NewLife

Trastorno mixto ansioso depresivo: ¿en qué consiste?

¿Qué es el trastorno mixto ansioso depresivo? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Tiene cura este trastorno? Te contamos esto y más en este artículo, donde también descubrirás cuál es el mejor tratamiento para la depresión.

 

¿Qué es la depresión? ¿Y la ansiedad?

Es importante antes de hablar sobre el trastorno mixto ansioso depresivo, explicar qué es la depresión y qué es la ansiedad.

Por un lado, la depresión es una enfermedad que cursa habitualmente con un profundo sentimiento de tristeza, pero que no es equivalente a estar triste, ya que la tristeza es una emoción natural y la depresión no.

Además del fuerte sentimiento de tristeza, la depresión puede cursar con síntomas como fatiga, apatía, trastornos del sueño y cambios en la alimentación.

Por su parte la ansiedad es una respuesta natural del cuerpo ante situaciones de peligro o estrés, es un mecanismo de defensa que casi todo el mundo experimenta en ciertos momentos de la vida.

Sin embargo, cuando la ansiedad se vuelve excesiva, irracional y persistente, interfiriendo con el funcionamiento diario y condicionando la salud de quien la padece, puede convertirse en un trastorno de ansiedad.

El trastorno de ansiedad se caracteriza por cursar con sentimientos intensos y persistentes de preocupación, miedo y malestar.

Estos sentimientos de ansiedad suelen estar acompañados de síntomas físicos, como palpitaciones, sudoración, dificultad para respirar, temblores y tensión muscular.

Ambos trastornos, tanto el depresivo como el trastorno de ansiedad, es necesario tratarlos adecuadamente para poder superarlos con éxito de la mano de especialistas. Si no de tratan, pueden prolongarse en el tiempo causando gran malestar y condicionando gravemente la vida de quien los padece.

Ya sabemos qué son la depresión y la ansiedad por separado, sin embargo ¿qué es el trastorno mixto ansioso depresivo?

 

 

Trastorno mixto ansioso depresivo: ¿en qué consiste?

El trastorno mixto ansioso depresivo es un trastorno en el cual están presentes tanto la ansiedad como la depresión, sin embargo, no predomina una por encima de la otra ni tienen la intensidad suficiente como para poder diagnosticarse por separado.

El trastorno mixto ansioso depresivo cursa con síntomas tanto de ansiedad como de depresión al mismo tiempo, lo cual puede ser muy debilitante y afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen.

Los síntomas del trastorno mixto ansioso depresivo pueden variar de una persona a otra pero frecuentemente incluyen:

1. Ansiedad constante: Las personas que sufren un trastorno mixto ansioso depresivo pueden experimentar una sensación constante de inquietud, miedo, preocupación y tensión. Pueden sentirse nerviosas y/o tener dificultades para relajarse.

2. Tristeza continua: La depresión es un síntoma clave en el trastorno mixto ansioso depresivo. Las personas que lo sufren pueden experimentar tristeza persistente, falta de interés en actividades que antes disfrutaban y una sensación general de desesperanza y apatía.

3. Fatiga: La combinación de ansiedad y depresión puede llevar a una fuerte sensación de agotamiento, fatiga y falta de energía, haciendo que las tareas diarias puedan volverse abrumadoras.

4. Problemas de sueño: el trastorno mixto ansioso depresivo puede hacer que las personas que lo sufren tengan dificultades para conciliar el sueño o tener un sueño poco reparador.

5. Cambios en el apetito: Algunas personas con trastorno mixto ansioso depresivo pueden experimentar cambios en el apetito, pudiendo tener una disminución o aumento del apetito.

6. Síntomas físicos: Además de los síntomas emocionales, el trastorno mixto ansioso depresivo también puede manifestarse en síntomas físicos como dolores musculares, de cabeza o problemas digestivos.

 

Trastorno mixto ansioso depresivo: los tratamientos

Es importante señalar que el trastorno mixto ansioso depresivo puede ser perfectamente tratado con éxito.

El tratamiento adecuado puede variar de una persona a otra y se puede enfocar desde un aspecto psicológico, farmacológico o con Estimulación Magnética Transcrsneal.

La terapia cognitivo-conductual es un enfoque comúnmente utilizado para abordar este trastorno, ya que ayuda a identificar y cambiar los patrones de pensamiento negativos. Acudir a un especialista de la salud mental será necesario y de gran utilizad, ya que el trastorno mixto ansioso depresivo afecta en gran medida a nivel psicológico.

Otra opción es buscar la ayuda de un psiquiatra especializado y considerar realizar un tratamiento farmacológico.

En muchos casos, se recetan inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) para tratar los síntomas depresivos. Estos medicamentos funcionan al aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, lo cual tiene un impacto directo en el estado de ánimo y en la reducción de los síntomas.

La serotonina es un neurotransmisor importante en la regulación del estado de ánimo. Las personas con depresión a menudo tienen niveles desequilibrados de serotonina y un mal funcionamiento de este neurotransmisor. Los ISRS actúan bloqueando la recaptación de serotonina en las células cerebrales y aumentando así su disponibilidad.

También es frecuente que se receten para los síntomas ansiosos medicamentos como las benzodiacepinas que causan un efecto sedante y tranquilizante a corto plazo.

Sin embargo, es esencial tener en cuenta que los medicamentos provocan múltiples efectos secundarios graves y que no todas las personas reaccionan de la misma manera a ellos, razón por la cual algunas personas eligen no tomarlos y optar por otros métodos como la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

En Newline, utilizamos la Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr) como un enfoque no farmacológico para tratar la el trastorno mixto ansioso depresivo. Esta técnica ha sido aprobada por la Unión Europea y ha demostrado ser efectiva durante más de 20 años, con una alta tasa de éxito.

A diferencia de los medicamentos, la EMTr no causa efectos secundarios y es completamente segura.

Consiste en colocar una bobina en la cabeza del paciente, la cual emite suaves estímulos electromagnéticos. Estos estímulos actúan de manera indolora en el cerebro, ayudando a reparar las áreas neuronales dañadas y restableciendo el equilibrio neuroquímico.

Una de las ventajas destacadas de la EMTr es su rapidez en la obtención de resultados. Mientras que los medicamentos pueden tardar semanas o meses en hacer efecto, la EMTr permite a los pacientes experimentar una mejora notable en su estado de ánimo en tan solo una semana. Esto se debe a su capacidad para actuar directamente en el origen neurológico de la depresión.

Además, la EMTr se realiza de forma ambulatoria, lo que significa que los pacientes pueden continuar con su rutina diaria y su trabajo sin interrupciones durante el tratamiento, brindando la máxima comodidad.

En Newline, somos el primer centro en España especializado en el uso de esta técnica. Nuestro equipo de psiquiatras con décadas de experiencia ha ayudado con éxito a más de 300 personas hasta el momento.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.