NewLife

Cómo dejar
de beber

7 minutos

¿Cómo dejar de beber alcohol?

 

El consumo de bebidas graduadas es un acto, en muchos casos, social, al que no se concede importancia pero que puede derivar en serios problemas de adicción. Los efectos del alcohol en el cuerpo humano son negativos desde la primera ingesta, pero un consumo repetido acrecienta sus efectos dañinos.

En muchos casos, las personas que tienen problemas de alcohol empiezan a vislumbrar el problema cuando descubren que su cuerpo depende del alcohol para funcionar y los problemas con la familia, el trabajo y los amigos van en aumento. Es entonces cuando se plantean la necesidad de entender cómo dejar de beber, cuando reconocen que tienen un problema.

Pero ¿cómo lograrlo?

1. Cómo dejar el alcohol: tomar la decisión

Tomar la decisión de dejar de beber alcohol es un paso decisivo hacia una vida plena y saludable. Sin embargo, comenzar a reducir la ingesta de alcohol no es una tarea sencilla, especialmente cuando esta sustancia se ha adueñado de la vida de las personas que padecen alcoholismo.

Aunque es cierto que hay personas que consiguen dejar el alcohol solas, la mayor parte necesita algún tipo de ayuda. Por eso, una vez que se ha tomado conciencia del problema y se decide dejar de beber, lo mejor es buscar ayuda profesional. Pedirla no es fácil, sin embargo existen multitud de sistemas y terapias que pueden ayudar a la persona a dejar el alcohol. Entre ellos, como veremos a continuación, hay una técnica innovadora llamada Estimulación Magnética Transcraneal (EMT) que reduciendo de forma rápida el deseo de consumir hace que no sea necesario el ingreso del paciente en un centro de rehabilitación.

Los especialistas en el tratamiento del alcoholismo son imprescindibles para establecer el plan a seguir. Como complemento, la familia y las personas cercanas tienen un papel crucial que no hay que desdeñar. Cualquier persona que tenga problemas con el alcohol debe ser consciente de que lo mejor es dejarse ayudar por aquellos que la quieren.

2. Medidas terapéuticas para dejar de beber

Para ayudar a tener éxito en el deseo de reducir o suprimir el consumo hay una serie de medidas terapéuticas que pueden ayudar, tanto apoyo psicológico como medicamentos. De forma general, el tratamiento del alcoholismo debe tener las siguientes fases:

  1. Reconocer el problema. Los efectos que el alcohol provoca se hacen evidentes y el paciente entiende que debe cambiar.
  2. Tratamiento de desintoxicación. Si el paciente presenta síntomas de abstinencia puede ser necesario pautar medicamentos.
  3. Fase de deshabituación. En este punto, un equipo multidisciplinar tratará al paciente desde el punto de vista farmacológico y terapias basadas en técnicas psicosociales. Los grupos de discusión con otros pacientes pueden ser de gran ayuda.
  4. Y la fase más larga, la rehabilitación y vuelta a una vida normal.

Cambiar el estilo de vida para dejar el alcohol

Es necesario un cambio de estilo de vida e incorporar nuevos hábitos saludables, tanto en la alimentación como en el uso del tiempo libre. Por lo tanto, puede ser una buena idea tomar en cuenta estos consejos que ayudan a controlar el consumo de alcohol:

  • Trazar un plan para dejar de beber y ajustarse a él. En los momentos de debilidad, recordar por qué se tomó la decisión de dejar el alcohol.
  • Planear y realizar actividades de disfrute en las que no impliquen beber alcohol.
  • Evitar a las personas o lugares en los que se solía beber.
  • No comprar o llevar cualquier tipo de alcohol a casa.
  • Si sobrevienen las ganas de beber, hablar con alguien de confianza.
  • Tener preparada una forma amable pero firme con la que negarse a beber cuando los demás ofrezcan un trago.
  • Acudir a grupos de ayuda en los que coincida con personas con el mismo problema. Es estos grupos se puede compartir experiencias y comprobar que no se está solo.

El apoyo de la familia y del entorno personal del afectado es fundamental para dejar de beber. En ocasiones este entorno también necesita apoyo psicosocial, para paliar los efectos negativos de la convivencia con una persona dependiente de alcohol.

ayuda para dejar de beber

3. Tres fármacos para dejar de beber alcohol

Si te preguntas qué medicamento es bueno para dejar de beber alcohol, es bueno saber que existen 3 tipos que están aprobados.

Los tres medicamentos aprobados para tratar el trastorno por consumo de alcohol son:

  1. El Disulfiram: El Disulfiram provoca síntomas desagradables cuando se produce el consumo, como ganas de vomitar y enrojecimiento de la piel, lo que ejerce un efecto disuasorio, necesario para dejar de beber alcohol.
  2. La Naltrexona: La Naltrexona aminora las ganas de beber y bloquea los receptores cerebrales, para que beber deje de producir una sensación de bienestar en el bebedor.
  3. El Acamprosato: Acamprosato impide la recaída en el consumo de alcohol en las personas que ya se han desintoxicado, contribuyendo a la abstinencia.

La ayuda farmacológica es, en especial, útil para que la persona que se plantea cómo dejar de beber pueda establecer un paréntesis de consumo. Y es necesario hasta que la persona recupera el control de sí mismo.

4. Ayuda psicológica por parte de un profesional

La ayuda para dejar de beber puede venir del entorno.

Por ejemplo, pidiendo a los amigos que no consuman alcohol en presencia del sujeto o que avisen si detectan que la voluntad de la persona que desea abandonar el consumo puede flaquear.

Pero la mayoría de las veces, para dejar el alcohol se necesita la ayuda de un profesional. La ayuda para dejar de beber puede ser de dos tipos; por una parte, el profesional proporciona ayuda psicológica para superar la adicción y la dependencia y, por otra, facilita una ayuda farmacológica.

Mejorar la autoestima y comprender las razones

Las personas que se preguntan cómo dejar el alcohol deben tener en cuenta que la ayuda psicológica sirve, sobre todo, para mejorar la autoestima y para ayudar a comprender las razones por las cuáles la persona consume o las circunstancias en las que se produce ese consumo.

De esta manera, la persona que quiere dejar de beber puede comprender mejor los motivos que le llevan al consumo y buscar una mejor forma de prevenir el no volver a consumir. La ayuda psicológica para dejar de beber puede ser individual o grupal.

terapia para dejar de beber

Las terapias conductuales

Las terapias conductuales, impartidas por profesionales, es un asesoramiento para identificar y ayudar a cambiar los comportamientos que producen el consumo. Entre ellos se destacan:

  • La terapia cognitivo-conductual: puede ser individual o grupal, se centra en la detección de las situaciones y las sensaciones de la personas a la hora de consumir la sustancia, además de la aplicación de técnicas para modificar esos pensamientos.
  • La terapia de mejora motivacional: focaliza el esfuerzo en reforzar la motivación para modificar el hábito de ingestión del alcohol. Con el terapeuta se establece un plan de cambio del hábito y se trabaja en el desarrollo de habilidades para llevarlo a cabo.

Aunque también deben mencionarse la consejería matrimonial y familiar, y las intervenciones breves de consejería.

La terapia de grupo ha demostrado, en muchas investigaciones, ser muy eficaz para ayudar a las personas a dejar de beber durante más tiempo y ha presentar una menor tasa de recaídas.

5. La vía neurológica innovadora: la Estimulación Magnética Transcraneal

El “craving” (llamado también ‘mono’) es el deseo intenso e irrefrenable de volver a consumir que experimenta la persona que no puede dejar de beber alcohol. Es uno de los efectos principales del consumo del alcohol y tiene un papel protagonista en las recaídas y la continuidad de un consumo posterior.

A día de hoy, la tecnología innovadora denominada Estimulación Magnética Transcraneal (EMT), que es una técnica aprobada por la Unión Europea, es la única solución que ha demostrado en varios estudios científicos una gran efectividad en reducir el craving o deseo compulsivo de consumir.

La técnica EMT consiste en la aplicación de campos magnéticos controlados para estimular la actividad de las células nerviosas que se logra a través de una bobina colocada cerca del cuero cabelludo del paciente. Estas estimulaciones logran restablecer el correcto funcionamiento del sistema de recompensa del cerebro, generando desde la primera semana una rápida disminución del deseo de consumir y empoderando al paciente para que sea capaz de dejar el alcohol.

El uso de la EMT es no invasiva, es totalmente indolora y carece de efectos secundarios. Además el tratamiento es totalmente ambulatorio, así que tiene la gran ventaja que el paciente puede seguir con sus actividades laborales, sociales y familiares durante todo el tratamiento hasta el dejar de beber.

En Newline somos pioneros en España combinando el uso de la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT) con la psicoterapia motivacional. Actuando tanto en la parte biológica como psicológica de la adicción, con un equipo de larga trayectoria. Hemos logrado resultados hasta ahora impensables y devuelto sus vidas a decenas de pacientes que han tenido éxito en dejar el alcohol.

Descubre cómo funciona nuestro tratamiento para el alcoholismo.

Solicita ahora una llamada informativa

Síguenos