NewLife

Tratamientos para la depresión mayor: ¿son necesarios los medicamentos?

Los tratamientos para la depresión mayor convencionales pueden incluir psicoterapia y medicación, sin embargo ¿es el enfoque tradicional el mejor de los tratamientos para la depresión mayor? ¡Te lo contamos en este artículo!

 

¿Qué es la depresión mayor?

La depresión es una enfermedad grave y de carácter complejo que no debe confundirse con un simple sentimiento de tristeza.

La tristeza es una emoción normal, necesaria y pasajera que es desencadenada por un motivo específico. Sin embargo, la depresión es una patología considerada multifactorial cuyas causas aún no se conocen completamente y que puede surgir sin un motivo aparente.

La depresión es considerada depresión mayor cuando se presentan varios de los síntomas que caracterizan esta enfermedad y duran por más de dos semanas de forma grave.

A pesar de que la tristeza es el síntoma más común de la depresión, no es el único. Esta enfermedad puede manifestarse con otros muchos síntomas como apatía, falta de energía, fatiga, dolores musculares, baja autoestima, dificultad para mantener la concentración, cambios en el apetito y problemas de sueño como insomnio o somnolencia.

La depresión puede aparecer sin un motivo claro, se cree que en ella influyen factores genéticos, desequilibrios en la neuroquímica cerebral (especialmente en la dopamina y la serotonina) y la vivencia de experiencias traumáticas como la pérdida de un ser.

Es absolutamente necesario buscar tratamientos para la depresión mayor de la mano de profesionales. Sin los tratamientos para la depresión mayor adecuados y supervisados por médicos, esta enfermedad puede tener repercusiones muy negativas y limitantes en la vida diaria de quien la padece.

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

¿Cuáles son los tratamientos para la depresión mayor convencionales?

Como se ha señalado previamente, buscar ayuda profesional es fundamental y necesario para superar la depresión de manera efectiva. Aquellos que reciben tratamientos para la depresión mayor han demostrado tener mejores resultados en su recuperación que quienes no buscan ayuda.

Existen diferentes enfoques y opciones de tratamientos para la depresión mayor en la actualidad. Por un lado, uno de los tratamientos para la depresión mayor convencionales más efectivos a nivel psicológico es la terapia cognitivo-conductual.

Desde un punto de vista psicológico, esta terapia ha demostrado dar excelentes resultados. Esto se debe a que el profesional de la salud mental logra ayudar al paciente reduciendo y aliviando los síntomas depresivos, lo cual consigue al darle herramientas para cambiar sus patrones de pensamiento negativos y ayudarle a encontrar el posible origen de su depresión.

Otra de las opciones de tratamientos para la depresión mayor es combatirla desde un enfoque farmacológico.

La utilización de fármacos es muy común dentro de los tratamientos para la depresión mayor. Los medicamentos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) aumentan los niveles de este neurotransmisor en el cerebro y son comúnmente recetados por los médicos para abordar la depresión mayor.

Estos medicamentos funcionan bloqueando la recaptación de serotonina en las células cerebrales, manteniendo así esta sustancia disponible por más tiempo en el cerebro y mejorando, por tanto, el estado de ánimo.

Existen otro tipo de medicamentos que forman parte de los tratamientos para la depresión mayor. Otros posibles fármacos empleados con este fin son los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina, el bupropión o los Inhibidores de la monoaminooxidasa, utilizados cuando no funcionan los mencionados anteriormente.

Los medicamentos antidepresivos deben ser recetados y supervisados por un médico psiquiatra. El profesional adaptará la cantidad de medicación, el tiempo de tratamiento, así como el tipo de fármaco a cada caso en particular.

Es necesario señalar que los medicamentos, pese a ser el más comúnmente utilizado de todos los tratamientos para la depresión mayor, no quiere decir que sea el mejor ni el más seguro para todo el mundo.

 

Tratamientos para la depresión mayor no convencionales

Pese a que los medicamentos sean efectivos y den, en la mayoría de ocasiones, buenos resultados, son cada vez más las personas que rechazan tomarlos debido a que provocan innumerables efectos secundarios perjudiciales para la salud.

Cambios en el peso, reducción de la libido y otras disfunciones sexuales, trastornos del sueño o náuseas son tan solo algunos de los efectos secundarios de los ISRS y otros medicamentos.

Es por esta razón por la que muchas personas buscan otros tratamientos para la depresión mayor menos perjudiciales. Existen opciones de tratamientos para la depresión mayor naturales, como tomar suplementos alimenticios con triptófano y vitaminas del grupo B, o realizar terapias holísticas como la acupuntura.

Sin embargo, aunque estas opciones naturales sirvan como apoyo y alivien la sintomatología depresiva, no conforman en sí mismas una solución médica. No entrarían, por tanto, dentro de los tratamientos para la depresión mayor.

Por suerte, existe desde hace más de 20 años otra opción no farmacológica para los tratamientos para la depresión mayor. Esta no provoca efectos secundarios, da resultados a largo plazo y es totalmente segura, se trata de la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

La Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr) está convirtiéndose cada vez más en el tratamiento más elegido por quienes buscan alternativas seguros y con menos efectos secundarios para la depresión que los medicamentos.

Con más de dos décadas de experiencia, la EMTr ha demostrado ser altamente efectiva al abordar directamente el origen neurológico de la depresión. Esta técnica está aprobada por la Unión Europea con una altísima tasa de éxito y efectividad.

Funciona restableciendo el equilibrio neuroquímico y mejorando el funcionamiento de las redes neuronales, ofreciendo así resultados rápidos y eficaces.

Los pacientes han observado una notable disminución de los síntomas depresivos en apenas una semana de tratamiento con Estimulación Magnética Transcraneal. Esta alternativa no conlleva riesgos, ya que se trata de una técnica que estimula el cerebro de manera suave y no invasiva con pulsos electromagnéticos.

Probablemente, una de las grandes ventajas de la EMTr además de no provocar efectos secundarios, es que se realiza de forma ambulatoria.

Esto permite a los pacientes tratarse mientras mantienen su vida habitual, sus rutinas diarias, su trabajo y sus horarios. En Newline somos pioneros en España en el uso de la EMTr para tratar la depresión. Nuestro equipo de especialistas en psiquiatría ha logrado ayudar con éxito, hasta el momento, a más de 300 personas.

Nuestra misión desde el comienzo es ofrecer una opción fiable, segura y duradera para acabar con la depresión, ofreciendo una atención personalizada y de alta calidad a cada uno de nuestros pacientes.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.