NewLife

Tratamiento farmacológico para la depresión: ¿qué antidepresivo elegir?

El tratamiento farmacológico para la depresión es quizás el más común y recurrente para esta enfermedad. Sin embargo, ¿es este el mejor tratamiento para la depresión?, ¿cuáles son las alternativas? ¡Te lo contamos en este artículo!

 

¿Qué es la depresión?

La depresión aún sigue siendo estigmatizada por muchas personas que desconocen realmente qué es y tienden a confundir esta compleja enfermedad con simple tristeza.

Es importante diferenciar la tristeza de la depresión, ya que es muy común confundir una con otra.

La tristeza es una emoción natural del ser humano que suele detonarse por una razón concreta y, dure más o menos, es de carácter transitorio.

Sin embargo, la depresión es una enfermedad grave de origen multifactorial. Es muy limitante para quien la sufre y no desaparecerá por sí sola sin un tratamiento.

Las causas exactas de la depresión aún se desconocen y varían de una persona a otra. En su desarrollo se ha demostrado que influyen factores genéticos hereditarios, alteraciones en determinados neurotransmisores cerebrales como la serotonina y la dopamina y la vivencia de experiencias traumáticas como una muerte o estresantes como la pérdida de empleo o una ruptura.

Los síntomas de la depresión son muy diversos. Si bien es cierto que la tristeza es el síntoma más característico de esta enfermedad, no es imprescindible que curse con ella, pudiendo darse otros como: trastornos del sueño, dolores musculares, problemas digestivos, dificultad para concentrase, cambios en el apetito y el peso, baja autoestima, fatiga y apatía entre otros.

Como se ha mencionado anteriormente, es necesario buscar ayuda profesional para poder superar la depresión. Por ello, miles de personas deciden recurrir a un tratamiento farmacológico para la depresión con los medicamentos recetados su psiquiatra.

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

Tratamiento farmacológico para la depresión: ¿cuál es el mejor?

De las diferentes opciones para atravesar y superar esta enfermedad, el tratamiento farmacológico para la depresión es la más recurrente entre los usuarios. Pero, ¿cómo funciona realmente la medicación y cuál es la más prescrita habitualmente?

El tratamiento farmacológico para la depresión más comúnmente empleado para tratar este trastorno es con Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS).

Los ISRS son los principales medicamentos que recetan los psiquiatras para tratar la depresión. Estos antidepresivos actúan directamente sobre el ánimo al aumentar los niveles de serotonina en el cerebro.

La serotonina es un neurotransmisor clave para el bienestar y equilibrio emocional y psicológico. Un desequilibrio en los niveles de serotonina o un mal funcionamiento puede provocar el desarrollo de la depresión o dificultar la recuperación en personas que ya la padecen, agravando los síntomas.

Al bloquear la recaptación de serotonina en las células, el tratamiento farmacológico para la depresión con ISRS permite que esta sustancia se mantenga presente por más tiempo en el cerebro. Lo cual contribuye a un mejor estado de ánimo y un alivio de los síntomas depresivos.

Si bien los ISRS son el tratamiento farmacológico para la depresión más común, ¿cuál es el mejor? Un estudio publicado en la revista The Lancet en 2018 en el que participaron más de 115.000 personas, analizó 21 tipos de antidepresivos, tanto antiguos como modernos, evaluando su efectividad y sus efectos secundarios.

Los resultados demostraron que, al comparar unos antidepresivos con otros, algunos mostraron mejores resultados.

Entre los más eficaces  se encuentraron: Amitriptilina, Agomelatina, Mirtazapina, Escitalopram, Paroxetina, Venlafaxina y Vortioxetina. Mientras que los menos efectivos fueron: Fluvoxamina, Fluoxetina, Reboxetina y Trazodona.

En cuanto a la aceptabilidad en función de los efectos secundarios, Agomelatina y Fluoxetina destacaron como los mejor tolerados por los usuarios.

 

Efectos secundarios del tratamiento farmacológico para la depresión

Como se ha mencionado en el punto anterior, el tratamiento farmacológico para la depresión ha demostrado su eficacia y sigue siendo a día de hoy el método más comúnmente utilizado por las personas con depresión. Sin embargo, esta opción de tratamiento ha perdido gran popularidad en los últimos años por los innumerables efectos secundarios que provoca.

A pesar de los beneficios, es importante señalar que cada persona puede experimentar diversos efectos y no todo el mundo tolera el tratamiento farmacológico para la depresión de la misma manera. Es fundamental considerar esto antes de iniciar un tratamiento con ISRS.

Entre los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos se encuentran las náuseas y molestias estomacales, los cambios en el apetito y el peso corporal, lo que puede afectar la alimentación y el bienestar físico y mental simultáneamente.

La somnolencia, fatiga y trastornos del sueño también son efectos secundarios frecuentes del tratamiento farmacológico para la depresión, afectando a la energía y la capacidad para realizar actividades diarias. Muchas personas experimentan dificultades para conciliar o mantener el sueño mientras se medican.

Los ISRS pueden influir asimismo en la función sexual de ciertas personas, causando una disminución del deseo sexual, dificultad para alcanzar el orgasmo o disfunción eréctil en hombres.

También se han asociado los ISRS con un leve aumento en el riesgo de pensamientos suicidas en algunas personas, especialmente al inicio del tratamiento. Por tanto, es crucial que los pacientes y sus seres queridos estén atentos a cambios en el estado de ánimo durante el proceso y que el tratamiento del paciente esté siempre supervisado por un profesional de la salud.

Estos son tan solo algunos de los múltiples efectos secundarios del tratamiento farmacológico para la depresión, motivo por el cual cada vez más personas buscan otras opciones menos dañinas.

En los últimos 20 años, la Estimulación Magnética Transcraneal ha alcanzado una gran popularidad debido a posicionarse como el tratamiento no farmacológico más eficaz y seguro para la depresión.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

La Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr) se ha convertido en la principal alternativa para muchas personas que buscan opciones que distintas al tratamiento farmacológico para la depresión.

La EMTr está aprobada por la Unión Europea y es un tratamiento seguro y sin efectos secundarios.

Los pacientes que se han tratado con EMTr han demostrado una rápida mejoría en los síntomas depresivos en tan solo una semana de tratamiento. Este efecto se debe a la acción directa de la EMTr en el origen neurológico de la depresión, a través de suaves pulsos electromagnéticos que impactan en el cerebro sin causar dolor, reestableciendo el equilibrio de sus neurotransmisores.

Este método destaca entre otras cosas por ser ambulatorio y no requerir de ingreso hospitalario, permitiendo a los pacientes recibir tratamiento mientras continuan con su rutina habitual.

En Newline, somos pioneros en España en la aplicación de esta técnica. Con nuestro equipo experto en psiquiatría, nos enorgullece haber logrado ayudar a más de 300 personas a recuperarse con éxito.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.