NewLife

Dejar Cocaína

3 minutos

Es vital conocer cómo dejar la cocaína siguiendo los pasos adecuados y entendiendo cuando es necesario buscar un tratamiento para la adicción a la cocaína. Déjanos explicarte  cómo funciona esta adicción y cuáles son los mecanismos más innovadores para vencerla.

1. ¿Por qué la cocaína resulta tan adictiva?

Antes de hablar de la manera más apropiada de dejar la cocaína, es importante adquirir un conocimiento básico de cómo afecta el cerebro la adicción a esta sustancia, así podremos entender mejor el funcionamiento de los tratamientos más actuales disponibles para vencerla.

La cocaína es una droga psicoestimulante del sistema nervioso central que tiene un alto potencial adictivo. Concretamente, su consumo provoca la liberación inmediata y en grandes cantidades de dopamina, un neurotransmisor relacionado con el sistema de placer y recompensa del cerebro.

En pocas palabras, la dopamina es, dentro del cerebro, la sustancia responsable del placer, la alegría y el pensamiento proactivo. El sistema de recompensa, por otro lado, es la parte del cerebro responsable de administrar las dosis correctas de dopamina (y, consecuentemente, de energía y positividad) a la persona para motivarla a llevar a cabo sus actividades diarias.

En un consumidor habitual de cocaína, la frecuente liberación en cantidades excesivas de dopamina provoca a poco a poco una alteración del funcionamiento del sistema de recompensa. El resultado es que el cerebro llega a no poder liberar dosis suficientes de dopamina (y por lo tanto el pensamiento alegre y proactivo) por sí mismo, es decir sin el ayuda de la cocaína. Por lo tanto la persona experimenta de manera frecuente periodos de depresión, ansiedad y, sobretodo, episodios más y más frecuentes de craving (o “mono”), que es el deseo irrefrenable de consumir.

Como veremos más adelante, el craving es el principal enemigo del adicto que quiere dejar cocaína: es un deseo tan intenso que el adicto pierde cualquier capacidad de control frente de la sustancia, experimentando frecuentes recaídas.

Como dejar la cocaína

2. Primer paso para dejar la cocaína: tomar la decisión

En el camino para dejar la coca el primer paso imprescindible es para el consumidor admitir que tiene un problema. Eso no es nada fácil y suele requerir tiempo para, por  un lado reconocer la adicción y por otro tomar la decisión personal de realizar un cambio en el estilo de vida.

Es fundamental que la persona sea consciente de su adicción y quiera realmente hacer un cambio de vida. Obligar una persona a dejar la cocaína solo consigue que el consumo se pare durante una semana, un mes, o puede que más tiempo. Sin embargo, tarde o temprano, cuando la vida le someta a tensiones lo más probable es que reincida. Para lograr una abstinencia mantenida en el tiempo la persona implicada ha de terminar haciendo suya esa decisión de abandonar el consumo.

3. El “craving” o “mono”: lo que complica mucho el dejar la cocaína

El “craving” (llamado también ‘mono’) es el deseo intenso e irrefrenable de volver a consumir que experimenta la persona que es adicta a una droga. Es uno de los efectos principales del consumo de drogas y tiene un papel protagonista en las recaídas y la continuidad de un consumo posterior.

Aunque no existe una duración fija establecida del craving, cuanto más tiempo transcurre sin consumir cocaína, más se reduce tanto la frecuencia en número de episodios, como su intensidad. Es decir, que el propio transcurso del tiempo ‘hace de médico’.

En el caso de consumidores habituales de cocaína, el craving necesitará de un periodo más largo para desaparecer, que suele ser de al menos 3 meses desde el momento en que se interrumpe el consumo. Eso complica bastante el procedimiento para dejar la cocaína, siendo el deseo tan fuerte que pone al adicto en la posición de hacer cualquier cosa para volver a consumir.

Actualmente no existen fármacos específicos para limitar el craving de manera directa. Solo se pueden usar algunos antidepresivos y tranquilizantes para aliviar momentáneamente los síntomas. En todo caso, la recomendación es tratar de evitar la medicación, pues se corre el riesgo de desarrollar, a su vez, una dependencia a este tipo de medicamentos.

4. La solución al craving: dejar la coca con la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT)

A día de hoy, la tecnología innovadora denominada Estimulación Magnética Transcraneal (EMT) es la única solución que ha demostrado en varios estudios científicos una gran efectividad en reducir el craving o deseo compulsivo de consumir.

La técnica EMT consiste en la aplicación de campos magnéticos controlados para estimular la actividad de las células nerviosas que se logra a través de una bobina colocada cerca del cuero cabelludo del paciente. Estas estimulaciones logran restablecer el correcto funcionamiento del sistema de recompensa del cerebro, generando desde la primera semana una rápida disminución del deseo de consumir y empoderando al paciente para que sea capaz de interrumpir el consumo.

El uso de la EMT es no invasiva, es totalmente indolora y carece de efectos secundarios. Además el tratamiento es totalmente ambulatorio, así que tiene la gran ventaja que el paciente puede seguir con sus actividades laborales, sociales y familiares durante todo el tratamiento hasta el dejar cocaína.

En Newline somos pioneros en España combinando el uso de la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT) con la psicoterapia motivacional. Actuando tanto en la parte biológica como psicológica de la adicción, con un equipo de larga trayectoria. Hemos logrado resultados hasta ahora impensables y devuelto sus vidas a decenas de pacientes.

Descubre cómo funciona nuestro tratamiento para la adicción a la cocaína.

Preguntas Frecuentes

¿Es posible dejar la cocaína sin ayuda profesional?

En ocasiones, tanto personas dependientes como su familia y entorno cercano se preguntan si es posible dejar la cocaína sin ningún tipo de ayuda profesional.

Lo cierto es que es posible dejar la cocaína solo, aunque convierte el proceso en algo más complicado y ofrece menos garantías de éxito. Se podría hacer una analogía con el ascenso a una montaña: puede realizarse sin equipamiento profesional y sin guía. No obstante, las probabilidades de éxito aumentan exponencialmente si se realiza con ayuda especializada es decir, con tratamientos específicos para superar la adicción a la cocaína.

No obstante, en este recorrido sobre cómo dejar cocaína sin ayuda pueden aparecer multitud de obstáculos (puedes ampliar esta información en nuestro artículo sobre el proceso de desintoxicación de la cocaína):

El adicto se enfrenta a una carrera de larga distancia, en la que se enfrentará en innumerables ocasiones con el posible retorno a la sustancia.

Sin ayuda, la persona no tendrá acceso a medicamentos o tratamientos que pueden hacer más sencillo el proceso de desintoxicación.

Si no se accede a una terapia psico-conductual de manos de profesionales, el adicto no identifica las causas reales que le han llevado a la dependencia. En este sentido, podría volver a repetir patrones que le devuelvan al punto de partida.

La terapia profesional también proporciona herramientas a la persona para retomar sus relaciones sociales, familiares y de pareja. Sin este impulso, las relaciones pueden verse resentidas. entre el adicto y su familia a causa de la droga y los problemas que ello conlleva

Mono y síndrome de abstinencia: ¿son lo mismo?

Aunque en ocasiones son términos que se toman por sinónimos, el mono o craving y el síndrome de abstinencia son dos conceptos diferentes.

  • Craving: puede aparecer como una reacción a la abstinencia, pero también a estímulos que se vinculen con la propia cocaína y por diversos estados emocionales. La duración del craving puede percibirse por parte del adicto a la cocaína durante fases largas de tiempo, y no suele tardar en aparecer después del periodo de abstinencia. Su larga duración (3 meses como mínimo a partir de la interrupción en el consumo por parte de consumidores habituales) es lo que hace tan dificil dejar cocaína.
  • Síndrome de abstinencia:aparece, exclusivamente, a causa de la abstinencia. La duración del síndrome de abstinencia suele tener una presencia más limitada en el tiempo, finalizando por completo a las 3-4 semanas. Está comprobado que suele surgir entre 24 y 48 horas después de dejar de consumir.

Solicita ahora una consulta profesional gratuita

Síguenos