Cómo ayudar a mi hijo a dejar la cocaína

Tener un adicto a la cocaína en la familia puede ser triste y estresante, pero es incluso peor cuando se trata de tu propio hijo. Antes de comenzar a culparte, debes saber que no estás solo y que existe una salida para ayudar a tu hijo a dejar la cocaína.

La adicción a la cocaína es una enfermedad que afecta a toda la familia. No solo afecta a la persona que consume drogas, sino que también tiene un impacto devastador en los seres queridos de la persona adicta. Como padre, saber cómo lidiar con un hijo adicto a las drogas es fundamental para una recuperación exitosa y para la salud mental de la unidad familiar.

Los familiares y amistades, pieza clave para superar la adicción a la cocaína

Antes de poder ayudar a un hijo a dejar de la cocaína, debes comprender que volverse adicto y luego recuperarse de la adicción es un viaje largo y tumultuoso que generalmente afecta a todas las partes involucradas. El afecto y amor que le tienes a tus hijos a menudo te convierte en facilitadores cuando la adicción está en su punto más complicado. Sin embargo, entiende que como padre no podrás solucionar este problema, solo tu hijo puede.

Debes aprender a dejarlo y permitirle que aprenda algunas lecciones por sí mismo. Esta es una tarea desalentadora para la mayoría de los padres, ya que es extremadamente difícil sentarse y ver a su hijo mentir, robar y herir sus posibilidades de un futuro próspero.

Como ayudar a mi hijo a dejar la cocaína | Newline

Uno de los principales problemas con la adicción a las drogas es que en algún punto el adicto recurrirá a la familia y amigos en búsqueda de dinero para poder mantener su hábito. Como padre siempre vas a querer ayudar a tu hijo, pero ayudarlo económicamente durante este período no es una buena idea. Cada vez que le das dinero o lo proteges de las consecuencias de sus acciones, le quitas cualquier razón por la que tenga que cambiar su comportamiento.

Una vez que comiences a cortar ese apoyo financiero, posiblemente tu hijo empiece a tener comportamientos agresivos hacia ti. Hará todo lo posible para que la situación vuelva al status quo. Pero si te mantienes firme en tus convicciones, esto eventualmente cambiará. Asegúrate de que el resto de la familia lo apoye y también detenga por completo la asistencia financiera.

Recuerda siempre ser comprensivo y compasivo. Asegúrate que tu hijo sepa que lo acompañaras plenamente en su recuperación y que reconoces que la adicción es una lucha que no será fácil de superar. Haz hincapié en que lo ayudaras a través de todo el proceso del tratamiento, incluso a través de los posibles escenarios de recaída. Este tipo de estimulo y alivio puede hacer una gran diferencia para un adicto de cocaína, que quizás ya se sienta alienado por sus hábitos.

Trata de evitar el lenguaje negativo y no lo culpes por su adicción. Trata de hablar con él sobre todo lo que puedas, como si padeciera de cualquier otra enfermedad. La adicción es ampliamente reconocida como una enfermedad crónica y recurrente del cerebro. Si bien pudo haber sido la elección de su hijo o pareja usarla en un principio, los cambios que ocurren en el cerebro hacen que sea extremadamente difícil de dejar. Es normal que tu familiar / hijo exprese su enojo o trate de racionalizar el uso de la cocaína. Sin embargo tú, como padre, tienes que explicarle de manera calmada y sin enojarte las formas en que ha visto su vida y las vidas de las personas que ama empeorar a causa de esta adicción. Expresa que no quieres verlo sufrir más y pregúntale si estaría dispuesto a recibir ayuda. Si no está de acuerdo de inmediato, no te culpes, dale tiempo y vuelve a preguntar.

Consejos para ayudar a un hijo adicto a la cocaína

Mejora la relación con tu hijo: Alguien que lucha contra la adicción a la cocaína a menudo usará tácticas engañosas para obtener más droga, independientemente de lo que cueste. Estas acciones pueden dañar significativamente la relación que has trabajado para construir con el. Puedes combatir esto trabajando para fortalecer y reconstruir la relación.

Fomenta comportamientos positivos: Cuando hay demasiado enfoque en los errores y la mala toma de decisiones del adicto, ellos tendrán menos confianza, menos autoestima y menos sentido de poder personal. Esto puede llevar al uso aún mayor de la cocaína. En cambio, si enfatizamos aspectos positivos y fomentamos conductas deseables, se genera un sentido de cooperación que a la larga reduce los conflictos y la negatividad, permitiendo enfrentar nuevos retos juntos.

Establece límites claros: Mientras que las pautas son un conjunto de reglas basadas en comportamientos, sus límites son las cosas que harás y no harás por tu hijo. Aquellos con adicciones a las drogas son notoriamente buenos para probar los límites de aquellos que aman directa o indirectamente a través de la manipulación. Establece tus límites durante períodos de calma en los que puede pensar racionalmente lo que aceptará y lo que no. Esto le ayudará a evitar inconsistencias en los momentos en que se prueban sus límites.

Para poder ayudar a tu hijo a dejar de la cocaína es importante que te informes y recibas educación sobre la adicción, la sustancia específica del abuso y las opciones de tratamiento. Si careces de los conocimientos y la experiencia con respecto a la adicción y las drogas de abuso de tu hijo, no tendrás la información necesaria para poderlo ayudar. Infórmate y pide la ayuda necesaria para que tu hijo pueda dejar la cocaína.