Causas y efectos del abuso de cocaína

La cocaína es una droga muy potente y altamente adictiva. El clorhidrato de cocaína sigue siendo una sustancia controlada de la lista II, ya que tiene alguna aplicación terapéutica legal como analgésico y vasoconstrictor, útil en asociación con algunos procedimientos médicos. Muchos se recordarán de la serie “The Knick’ donde Clive Owen interpreta al ‘House’ de 1900 quien no solo empleaba esta droga “milagrosa” en sus pacientes, si no en sí mismo. Pero, en esa época no se conocían las causas y efectos del abuso de cocaína en el cuerpo.

A pesar de ser conocida como una droga de “fiesta”, la cocaína es una de las drogas más peligrosas del mundo. Millones de personas consumen cocaína de forma recreativa por sus efectos eufóricos, seguidos de un bajón muy fuerte que conllevan a la necesidad de recuperar el subidón. Esto a menudo conduce a conductas adictivas y con graves consecuencias.

Causas y efectos del abuso de cocaína en el cuerpo

Causas y efectos del abuso de cocaína | Newline

¿Por que es adictiva la cocaína?

Cuando la droga entra al cuerpo, varía la producción de ciertos químicos relacionados con el placer y el estrés. La cocaína actúa acelerando el sistema nervioso central (SNC). Cuando se inhala, la cocaína entra en el cuerpo a través de los vasos sanguíneos que se encuentran en la nariz y entra en el torrente sanguíneo, donde viaja por todo el cuerpo y cruza la barrera hematoencefálica. En el cerebro, la cocaína evita que el neurotransmisor dopamina se recicle, lo que provoca que se acumulen cantidades excesivas entre las células nerviosas. Esta inundación de dopamina causa esa intensidad que se siente después de inhalar cocaína, pero interrumpe la comunicación normal del cerebro en el proceso.

La persona que usa esta droga asocia ciertos sentimientos positivos con los recuerdos de su consumo y, naturalmente, busca recrear estos sentimiento placenteros. Los factores desencadenantes del estrés también pueden desencadenar estos antojos, aumentando así la posibilidad de adicción a la cocaína.

La adicción física a la cocaína puede que no se desarrolle tan rápido como con otros narcóticos. Sin embargo, una adicción psicológica y una exposición repetida pueden allanar el camino para la dependencia física grave y síntomas de abstinencia traumáticos.

En promedio, la adicción a la cocaína se desarrolla a lo largo de un año en personas que la usan regularmente. Cuanto más rápido llegue la droga al cerebro, más probable es que una persona desarrolle tendencias abusivas. Inhalar cocaína implica un viaje más largo por el cuerpo y hacia el cerebro, mientras quienes lo fuman tienen una mayor probabilidad de adicción. Esta es también la razón por la cual el crack generalmente se considera más adictivo que la cocaína en polvo.

La cocaína se utiliza ampliamente por sus efectos estimulantes placenteros los cuales generan una aceleración de diversos procesos fisiológicos y una influencia de la salud mental a corto y largo plazo.

Efectos de la cocaína a corto plazo:

Dependiendo del método con el que se usa, por ejemplo, fumada, inhalada o inyectada, la cocaína puede actuar con bastante rapidez. Uno de sus efectos en el cerebro es aumentar la liberación de dopamina. La dopamina genera sentimientos positivos y recompensa los comportamientos que llevaron a esos sentimientos, para empezar. Este aumento de la dopamina es, en parte, es lo que hace que sea una droga tan adictiva, generando:

  • Sentimientos de euforia
  • Incremento de energía
  • Aumento del autoestima
  • Sentimiento de felicidad

Algunas personas usan este potenciador en un intento equivocado para mejorar su rendimiento o cumplir con algún objetivo final. Dado que disminuye temporalmente la necesidad de dormir, algunas personas abusan de la sustancia para mantenerse alerta, para estudiar o para realizar una tarea extenuante. Dado que suprime el apetito, a veces también se utiliza como una herramienta para perder peso.

Pero no todo es color de rosas. El uso de la cocaína a corto plazo también tiene efectos no deseados, provocando:

  • Sentimientos de inquietud
  • Irritabilidad y ansiedad
  • Pánico
  • Paranoia

Efectos de la cocaína a largo plazo:

La cocaína es una droga extremadamente adictiva y es muy difícil que una persona que la consuma pueda saber hasta dónde llegar. Una persona adicta, en periodos de abstinencia puede tener recuerdos muy vivos de la euforia asociada con su uso y puede disparar un deseo incontrolable de para consumirla de nuevo. Uno de los peligros es que la persona asocie actividades del día a día con el uso de la cocaína, haciéndolo casi imposible el poder realizar tareas sin consumirla.

A medida que se consume más, los efectos de la cocaína se centran en la disminución de la tolerancia. El consumidor necesita cantidades cada vez mayores de la droga para obtener la misma sensación porque su cuerpo está desarrollando una resistencia a sus efectos. Con el uso repetido, el cuerpo se vuelve dependiente a la droga para provocar buenos sentimientos.

Hay una infinidad de consecuencias para la salud del uso a largo plazo, incluyendo:

  • Crónica y fatiga extrema
  • Dolores de cabeza implacables
  • Dolor abdominal
  • Hemorragias nasales
  • Pérdida de peso
  • Arritmias cardíacas
  • Paro cardíaco
  • Enfermedades vasculares
  • Convulsiones
  • Paro respiratorio

Además de los efectos físicos del consumo a largo plazo, su consumo también provoca trastornos emocionales, económicos, laborales, familiares, afectivos y hasta un desinterés por la vida. Por esto es que tarde o temprano, las personas que consumen sienten la necesidad de dejarlo y pedir ayuda para salir de la cocaína.

Sin embargo por su fuerte capacidad de enganche y dependencia, dejarla es muy complicado por lo que es sumamente importante tener apoyo familiar y de amistades.

El darse de la adicción ya es el primer paso para la recuperación. Pedir ayuda para dejar la cocaína y empezar a realizar actividades que para olvidar la necesidad de consumir es una buena manera de salir de la cocaína.