programa de televisión y creer que le están mandando un mensaje oculto. El resto de personas que no sufren delirios podrán ver la televisión, pero no percibirán el mensaje. En el caso de la alucinación, se tratará de un sonido que solo puede «escuchar» quien sufre la alucinación, porque el sonido solo estará en su cabeza, nadie más podrá escucharlo.

 

Consulta profesional imagen post

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.