NewLife

Un año sin consumir coca: ¿es suficiente para superar la adicción?

Estar un año sin consumir coca si tienes una adicción, es muy complicado y es un proceso escabroso. Muchos adictos se preguntan si estando un año sin consumir coca ya habrán superado la enfermedad y cómo lograrlo de forma ambulatoria, sin ingresar en un centro de desintoxicación en Barcelona.

El comienzo de la adicción a la cocaína

Lograr estar un año sin consumir coca es un objetivo que parece muy ambicioso y lejano para quien padece una adicción, ya que la adicción es una enfermedad que provoca un deseo compulsivo e incontrolable de consumir que dificulta mucho la abstemia.

La adicción es una enfermedad grave que se desarrolla progresivamente a medida que se consume y acaba controlando la vida del adicto.

Pero ¿por qué es tan adictiva la cocaína? El enorme poder adictivo de esta droga se debe a la alteración que provoca en los neurotransmisores cerebrales, especialmente en la dopamina. La cocaína se adhiere a la proteína encargada del reciclaje de la dopamina, impidiendo, por tanto, su eliminación. Esto provoca una acumulación de este neurotransmisor que da lugar a los efectos iniciales de placer y euforia.

La dopamina está directamente implicada en el sistema de recompensa cerebral, cuando se sobreestimula el sistema dopaminérgico con el consumo de cocaína, el cerebro termina perdiendo la capacidad de generar dopamina por sí mismo y sentir placer de forma natural, de forma que el adicto necesitará volver a consumir una y otra vez para sentirse bien.

Así es como comienza la adicción.

 

¿Un año sin consumir coca es suficiente para superar la adicción?

La adicción a la cocaína es un trastorno grave y crónico que afecta a millones de personas en todo el mundo. Superar esta adicción requiere tiempo, esfuerzo, apoyo y el tratamiento adecuado.

Durante este proceso, muchos adictos se preguntan si un año sin consumir coca es suficiente para superar la adicción y cómo conseguirlo.

El consumo prolongado de esta droga genera cambios significativos en el cerebro, alterando, como hemos visto, los sistemas de recompensa y motivación. Estos cambios hacen que sea extremadamente difícil superar la adicción a la cocaína, que implica mucho más que simplemente estar un año sin consumir coca.

Hasta conseguir estar un año sin consumir coca, ha de atravesarse un periodo de síndrome de abstinencia que, dependiendo de la persona, durará más o menos tiempo y será más o menos complicado.

El síndrome de abstinencia cursa con diversos síntomas que variarán en función del adicto pero que pueden incluir malestar, náuseas, problemas gastrointestinales, fiebre, temblores, trastornos del sueño y la alimentación…

Durante este periodo los adictos sufrirán también síntomas psicológicos y emocionales como ansiedad, depresión y craving (un fuerte e incontrolable impulso de consumir de nuevo).

La mayoría de los expertos consideran que estar un año sin consumir coca es el tiempo mínimo para abordar la adicción y lograr resultados. Sin embargo, un año sin consumir coca no es tiempo suficiente para curar definitivamente la adicción, ya que es una enfermedad crónica y el adicto deberá mantenerse abstemio el resto de su vida y “alerta” para no recaer.

A pesar de ello, en un año sin consumir coca, el adicto puede aprender las herramientas y habilidades necesarias para lidiar en el futuro con situaciones de riesgo y así prevenir las recaídas.

Un año sin consumir coca: los beneficios

Los beneficios de estar un año sin consumir coca son múltiples, de hecho, algunos de estos beneficios pueden notarse al cabo de pocas semanas.

El consumo de cocaína es altamente perjudicial para la salud y provoca innumerables consecuencias y efectos nocivos. Algunos de estos efectos son problemas cardiovasculares, respiratorios, gastrointestinales, psicológicos etc.

Un estudio realizado en Valencia sobre cómo afecta la cocaína al corazón, demuestra que el 71% de los consumidores de cocaína sufren daños cardiovasculares incluso aunque no presenten síntomas.

Este mismo estudio concluye que estos daños, en la mayoría de las ocasiones, son reversibles cuando se abandona el consumo.

Al estar un año sin consumir coca los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, así como las alteraciones que ha sufrido el corazón, se reducen e incluso pueden llegar a revertirse.

Otro de los beneficios de estar un año sin consumir coca es que mejora notablemente la respiración, la mucosidad, la salud del tabique nasal, los ataques asmáticos y la rinitis.

Tras un año sin consumir coca los daños cerebrales producidos por la droga también mejoran notablemente, se regulan los neurotransmisores como la dopamina y el funcionamiento del sistema de recompensa, también mejoran la memoria y la concentración.

Lograr estar un año sin consumir coca también tiene efectos psicológicos. La ansiedad disminuye, las paranoias, el riesgo de sufrir brotes psicóticos, la irritabilidad y los cambios bruscos de humor desaparecen. Tras un año sin consumir coca mejora la autoestima, la energía y vitalidad, la salud sexual, así como las relaciones sociales y afectivas.

Tratamientos para la adicción a la cocaína

Para lograr estar un año sin consumir coca es importante recordar que la adicción a la cocaína es una patología grave y, por tanto, es necesaria la ayuda profesional que proporcione el tratamiento adecuado.

Aún no hay un medicamento específico que cure la adicción, sin embargo, hay un tratamiento no farmacológico con una altísima tasa de éxito, que consigue que miles de adictos superen la adicción sin medicamentos y sin ingresar en un centro de desintoxicación: la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

La EMTr es el único tratamiento capaz de actuar sobre el verdadero origen de la adicción: la parte neurológica.

Por este motivo, los resultados son notables en pocos días. Tras la primera semana el adicto notará cómo se reducen sus ganas de consumir y los síntomas del “mono”.

La EMTr reequilibra el funcionamiento de los neurotransmisores como la dopamina y repara las redes neuronales dañadas por la droga. Esto lo consigue a través de una bobina colocada sobre el cráneo, que emite ligeros estímulos electromagnéticos que inciden en el cerebro y se encargan de su recuperación.

Es un tratamiento seguro y no invasivo que, a diferencia de la medicación, no provoca efectos secundarios.

Además, es una técnica ambulatoria que no requiere de ingreso en un centro de desintoxicación, lo que permite al paciente la posibilidad de tratarse sin alterar sus rutinas habituales y continuando con su vida normal.

En Newline llevamos años tratando a personas con problemas de adicciones, somos el primer centro especializado de España en EMTr.

Gracias a esta revolucionaria técnica y a nuestro equipo de psiquiatras con décadas de experiencia, hemos conseguido que más de 200 pacientes superen su adicción de forma definitiva.

Si quieres cambiar tu vida y superar definitivamente la adicción de forma segura, no lo dudes, ¡contáctanos!

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.