NewLife

Trastorno depresivo persistente: ¿cómo superarlo?

El trastorno depresivo persistente o depresión crónica (también conocido como “distimia”), es un tipo de depresión que perdura por un periodo prolongado de tiempo.

Muchas personas creen erróneamente que este trastorno no tiene cura ni solución, sin embargo, lo desmentimos en este artículo y te contamos cuál es el mejor tratamiento para la depresión.

¿Qué es el trastorno depresivo persistente?

El trastorno depresivo persistente, también conocido como distimia, es una forma prolongada de depresión que puede condicionar la vida de una persona durante un extenso período de tiempo, a menudo superando los dos años. A diferencia de los episodios depresivos agudos que cursan con una duración limitada, el trastorno depresivo persistente no remite, se mantiene de manera constante, aunque su intensidad puede fluctuar o ser más leve.

Aunque el trastorno depresivo persistente puede implicar síntomas menos intensos que la depresión mayor, sigue siendo una experiencia profundamente impactante, limitante y devastadora.

Es necesario destacar que, tanto la depresión como la distimia, son enfermedades graves, reales y significativas. No tiene ninguna relación con la falta de voluntad o debilidad personal, a pesar de los prejuicios aún presentes en muchas mentes.

Los síntomas del trastorno depresivo persistente se asemejan a los de otros tipos de depresión, solo que se prolongan a lo largo de un periodo más largo de tiempo.

Estos síntomas pueden incluir una profunda y persistente sensación de tristeza, baja autoestima, pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban, alteraciones en el apetito, trastornos del sueño, falta de energía, sentimientos de inutilidad, culpa, dificultad para tomar decisiones, problemas de concentración y pensamientos sobre la muerte.

Vivir con un trastorno depresivo persistente tiene un impacto profundamente limitante en la vida de quienes lo padecen, interfiriendo de manera significativa en su capacidad para desempeñar tareas sencillas, trabajar, asistir a la escuela o mantener relaciones personales.

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

¿Cuáles son las causas del trastorno depresivo persistente?

El origen de la depresión crónica, distimia o trastorno depresivo persistente, no puede ser atribuido a una única causa generalizada. Sin embargo, existe una variedad de factores que han demostrado contribuir al desarrollo de esta enfermedad en diferentes individuos:

1. Factores hereditarios: se ha constatado que el trastorno depresivo persistente tiene, en gran medida, un componente genético. Esto significa que aquellos que tienen antecedentes familiares de depresión tienen un mayor riesgo de padecerla en el futuro debido a la presencia de genes asociados.

2.  Desequilibrios en la química cerebral: el trastorno depresivo persistente también está relacionado con un desequilibrio en las sustancias químicas del cerebro o su correcto funcionamiento, especialmente en la dopamina y la serotonina. Estos neurotransmisores son los encargados de regular el estado de ánimo, generar placer, motivación y emociones positivas. Un desequilibrio en estas sustancias puede contribuir al desarrollo de un trastorno depresivo persistente.

3. Vivir experiencias traumáticas: las experiencias traumáticas, como el abuso físico, emocional o sexual o la pérdida de un ser querido, aumentan drásticamente las probabilidades de desarrollar un trastorno depresivo persistente.

4. Condicionamientos psicológicos: tener una baja autoestima, padecer ansiedad o lidiar con dificultades para manejar el estrés incrementa el riesgo de desarrollar un trastorno depresivo persistente.

5.Condicionamientos ambientales: el entorno y las condiciones en las que una persona crece y se desarrolla juegan un papel crucial en la aparición de la depresión crónica. Factores como el desempleo, la escasez económica, las drogas, el aislamiento social o crecer en un entorno familiar desestructurado aumentan el riesgo de desarrollar esta forma de depresión.

El trastorno depresivo persistente ¿tiene tratamiento?

A pesar de que el trastorno depresivo persistente lleve la etiqueta de “depresión crónica”, es importante tener en cuenta que esta forma de depresión puede ser superada perfectamente con el tratamiento adecuado.

Antes de adentrarnos en las opciones de tratamiento, es crucial destacar que llevar un estilo de vida saludable marca una gran diferencia en la mejoría de la depresión y sus síntomas.

El ejercicio regular, establecer una rutina diaria, pasar tiempo con seres queridos, cultivar hobbies, participar en actividades placenteras, mantener una alimentación equilibrada y dormir lo suficiente tienen un impacto positivo en esta enfermedad.

Existen varios enfoques para tratar el trastorno depresivo persistente. Por un lado, la terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser muy efectiva para reducir los síntomas depresivos, identificar la raíz del trastorno y cambiar patrones de pensamiento negativos y comportamientos que contribuyen a la depresión.

Además, el trastorno depresivo persistente también puede abordarse con medicamentos antidepresivos.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son uno de los tipos de medicación más comunes. Estos aumentan los niveles de este neurotransmisor en el cerebro, lo que mejora los síntomas depresivos. Sin embargo, es importante tener en cuenta sus posibles efectos secundarios y considerar alternativas para aquellos que desean evitar la medicación.

Por suerte, existe otra opción de tratamiento no farmacológico que ofrece una la solución segura y sin efectos secundarios: la Estimulación Magnética Transcraneal.

Estimulación Magnética Transcraneal

Cuando se padece un trastorno depresivo persistente, es posible que los tratamientos convencionales no ofrezcan una solución satisfactoria. Por ello, es necesario señalar la Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr) como una alternativa eficaz y segura.

La EMTr se ha convertido en un recurso frecuente y exitoso para aquellos que luchan contra la depresión debido a su capacidad para actuar directamente en el origen neurológico del trastorno.

Al incidir directamente en las redes neuronales, los efectos se obtienen de manera rápida y eficiente.

Los pacientes han informado que después de solo una semana de tratamiento, comienzan a experimentar una disminución en los síntomas depresivos, haciendo evidente la eficacia de la EMTr en su proceso de recuperación.

Este innovador enfoque cuenta con la aprobación de la Unión Europea, respaldando su eficacia y su alta tasa de éxito en el tratamiento de la depresión.

Esta técnica es una alternativa segura y sin efectos secundarios a los fármacos tradicionales. La EMTr funciona mediante pulsos electromagnéticos suaves emitidos por una bobina que ayudan a reparar las áreas neuronales dañadas y a restablecer el equilibrio neuroquímico en el cerebro.

Otro beneficio destacado de la EMTr radica en su flexibilidad. Este tratamiento se lleva a cabo de forma ambulatoria, lo que significa que los pacientes pueden mantener su rutina diaria sin interrupciones.

En Newline, contamos con un equipo de psiquiatras altamente cualificados y con una amplia experiencia. Hemos ayudado exitosamente a más de 300 personas a lo largo de los años, brindando una atención personalizada y de calidad.

Te invitamos a dar un paso hacia una vida libre de la sombra de la depresión. En Newline, estamos comprometidos a brindarte una solución eficaz, segura y duradera para superar este desafío. ¡Tu bienestar es nuestra prioridad!

 

Descubre el  tratamiento para la depresión más efectivo ¡Infórmate aquí!

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.