NewLife

Vitaminas para la ansiedad y la depresión: ¿funcionan?

¿Funcionan realmente la vitaminas para la ansiedad y la depresión? Descubre cómo actúan estos suplementos, su eficacia y cuál es el mejor tratamiento para la depresión no farmacológico.

 

Ansiedad y depresión: ¿qué son?

Antes de hablar sobre las mejores vitaminas para la ansiedad y la depresión, es importante explicar qué es la ansiedad, y qué es la depresión.

Por un lado, la depresión es una enfermedad que se caracteriza generalmente por cursar con una profunda sensación de tristeza. Sin embargo, es importante destacar que la tristeza y la depresión son conceptos diferentes. Mientras que la tristeza es una emoción natural y transitoria, la depresión es una patología clínica.

Además la tristeza no es un síntoma imprescindible de la depresión. A veces esta se manifiesta con otras señales como cansancio extremo, apatía, trastornos del sueño, poca concentración o cambios en el apetito.

Por su parte, la ansiedad es una respuesta también normal y funcional del cuerpo ante situaciones de peligro. Es un mecanismo de defensa que la mayoría de las personas experimenta en determinados momentos de la vida.

Sin embargo, cuando la ansiedad se descontrola, se vuelve excesiva, irracional y persistente, e interfiere con el funcionamiento diario de una persona, se convierte en un trastorno de ansiedad.

Al igual que la tristeza no es sinónimo de depresión, la ansiedad no es lo mismo que nerviosismo. La ansiedad puede cursar, o no, con nerviosismo. Sin embargo, este trastorno cursa con múltiples síntomas como: taquicardias, dolor muscular, sensación de ahogo, malestar estomacal, temblores, dolor de cabeza etc.

Ambas afecciones, tanto ansiedad como depresión, pueden coexistir y darse al mismo tiempo, o bien manifestarse por separado.

Es posible tratar exitosamente ambos trastornos y conseguir recuperar una buena salud y estabilidad. Sin embargo, al tratarse de trastornos complejos y graves, será necesario ponerse en manos de profesionales y realizar el tratamiento adecuado.

 

Supera la depresión con la Estimulación Magnética Transcraneal. ¡Infórmate aquí!

 

Vitaminas para la ansiedad y la depresión: ¿funcionan?

Las vitaminas para la ansiedad y la depresión son suplementos alimenticios compuestos a base de diferentes vitaminas, probióticos y aminoácidos como el triptófano.

Normalmente las vitaminas para la ansiedad y la depresión contienen vitaminas del grupo B.

La deficiencia de estas vitaminas, especialmente de la vitamina B-12 y la vitamina B-6, está directamente relacionada con la falta de producción de ciertas sustancias químicas del cerebro que son necesarias para mantener un buen estado de ánimo y bienestar mental, entre ellas, la serotonina.

La serotonina es un neurotransmisor cerebral crucial en la regulación y estabilización del estado de ánimo. Las personas con depresión suelen desarrollar o padecer previamente desequilibrios en los niveles de serotonina en el cerebro o un mal funcionamiento de esta, lo cual contribuye a la persistencia de los síntomas depresivos.

Cuando existe una deficiencia de vitaminas del complejo B, se puede producir este desequilibrio en la química cerebral que puede dar lugar al desarrollo de la depresión.

Por ello, las vitaminas para la ansiedad y la depresión incluyen principalmente vitaminas B que favorecen la síntesis de serotonina y el bienestar psicológico en general.

Dentro de las vitaminas para la ansiedad y la depresión disponibles en las farmacias de venta libre, se suele incluir, además de vitaminas del grupo B, triptófano.

El triptófano es un aminoácido que está presente de forma natural en alimentos como pollo, huevos, lácteos y frutos secos, es un aminoácido esencial que desempeña también un papel fundamental en la producción de serotonina.

Cuando consumimos triptófano a través de la alimentación o de vitaminas para la ansiedad y la depresión, nuestro cuerpo lo utiliza para producir serotonina en el cerebro, lo cual ayuda directamente a mejorar los síntomas depresivos.

Al mismo tiempo, para aliviar la ansiedad de forma natural, existen opciones herbáceas como pastillas que incluyen aparte de vitaminas para la ansiedad y la depresión del grupo B, plantas relajantes como la valeriana y la pasiflora entre otras.

 

Vitaminas para la ansiedad y la depresión: ¿son suficiente?

Pese a que las vitaminas para la ansiedad y la depresión pueden contribuir de forma natural a un mejor estado de ánimo y equilibrio emocional, estas no son en sí mismas un tratamiento para estos trastornos ni su eficacia está clínicamente probada.

Es por ello necesario señalar la importancia de realizar un tratamiento adecuado indicado por especialistas.

El abordaje de la ansiedad y la depresión puede diferir de un paciente a otro y se puede enfocar desde distintas perspectivas como la terapia psicológica, la farmacológica o la Estimulación Magnética Transcraneal.

Desde una perspectiva psicológica, la terapia cognitivo-conductual se posiciona como un método convencional pero eficaz para afrontar estos trastornos. Los profesionales de la salud mental orientan al individuo en la identificación y modificación de patrones de pensamiento negativos, proporcionando a su vez herramientas para manejar el estrés, la ansiedad y los síntomas de la depresión.

Otra alternativa para tratar estos trastornos es solicitar la ayuda de un psiquiatra especializado con quien valorar la realización de un tratamiento farmacológico.

Entre los medicamentos más comunes para la depresión suelen encontrarse los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Estos medicamentos generan un aumento de los niveles de serotonina en el cerebro, mejorando directamente el estado de ánimo y la disminución de los síntomas del trastorno ansioso depresivo.

La serotonina es probablemente el neurotransmisor más importante en la regulación del estado de ánimo y tiende a desequilibrarse en individuos con depresión. Esto impacta a su vez en la correcta función de dicho neurotransmisor, lo que afecta negativamente a la mejora de la depresión.

Los ISRS actúan bloqueando la recaptación de serotonina en las células cerebrales, aumentando su disponibilidad.

A su vez, se emplean comúnmente las benzodiacepinas para tratar los síntomas ansiosos. Estas sustancias generan un efecto sedante y tranquilizante a corto plazo que alivia los síntomas de la ansiedad.

Es esencial tener en cuenta que los fármacos conllevan múltiples efectos secundarios graves y que las reacciones a estos varían entre individuos. Por esta razón muchos optan por alternativas más saludables y menos perjudiciales como la Estimulación Magnética Transcraneal.

 

Estimulación Magnética Transcraneal

Cada vez son más personas las que rechazan tomar medicación y buscan opciones más seguras y con menos efectos secundarios. Sin embargo, las vitaminas para la ansiedad y la depresión, a pesar de que pueden contribuir a un mejor estado de ánimo y pueden servir de apoyo, no son un tratamiento como tal y su eficacia no está demostrada ni van a curar estos trastornos.

Como alternativa a los tratamientos tradicionales y a las vitaminas para la ansiedad y la depresión se encuentra la Estimulación Magnética Transcraneal (EMTr).

La EMTr se ha posicionado desde hace más de 20 años como una técnica altamente efectiva en los tratamientos para la depresión. Su altísima efectividad está avalada por la Unión Europea y se debe en gran medida a su capacidad para abordar directamente el origen neurológico del trastorno, restableciendo el equilibrio neuroquímico y mejorando el funcionamiento de las redes neuronales para obtener resultados rápidos y efectivos.

Los relatos de los pacientes respaldan que, en tan solo una semana de tratamiento, se observa una notable reducción de los síntomas depresivos.

En lugar de optar por los medicamentos convencionales con todos sus efectos secundarios, la EMTr se presenta como una opción segura y sin riesgos. A través de pulsos electromagnéticos generados por una bobina, esta técnica estimula el cerebro de manera indolora. Así contribuye a la restauración de las áreas neuronales dañadas, restableciendo el equilibrio neuroquímico.

Una de las ventajas más sobresalientes de la EMTr es su carácter ambulatorio, que permite a los pacientes mantener su rutina diaria sin interrupciones innecesarias.

En Newline contamos con un equipo altamente especializado y con una amplia trayectoria en el campo de la psiquiatría. Hemos proporcionado un apoyo exitoso a más de 300 personas en su camino hacia la recuperación.

Como pioneros en España en la implementación de la técnica EMTr, nuestra misión desde el inicio ha sido brindar una atención personalizada y de calidad para que nuestros pacientes puedan superar la depresión y la ansiedad de manera segura, efectiva y duradera.

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.