Testimonio J.R.

Tres meses que ya no consumo. Soy casado y tengo dos hijas maravillosas a las cuales no les prestaba atención. El sábado y domingo yo no existía. Consumía desde el Viernes por la noche y me pasaba casi todo el sábado durmiendo. Y luego al despertar volvía a consumir para dormir o a deambular por el piso todo el domingo. Con mi mujer ya no hablábamos, solo discutíamos. Yo ponía escusas para conseguir el dinero y más escusas para salir de casa para comprar más cocaína. En varias ocasiones me dijo a gritos que ya no podía más y que se iba a separar. Había prometido y jurado por mis hijas que ya no consumiría mas pero llegaba el viernes y repetía una y otra vez las mismas rutinas de consumo. Los lunes me arrastraba hasta el trabajo y aguantaba hasta el viernes, que me encerraba de nuevo en el piso y así fue hasta que me encontré con Javier el cual me explicó que hacía ya más que 6 meses que no consumía desde que hacia tratamiento en un centro.

Yo ya había ido a dos especialistas que me llenaron de pastillas y me sacaron el dinero y que todo esto no serví para nada. Javier me habló de una máquina que te quitaba completamente las ganas. No me lo acababa de creer pero fui a probar esta máquina. Estimulación transcraneal se llama. Tras varias sesiones llego el viernes y cené con mis tres mujeres como hacía tiempo que no pasaba.

No consumí en todo el fin de semana ni los siguientes. Mejoró mi carácter que mi mujer ni se lo creía. Descubrí que mis hijas tenían amigos incluso que a la mayor (de 9 años) le gustaba un chico de la clase. No sé cómo pude estar tanto tiempo sin enterarme de la vida. Y no sé qué hacer para agradecer la paciencia que mi mujer tuvo conmigo. No tengo deseo de volver a consumir y será así el resto de mi vida.

Contáctanos y obtén una consulta profesional gratuita